Rebeldía contra los globalizadores de la muerte

Que formidable ardor contagioso de la tierra buscando la justicia que no es nada sin la paz y ambos pilares fundamentales de la revolución socialista bolivariana. La noche llevaba un aire de guerra milenaria contra la injusticia en estas tierras indómitas Nuestra Americanas. Era la voz de la mujer que clamaba por el triunfo del amor en acción. Clamor que de sangre indígena rompiendo el silencio de cinco siglos oscuros rompe el cerco mediático de los ricos y asesinos. La sangre africana también llegó para dar una fuerza indestructible de libertad y renovación. Libertad que le negó el blanco europeo y los gringos, herederos de los anglosajones protestantes prosionistas. Los hijos de la mezcla, los criollos, tendrán la misión de poner en práctica la resistencia india, la fuerza africana, con la dignidad humanitaria del criollo luchando contra la hipocresía, y toda forma de criminalización de la miseria proveniente de los países globalizadotes de la muerte: los ricos, los más pocos, aquellos cuyo Dios es el Gran Capital.


Alienta nuestro corazón ver arder la luz de la estrella que viene a emprender una batalla por la dignidad de la patria convertida en campo de batalla dos cientos años después de la guerra independentista. Esta revolución política ha traído como consecuencia la oposición del Estado policial que opera como gendarme del planeta desde la época de T. Roosvelt. ¿No fue este quien fomentó, y logró que le aprobaran 380 millones de dólares para dividir Colombia en 1904? En el 2008 es Bush quien pretende un Canal de Panamá que cruce por Colombia y atraviese todo el continente expandiendo el caos, la contaminación, la depredación, la privatización, la tala y la quema, el incremento de la pobrecía latinoamericana. La balcanización del continente de Simón Bolívar es como pretender un segundo genocidio como al de José Antonio Sucre aquel 6 de Junio de 1830 en Berruecos, traición cuyos orígenes se rastrean hasta el palacio de Nariño, Santander detrás de la sombra de una traición cosmológica como la que llevó a nuestro Señor al madero sagrado. Así un maldito por la sinagoga hebrea vino a ser El Salvador de la humanidad.


Decimos que no hay ninguna contradicción desde aquel plan del “Trato justo” de T. Roosvelt. hasta el plan del 11/9 en New York de Bush. Plan que permitió instalar una dictadura mundial del neoliberalismo contra los pobres. Últimamente ha sido el inusitado aumento de los precios de los alimentos en el mundo lo que ha vuelto a querer doblegar a los que resisten la indigna guerra asimétrica que el imperialismo lanza contra nosotros. Respondemos responsablemente con más de cuarenta años de atraso tecnológico y sin todavía haber podido resolver los problemas estructurales de la nación saqueada por la oligarquía vendepatria que aliada con el imperialismo golpea a la raza cósmica. Población destinada a ser libre o a no ser nada como lo gritaba San Martín: “seamos libres, lo demás no importa nada”.


Los pocos y ricos reunidos para azotarnos y hacer pasar esto como algo “invisible” por los medios que ellos mismos controlan. Pretenden matarnos sin que aparezca por la televisión porque los disociados televidentes estarán viendo una “final” de cualquier cosa, o simplemente siguiendo la “información” que mama-tele-capitalista brinda las 24 horas al día. Esta televisión nunca dirá que durante esas mismas 24 horas han desaparecido 345 600 niños en el mundo. No lo pasa no. No lo dice no. Ni lo dirá nunca porque esa televisión está trabajando para que estos niños mueran.


El rayo de la esperanza ha cruzado el cielo venezolano que lleva diez primaveras anunciando el nacimiento de una nueva raza de hombres destinados a ser libres y a compartir con sus hermanos esa libertad que proviene de la sabiduría, y de ser responsables con los demás, trascender las fronteras locales y llegar a los cuatro mil metros de altura sudamericana llevando el estandarte de nuestros padres libertadores. ¿Dónde están los valores que nos llevarán a la victoria socialista? ¿Dónde la voluntad política para llevar al hermano que sufre una ayuda?


La luz que inunda nuestra alma colectiva viene con la fuerza de la tierra que clama por salud y armonía, que resiste la cruel herida que los pocos infringen cada vez que aumenta la hegemonía imperialista, y curada salta a la Gran Guerra Santa librada contra el enemigo mortal que se esconde alrededor del mundo protegiendo sus bienes con sangre de inocentes, 14 400 por hora mientras la tele muestra la nueva Miss Universo venezolana cuyos rasgos corresponden a la raza dominante. De todas las ciudades vendrá la ola humanitaria reclamando justicia y hará popular una protesta multitudinaria contra la guerra, la violencia, el hambre, la enfermedad y la muerte que los pocos fomentan con su poderío material, apoyados por la fuerza de las policías y los ejércitos contra el poder popular. De todos los pueblos la voz que llama a la lucha por los derechos humanos llenará las plazas y avenidas haciendo temblar la frágil estructura de los ricos asesinos.


Sumado a esto los desastres climáticos darán a la tierra un sombrío entorno de caos dentro y fuera de nosotros. Pero lo inevitable es la revolución social expandiéndose por doquier. A pesar de las traiciones, retrasos, bloqueos la protesta ser hará mundial, globalizada la rebeldía contra los globalizadores de la muerte. Para nadie será un secreto que los ricos están quitándole el alimento a los pobres para poder mover la maquinaria automovilística, implemento burgués indispensable para existir, sin este medio de comunicación el capitalismo ha inoculado en la mente de la burguesía, no son nada. N siquiera pueden existir como personas. El peatón es el proletariado del capitalismo automovilístico. Así, el arroz que debería alimentar a los niños pobres sudamericanos sirve para mover cuatro ruedas del carro del rico. Esto no lo pasan en televisión, ni lo pasará la tele privada que engaña y disocia.


A luchar compatriotas, a resistir en esta guerra sin cuartel contra la última fase del capitalismo, vamos con todo a disolver el egoísmo que nos dividió en el pasado, a crear y a parir la unidad que nos hará invencibles. Organización, registro e identidad para los días que vienen así mantenemos la línea clave que nuestro comandante máximo nos señala a sólo 6 semanas del fin de la temporada de registro por el CNE. Luego construir un comando de los invencibles revolucionarios que llevarán a los puestos claves de alcaldes y gobernadores a cuadros capaces de profundizar la revolución como lo habríamos hecho reformando la Carta Magna. No hay tiempo que perder. El aire de los tiempos es viento que puede llevar a tempestad. No cabe la duda ni la desesperanza. Pero tampoco el triunfalismo y la necedad juvenil. “Necesario es vencer” decía el héroe de La Victoria en 1814 y con él nosotros gritamos lo mismo en este momento histórico de la patria socialista y bolivariana.


Mforti9@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1864 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a60541.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO