¿Pensamiento único?

         Las elecciones del domingo protagonizadas por el pueblo revolucionario le dan un total desmentido a varias de las falacias lanzadas al mundo desde la oposición venezolana y los medios de manipulación de masas nacionales e internacionales (EL NACIONAL, EL UNIVERSAL, GLOBOVISION, CNN, EL TIEMPO, DE Colombia, EL PAIS DE España, NEW YORK TIMES, WASHINGTON POST, entre otros). Desde esos medios se dice permanentemente que el gobierno venezolano y Chávez en particular son autoritarios, dictatoriales, que practican el pensamiento único y falsedades como las expresadas.

         Bien, las elecciones del Partido Socialista Unido de Venezuela realizadas de manera universal, directas y secretas, con miles de postulados y millones de votantes demostraron al mundo cual es la verdadera dimensión del proceso de transformaciones que hoy se desarrolla en Venezuela. Son un ejemplo de la  democracia directa y concretan lo especificado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Los militantes y aspirantes del PSUV se acercaron a los centros de votación de manera entusiasta, combativa, en medio de la polémica necesaria por los candidatos que aspiraban ser electos. Los resultados se dieron tal como lo prometió el Presidente Chávez y la directiva del partido en la medida en que fueron consolidándose. Mas allá de algún resquemor lógico de quienes no fueron electos y de alguna crítica por problemas de orden técnico que pudieron haberse presentado, lo importante fue la prueba superada de eso que tradicionalmente se llama  “madurez democrática” en esta organización llamada a hacer historia en Venezuela y América Latina.

         Ahora, hay que acatar los resultados y pasar a la otra fase de la lucha como es la consolidación del PSUV como herramienta para la revolución bolivariana y que los candidatos electos asuman el programa de gobierno que las bases del mismo elaboren para las alcaldías y gobernaciones de estado respectivas.

      Quien esto suscribe, participó en las elecciones en Lara, y votó por el candidato a la gobernación, el Ing. Julio Chávez, por considerarlo un auténtico revolucionario y un líder surgido de las bases y del poder popular. (ver mi artículo denominado “el otro Chávez, el de Carora” en www.aporrea.org/ideologia/a57933.html. No tuvo tiempo suficiente para desarrollar su propuesta y por ello, entre otras razones, no fue favorecido por la mayoría de los votantes del Estado. Julio Chávez tiene un enorme futuro como líder emergente de la revolución. Mientras, hay que apoyar a Henry Falcón quien ganó las elecciones internas en Lara y a quien hay que exigirle que debe desarrollar el programa de gobierno socialista del PSUV y deslastrarse de proyectos personalistas que beneficien solo a un sector social de los larenses, o que reproduzcan el capitalismo como sociedad explotadora. Esa es la esencia de la democracia. La mayoría del PSUV de Lara habló y no hay que despotricar de ese pueblo, sino insistir en la formación teórica socialista del pueblo larense y venezolano. No hay pensamiento único en el PSUV, hay diversidad de corrientes con un mismo objetivo: la construcción de la Venezuela socialista.

cecilperez@ucla.edu.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1575 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas