La Desesperación del gobierno y la oposición es mala señal para el 28J

Si algo de extraordinario tiene el teatrillo electoral del 28J, es el alto nivel de desesperación política que visiblemente experimentan Maduro y sus candidatos invitados VIP (por su siglas: importantes vende patria), el miedo es un sentimiento libre y al parecer la única expresión de libertad que tiene éstas elecciones es el terrible miedo que se apoderó de los principales candidatos participantes, ante el estancamiento de la intención del voto en la calle y aunque algunos tuvieron un repunte inicial ahora están nerviosos porque los números no les dan, no cubren las expectativas creadas por ellos y sus seguidores a menos de cuarenta y cinco días del proceso. No podía ser de otra manera cuando el pueblo es el primero en saber que éstas elecciones son chimbas y los candidatos participantes así la aceptaron a través del pacto de elite con el gobierno para la reelección presidencial. 
 
Eso es un hecho incontestable porque de no ser así, simplemente no los inscriben y punto, lo cierto es que, el pueblo venezolano sigue siendo sabio, de éso no hay la menor duda y aunque el gobierno y sus candidatos de la clase política participante subestimen la sabiduría popular y pretendan manipularla éste en su mayoría no se dejará joder ésta vez, porque sabe en silencio que ése proceso planificado por el gobierno está viciado, lleno de irregularidades y que todos los candidatos surgidos de ése pantano son cómplice, pero lo más importante es que el pueblo también sabe que ningún candidato tiene compromiso de clase con los trabajadores, porque todos representan la misma porquería de la nueva y vieja burguesía, fedecamaras y al imperialismo gringo-occidental.
 
En ésta "competencia" presidencial para los candidatos no hay nada que los diferencie Política e ideologicamente entre ellos, porque todos representan al mercado y no al ser humano, defienden al globalismo neoliberal y no al estado-nación y en éso el candidato "piruetas" encabeza la lista del entreguismo seguido del candidato "pendón" y su ego-ventrilocua quie desplazó a Carlos Donoso y su muñeco Lalo, lo cierto es, que todos están chorriaos algunos toman relajantes para calmar los nervios mientras que otros toman whisky para agarrar mínimo y darse valor ante el frustrado intento presidencial sabiendo que su participación está limitada al relleno electoral para legitimar la reelección de Nicolás Maduro y nada más, o acaso el gobierno madurista planifico el teatrillo electoral (violando a todo trance los principios de libertad y democracia) para perder la presidencia y entregar el poder político a la postre de sus propios verdugos fascistas "creyentes" de lo humano y lo divino, dicho de otra manera, las condiciones objetivas y necesarias no estan dadas para pensar y creer que el 28J habrán elecciones libres y democraticas de respeto a la votación popular.
 
La tiranía madurista está resteada, decidió seguir controlando el poder político a cualquier costo, todos los candidatos están entendidos en éso y quizás por razones inconfesables aparentan una rivalidad teatral con un buen manejo de la hipocresía en su retórica discursiva para distinguirse de Maduro ante los ojos y los oídos del pueblo al que quieren engañar nuevamente, repetiremos las veces que sea necesario, que todos los candidatos de la extraña oposición variopinta oportunista del falso consenso apuestan a otros intereses de fondo que no son los mismos del pueblo trabajador, son enemigos declarados porque lo han traicionado muchas veces y ésta oportunidad no será la excepción para caracterizar la mejor escenificación de la opereta presidencial en la obra montada por Nicolás Maduro a su reelección, para continuar oprimiendo al pueblo trabajador venezolano. 
 
El gobierno y la oposición siguen calculando mal y subestimando al elector negando la Democrácia participativa y protagónica del pueblo, "sin darse cuenta" que por voluntad propia quedaron atrapados en un círculo vicioso del que difícilmente podrán salir, debido a sus propias contradicciones políticas y de mal hábito, lo cual ya es una condición patológica por ser alérgicos a la crítica argumentada y sentirse super sobrados frente a la opinión disidente o contraria, que se hacen aún peor por su naturaleza estéril a la autocrítica reflexiva, al no reconocer los principios dialécticos del debate. Algo anda electoralmente mal en ambos factores para que haya una muy mala señal de desesperación extrema, quizás, porque a pesar de sus limitaciones cognitivas se dieron cuenta que yá tocaron el techo ante la falsa expectativa electoral creada por su propio autoengaño y en lo que ahora no hayan que hacer. "En política la desesperación es mala consejera", pero a pesar que la clase política participante del teatrillo electoral de Maduro lo saben muy bien, también están hambrientos de poder como el fin en sí mismo, como toda mafia y no porque el país requiera una solución urgente y práctica a la crisis existente.
 
Con todo ésto queda claro una verdad irrebatible que EL PUEBLO NO TIENE CANDIDATO y si éso es la triste realidad electoral, entonces no tiene por quien votar en el teatrillo electoral del 28J, ni debe votar por el menos malo porque legitima a Maduro, se trata de la histórica confabulación neoliberal de la clase política gobernante y opositora que ahora lo plantean con otro engaño conceptual para el mismo objetivo: EL CONSENSO, que no es otra cosa que el plan sistemático de dominio para seguir explotando y oprimiendo al pueblo trabajador venezolano, carajo ya está bueno ya, de engaños, traición y negación de la verdadera democrácia popular del pueblo y para el pueblo. 
 
Ya basta de las mentiras de éstos candidatos mequetrefes portadores de un formalismo de mierda para la vulgar manipulación del pueblo, invento del capitalismo que les dirige y les pone en la boca un discursillo barato que no orienta, no genera consciencia de clase ni trazan líneas estratégicas para la salvación del país y su población. La abstención no es una abstracción del proceso ni tampoco un simple hábito electoral, es una política circunstancial propia de ésta coyuntura para expresar como respuesta consciente y clasista el descontento colectivo de los que no tienen voz ni voto porque el que han ejercido no les ha servido para cambiar su empobrecimiento ni la situación real del país, los ciudadanos electores no se les reconoce como sujeto de cambio social con su voto. La abstención consciente es la acción política correcta por ahora frente al capitalismo que no da la cara como lo hace el diablo mandando a otros tontos útiles a hacerle el mandado, el trabajo sucio. Por la salud política del país es imprescindible convocar un nuevo proceso electoral amplio y democrático donde la libertad y la participación protagónica de la mayoría del pueblo sea el protagonista directo y no la clase política fracasada.
La Junta Patriótica de Salvación.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1017 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: