El poder debe residir en el pueblo y los líderes no deben ser otra cosa que los VOCEROS de las asambleas de ese pueblo

Elecciones Regionales del PSUV

Es necesario que el hecho revolucionario demuestre ser, además de fenómeno de poder, fenómeno de costumbres, hecho moral.
Antonio Gramsci

Se ha cumplido un nuevo ciclo correspondiente a la transformación que viene definiendo al proceso socialista bolivariano y revolucionario que vive Venezuela, bajo la conducción presidencial de Hugo Rafael Chávez Frías : la etapa primaria de la conformación y elección de las autoridades nacionales y regionales del PSUV, maquinaria política al servicio de la revolución, de la mayor importancia para el desarrollo del proceso y sin la cual no es posible lograr la transferencia de poder del Estado al pueblo a través de los Consejos Comunales, meta principal por ahora para impedir que el capitalismo pueda retornar a nuestra sociedad.

Cuando logremos consolidar el Poder Popular será cuando podamos decir que estamos viviendo en una sociedad participativa y protagónica, donde las oportunidades se presenten por igual para todos y donde el sentimiento colectivo predomine por encima del interés personal.

Muchas críticas podemos endilgarle como un todo, al proceso electoral que acabamos de celebrar el pasado domingo, pero creo que la culpa de esos errores es de nosotros los electores que formamos parte de ese todo, y que luego de las naturales pasiones que un evento tan importante como éste suscita entre sus protagonistas; debe venir la calma y la reflexión para poder ser capaces de mediante la autocrítica visualizar los errores cometidos, analizar las circunstancias que nos llevaron a cometerlos y fijar estrategias para no volver a cometerlos; de no ser así difícilmente podremos decir que estamos luchando por la creación de un partido socialista bolivariano y revolucionario.

Signados como estamos por una cultura hemisecular de egoísmo e indiferencia, es obvio que la conducta de muchos camaradas esté salpicada de yoísmo, o que se comporten como ovejas de un redil , sin descartar la presencia de algunos enemigos del proceso que creyéndose revolucionarios, por sus principios y características personales bien podríamos clasificarlos como infiltrados, aún cuando algunos de ellos no hayan tomado conciencia de su papel desestabilizador o por lo menos retardador del proceso.

Cierto es que estas circunstancias deben servir de reflexión para quienes creemos en este momento histórico que el socialismo es la única alternativa de liberación de los pueblos, para hacer un verdadero examen de conciencia con el debido propósito de enmendar errores y luchar por el saneamiento de la estructura que empezamos a construir, con el deber de mantener, lo que es más difícil, como el sustento fundamental de las acciones por lograr,en la consolidación del PSUV.

Gramsci nos habla en los Cuadernos de la cárcel de "la relación dialéctica entre la espontaneidad rebelde del pueblo y la necesidad de un liderazgo orgánico"; por ello, el trabajo que tenemos que realizar es la unificación de esa espontaneidad con ese liderazgo y de esta manera ir diluyendo el poder del Estado en el Poder Popular para lograr definitivamente la comunión que igual identifique al hombre del pueblo con el líder del partido o con el funcionario de gobierno. Por ahora, en conclusión : El poder debe residir en el pueblo y los líderes no deben ser otra cosa que los voceros de las asambleas de ese pueblo, para cumplir con sus deseos y empoderarlos cada vez más.

Para concluir: si queremos crear un partido diferente tendremos que tener una conducta diferente; ser socialista no es fácil, para quienes hemos nacido y nos hemos desarrollado en una sociedad capitalista, tendremos que empezar por erradicar dentro de nosotros mismos el egoísmo que nos ha caracterizado culturalmente y hacer que nazca al mismo tiempo la solidaridad que nos hermane con cualquier semejante, tendremos que hacer que la humildad sin llegar a la sumisión sustituya a esa altivez que mostramos en procura de buscar admiración en los otros en fin debemos trabajar sin esperar más recompensa que la satisfacción de ser útiles. En esta sencilla definición creo que estamos detallando al hombre nuevo del que nos habló la Iglesia y nos habla el Ché.

Para lograr el desarrollo del Socialismo del siglo XXI era necesario el PSUV y tendremos un partido socialista sólo si los que hoy pretendemos constituirlo estamos dispuestos a dejar de lado el egoísmo, la individualidad, la altivez, la falta de solidaridad y otras tantas veleidades capitalistas que promueven al hombre individualmente por sobre otros hombres, disgregando al conjunto social al cual pertenecen, tenemos en cambio que cultivar la solidaridad, la hermandad; en una palabra el amor entre nosotros como predijo Jesús, para empezar a considerarnos revolucionarios socialistas y será entonces cuando definitivamente lo que está por morir, fenezca y lo que está por nacer aflore dentro de nosotros como individuos para poder transferir este acontecimiento a toda la sociedad haciendo realidad la definición de Antonio Gramsci. Tenemos la obligación moral como aspirantes y futuros militantes del PSUV de ser

* Humanistas

, centrando nuestra preocupación y tomando como objetivo de nuestros proyectos el ser humano y su desarrollo integral

* Revolucionarios

, teniendo como meta la transformación integral y profunda de todas las estructuras de la sociedad en función del proceso constituyente

* Bolivarianos

, inspirándonos en el patriotismo real y sincero que defiende la soberanía nacional y su independencia, dentro de una concepción geopolítica de unidad de los países hermanos de Latinoamérica y buscando nuestros orígenes en el estudio de nuestra historia patria , inspirándonos en los escritos y acciones de Bolívar, las enseñanzas de su maestro Simón Rodríguez y las luchas de Ezequiel Zamora, uno de los más insignes seguidores del Libertador.

Para terminar citemos al Ché en su discurso El socialismo y el hombre en Cuba: "En nuestro caso hemos mantenido que nuestros hijos deben tener y carecer de lo que tienen y de lo que carecen los hijos del hombre común ; y nuestra familia debe comprenderlo y luchar por ello. La revolución se hace a través del hombre, pero el hombre tiene que forjar día a día su espíritu revolucionario", con estas palabras el revolucionario del amor nos llama a luchar por la inclusión de los hasta ayer marginados y excluídos y lograr de esta manera para ellos y nosotros la mayor suma de felicidad posible como herederos de las luchas del padre Libertador.

mgosios@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4038 veces.



Miguel Gerónimo Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Gerónimo Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Más artículos de este autor


Notas relacionadas