Engañando la inocencia

El capitalismo tiene formas de mutar y una de ellas; la más contundente y usada es aprovechar la ambición de los incautos, para convertirlos en adeptos: así van penetrando en los desclasado que captan a borbotones. Es la forma que encontraron para perforar las bases de los proyectos de avanzada en el mundo; evidenciando la falta de claridad en objetivos, convirtiendose en multiplicadores de la desgracia que azota las mayoría en el mundo y no es otra, que la base más humilde de los proyectos que luchan, por alcanzar la mayor suma de felicidad posible.

Cuando los líderes no se desprenden de posiciones burguesas, se les hace difícil entender el socialismo; porque no se aprende en teoría, se hace en práctica, no para usufructuar y mantener cuotas de poder que dan los votos: sino para concientizar la equidad que proporciona el socialismo y si el pueblo no reacciona le seguirán metiéndo gato por liebre haciendole creer, que el bienestar social puede ser defendido por la burguesía que imponen ese adefesio con el miedo: porque nunca podrá cumplir lo que ofrecen, por lo tanto el arribista, siempre seguirá soñando lo que están necesitando.

Hay que tener claro, que no se pueden atender la voracidad capitalista; camuflado en un proyecto que se dice socialista, las necesidades son distintas de atender.

El capitalismo desde su inicio, siempre ha sido, explotar al débil, para favorecer su naturaleza y eso lo hace incompatible con la equidad que propone el socialismo; es una contradicción y lo saben más los que explotan, que los explotados; pero la ignorancia acompañada de la necesidad hace creer en cualquier fábula que le propongan, si en ella está incluida la forma de escalar posición material, aunque la miseria humana lo siga consumiendo y arrastrando a su semejante.

Está demostrado que lo único que puede detener el capitalismo en su avance a la destrucción, es la conciencia de clase; aunque en casos contados acepte camuflarse para subsistir, en un mundo dominado por la voracidad.

Cuando la claridad se pierde; la ambición empieza a corroer las bases que fortalece la conciencia.

Es difícil cuando se viene de un mundo deforme (aunque hay excepciones) defender conductas dónde la igualdad, las hacen ver socialista; el mal está en la raíz y solo el esfuerzo en la formación y el entendimiento, pueden crear un ser distinto al que deforma el capitalismo.

La cultura impulsada en los últimos años por el capitalismo, ha creado un ser ambicioso, sin principio, que no conoce otro valor que no sea el del dinero y en esa fe pierde la posibilidad para seguir manteniendo una comunidad equilibrada, que entienda el concepto de PATRIA O MUERTE,

VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 722 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor