Ideas para la escuela de cuadros del PSUV

Luego de un intercambio de ideas sobre cómo debería promoverse la formación de los militantes del PSUV, concluimos en las siguientes propuestas preliminares: 

1. Deben desarrollarse dos líneas curriculares para la formación de los militantes del PSUV: una línea básica de formación, obligatoria para toda la militancia (comenzando por los cuadros dirigentes); y una segunda línea curricular que se oriente a los requerimientos específicos de cada región y área de actividades de los distintos batallones del PSUV (por ejemplo, la formación de los batallones de zonas campesinas requieren elementos de formación específicos, y distintos a los batallones de las grandes ciudades; igual ocurre cuando distinguimos las áreas sociales: empresas del estado, sector estudiantil, consejos comunales, etc).

2. La línea básica (obligatoria) de formación debería contener, entre otros, los siguientes aspectos:

· Venezuela y América Latina en el contexto de la globalización. Dependencia y subdesarrollo en América Latina. Los procesos de integración. Las propuestas bolivarianas: ALBA, Banco del Sur, Unasur, acuerdo militar suramericano. Estrategias del imperialismo: Plan Colombia, ALCA.

· Desarrollo del capitalismo: liberalismo, keynesianismo, neoliberalismo. 

· Desarrollo histórico del marxismo como propuesta anticapitalista. Debate crítico sobre las experiencias del socialismo real. El socialismo del siglo XXI. 

· La crisis mundial: antecedentes, perspectivas y oportunidades. 

· Formación militar básica, tanto lo referente al uso de armas livianas, como en cuanto a teoría militar (guerra de guerrillas, guerra popular prolongada, guerra asimétrica). Inteligencia social. 

· Historia de Venezuela, haciendo énfasis en el protagonismo popular, desarrollo de la economía, trayectoria del movimiento obrero, campesino, estudiantil. 

· Plan de desarrollo nacional Simón Bolívar. 

· La construcción del poder popular como fundamento del socialismo, tanto en lo político (consejos comunales, comunas, etc.) como en lo económico (consejos obreros y otras formas de organización). 

3. La línea curricular específica variará de acuerdo a cada sector de trabajo de los respectivos batallones. Deberá existir una formación particular de acuerdo a estas áreas.

o Los batallones involucrados en el impulso de los consejos comunales. 

o Batallones del sector de trabajadores en empresas públicas y privadas. 

o Batallones de la administración pública. 

o Batallones de zonas campesinas. 

o Batallones de zonas limítrofes. 

o Batallones de sectores profesionales (igualmente por cada sector social en el que actúen batallones del PSUV).

4. El escenario principal para la formación de los militantes del PSUV son los batallones. Esto implica que el plan de formación nacional debe diseñarse de manera de que se ejecute principalmente en el seno de cada batallón. También las circunscripciones (que agrupan a 10 batallones) deben cumplir un papel importante en este plan de formación. Deben constituirse batallones por cada sector social de actuación, superando los actuales batallones circunscritos a espacios territoriales específicos; esto implica crear batallones en el movimiento estudiantil, campesino, de trabajadores, profesionales, etc.

5. El plan de formación para la militancia del PSUV debe considerarse una tarea permanente, y no como parte de una coyuntura determinada. Dado que la formación de los cuadros es una tarea que nunca culmina (en la medida en que los seres humanos podemos y debemos aprender durante toda la vida), el plan de formación es también una actividad constante de los militantes y batallones. Esto no limita que se puedan establecer plazos determinados para cumplir con una serie de actividades específicas de formación.

6. Cuando se desarrollen actividades de formación como talleres y conferencias, las mismas deben ir acompañadas, obligatoriamente de: material escrito que sirva de apoyo al taller dictado; una o varias presentaciones audiovisuales que faciliten la comprensión de lo expuesto; la existencia de pizarrones y rotafolios que faciliten la participación de los asistentes; implementación de métodos pedagógicos que involucren a los asistentes, erradicando las clases magistrales y los métodos unidireccionales.

Maracaibo, 20 de diciembre de 2008. 

Escuela de Formación Popular Nuestra América. 

Roberto López Sánchez, Eduardo Ríos, Iván Galué, Carmen Alicia Hernández, Nestor Quiroz, Isaac González, Eloy Altuve, Elimer Urdaneta, Luis Medina. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6231 veces.



Roberto López Sánchez, Eduardo Ríos, Iván Galué, Carmen Alicia Hernández, Nestor Quiroz, Isaac González, Eloy Altuve, Elimer Urdaneta, Luis Medina

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación (LUZ, 1994). Magister en Historia (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Actualmente dicta 6 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América; Historia de Venezuela; Intercambios Económicos; Poder y Movimientos Sociales; Culturas Afroamericanas; y Modo de Vida e Identidad Nacional. Ha dictado seminarios a nivel doctoral y nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en universidades de Chile y España. Actualmente coordina la Unidad Académica de Antropología. Ha dirigido proyectos de investigación a través del CONDES-LUZ, y CLACSO. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos. @cruzcarrillo09

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas