El capitalismo salvaje

El imperio asesino quita el pan de la boca de tres mil millones de personas que viven con menos de dos dólares diarios. De los seis mil millones de almas cinco mil están en el tercer mundo. El deseo de tragarse el Amazonas del capitalismo lo vemos con la desenfrenada tala y quema de la selva, único pulmón del planeta para sembrar alimentos que serán convertidos en combustible y no en vida para los pobres. El maíz y la soja y la caña de azúcar usan para producir etanol. No importa que el pobre se muera de hambre.

Por su puesto que para el imperialista es más importante el carro que el ser humano. Gracias a Bolívar tenemos patria, pero gracias a su pensamiento tenemos una revolución socialista que abre los caminos al futuro de gloria humanitario. El bravo pueblo se ha organizado en poder popular y construye el socialismo desde el Consejo Comunal. Por medio de asambleas de ciudadanos se gobierna en igualdad de condiciones. Practicamos una democracia directa.

Todo el influjo capitalista para que modelemos nuestra mentalidad a sus necesidades debe ser extirpado quirúrgicamente y seguir el camino de la creación heroica que tiene el poder popular. El irracionalismo occidental ha logrado convertir a los productores de alimentos en consumidores y al país de estos en dependientes de las importaciones y lo que es lo mismo estar sin seguridad alimentaria habiendo sido naciones autosuficientes. De muy cerca nos duele Haití. Casi al lado México los más desiguales y pobres del continente.

No nos extraña que en uno maten a los indios y en el otro a los descendientes de africanos que fueron esclavos. Vean cómo tratan al África. ¿Qué podemos esperar por nuestros hermanos indígenas? Campesinos e indígenas son la obsesión de los imperialistas porque son los más aferrados a la madre tierra. El capital que lucha contra el trabajo tiene a la fuerza de los trabajadores del campo y a los indígenas como principales enemigos y hacia ellos dirige una guerra sistemática de exterminio y dominación.

La maquina deseante del capitalismo no puede frenar su apetito voraz de ganancia y no hace sino seguir el plan trazado en 1974 para controlar al mundo a través del hambre. Pero que de alguna forma ya venía precedido diez años antes por la influencia de Mayo del 68 francés.

Prohibido prohibir decían entonces. Hoy todo está bajo vigilancia y control de la máquina deseante de la burguesía imperialista. Las ideologías tienen que debatirse entre sí simultáneamente aceptando cambios científicos y tecnológicos que van modelando la mentalidad humana. Sólo a través del socialismo bolivariano tomamos consciencia y asumimos el protagonismo y la participación republicana buscando aplicar la justicia social, la soberanía política y la independencia económica. Porque tenemos una doctrina que es bolivariana y es socialista.

Con la unidad doctrinaria socialista y bolivariana mantendremos la soberanía de los pueblos nacidos para ser libres debatiendo y combatiendo la injusticia y la irracionalidad del mundo occidental.

Afortunadamente tenemos ancestros que nos hablan del amor y protección y devoción a la tierra como elemento y como divinidad, como territorio y como nación. Vibran en nuestra sangre la sabiduría de razas aparentemente dominadas por el capitalismo pero que sobrevivieron en nosotros. El indio y el negro y el criollo hijo de europeo conformaron nuestra tela espiritual. Hoy llevamos adelante un grito revolucionario que crea conciencia y exhorta a la solidaridad mundial frente a la segura extinción masiva de gente pobre. No nos quedamos con gritar sino que luchamos hasta la muerte por la justicia que reclaman nuestros antepasados latiendo en nuestro corazón.

El capitalismo tiene a mil millones de personas sin agua. Controla con el Cartel de la Casa Británica Windsor la alimentación y planifica el hambre de naciones potencialmente enemigas. En 1974 Kissinger hizo público el plan que luego Gerald Ford aplicó sistemáticamente y así mismo sus sucesores hasta hoy. Sólo el socialismo bolivariano confronta una guerra permanente contra el imperio y contragolpea con harto éxito en diez años revolucionarios. Venezuela lucha por obtener su seguridad alimentaria como ninguna en el continente y además colabora solidariamente con sus hermanas naciones víctimas del capitalismo salvaje.

Colombia era uno de los países en la lista de Kissinger en 1974. Hoy es la punta de playa, el Israel de América expandiendo la guerra en el pacífico y en Venezuela. Sesenta años de exterminio no bastan para el neoliberalismo. Con la especulación mata de hambre a los pobres y vuelve todos los días más ricos a los ricos. Compran oro, arroz, maíz, trigo soja, carne, caña de azúcar, petróleo y someten con el hambre a la humanidad indefensa: un niño muerto cada cuatro segundos es lo que nos cuesta el capitalismo. Prefieren que se muera el niño y que ruede el carro del rico por las avenidas.

Siete naciones dominan a otras ciento noventa con doscientas multinacionales organizadas multilateralmente. Transfieren el poder de las naciones a las corporaciones internacionales. Estas legislan y ordenan el nuevo mundo y su orden asesino e injusto. El fin de un ciclo se cumple en estos momentos mundialmente por eso padecemos una crisis globalizada. Todo el equipo de guerra de EEUU anda movilizado por todo el globo controlando las rebeliones que no pararán jamás. El desprecio burgués callará cuando vea sus automóviles quemados por la horda salvaje de muertos de hambre unidos en revolución. La rebelión se hará mundial.

El grito del poder popular sorprenderá a muchos porque llegará como ladrón de madrugada. La luz de la conciencia humanitaria salvará a la tierra del infierno capitalista. Librará una gran batalla que comienza en la cabeza de cada uno de nosotros y termina en la calle. El grito bolivariano contra el neoliberalismo lo dio un 27 de Febrero de 1989 y ahora se ha globalizado. Desde entonces decimos “patria socialismo o muerte” y estamos venciendo.

Mforti9@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5263 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a56795.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO