Ayudando a comprender al Capitalismo de hoy

Lo del litio es una burbuja especulativa más. Es otra ilusión creada para multiplicar el capital ficticio. Desde hace años he venido sosteniendo que el capitalismo es un sistema quebrado. Todas las empresas transnacionales están arruinadas. El grado de desigualdad entre las distintas clases que conforman la sociedad actual ha llegado a tal magnitud que no hay quien compre. El territorio de ciertas áreas del mundo está lleno de depósitos abarrotados de mercancías sin salida. Se produce, pero no se vende y, si hemos leído a Marx con atención, sabremos que la plusvalía se produce en las fábricas, pero se realiza en el comercio. Si produces y no vendes, pierdes la inversión y se anula la plusvalía; por eso se arruinan las empresas.

La centralización y concentración del capital son leyes dentro del sistema vigente, que las reproduce en su diario accionar. El capitalismo está diseñado para autoimpulsarse continuamente, pero las mercancías han de ser vendidas. Cuando esto último no ocurre, la burguesía acude a diversos mecanismos para garantizar la sobrevivencia del sistema. El despido a gran escala de trabajadores es uno de ellos. El mismo permite la reducción del capital variable y, con ello, se alivia en algo el malestar industrial. Por otro lado, el aumento exponencial de los “deberes” del trabajador y la disminución de sus “derechos” como tales, complementan la fórmula del despido. Si todo esto resulta insuficiente, siempre queda el recurso de trasladar las fábricas a países donde la inexistencia de leyes que protejan al trabajador y la superabundancia de mano de obra cesante en esos territorios, permiten llevar la explotación a niveles ignominiosos; salvando así a las agonizantes empresas. Quedan otras fórmulas en la carpeta que  los empresarios guardan, ases baja la manga, para usar en los momentos apremiantes. Siendo el principal, el auxilio del Estado. TODAS LAS TRANSNACIONALES QUEBRARÍAN SIN LAS AYUDAS DEL ESTADO. Así, en mayúsculas.

UD, apreciado lector, tiene todo el derecho del mundo de dudar acerca de la veracidad de lo que está leyendo. Lo invito a qué hurgue en la bibliografía especializada. Si sabe buscar y se empeña al hacerlo, encontrará los elementos  que prueban nuestro planteamiento.

Las ayudas que los Estados prestan a  sus TRANSNACIONALES(entendiendo estas como aquellas cuyo capital mayoritario corresponde al país en cuestión) no son otra cosa, sino traslado del dinero de TODOS hacia las arcas de los capitalistas dueños de esas empresas; hecho este que justifica lo de que las ganancias son privadas y las pérdidas son públicas.

Antes de continuar, dejaré al aire una pregunta con la promesa de tratar el tema en el futuro cercano:¿Ustedes se han preguntado desde cuándo hubiera quebrado el capitalismo sin el mecanismo de las ventas a crédito?

Volviendo al tema que nos ocupa, resta un punto delicado: la diferencia entre capital real y capital ficticio. El real es todo aquél que proviene de la producción y sus actividades anexas. El ficticio es el que no tiene base de sustentación. Es el dinero produciendo más dinero sin que medie mercancía alguna en ese movimiento dinerario. Se calcula que hoy cerca del 98% de las transacciones en bolsa corresponden al último de los mencionados. UD oye hablar de él con el eufemismo de capital especulativo  ¿Cómo puede producirse dinero sin mercancías de por medio? Ocultando la quiebra de las empresas que venden acciones en el mercado de valores. Si yo compro una acción en cien dólares y puedo venderla en ciento veinte, sin hacer ni que me hagan preguntas, todo sigue marchando.

Dos cosas más para finalizar: 1) el capital especulativo es una respuesta obligada al sub- consumo. El capital es como un tiburón: tiene que moverse o morir. Ante la inexistencia o significativa disminución de las ventas de MERCANCÍAS, acude al capital ficticio. Así sepa que tarde o temprano este se desplomará. Si en el interín, antes del desplome, el inversionista pudo, con dinero ficticio, comprar bienes REALES, entonces, hizo un buen negocio. Si se quedó enganchado en la compra-venta de capital especulativo, el desplome lo arruinará.

 

pess82@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1798 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter