¿Y ahora se quejan de no ser invitados a su fiesta?

Fue muy cómico lo que me ocurrió esta mañana.

Soy el tipo de persona que al despertar cada mañana, me despierto con comiquitas o algún sketch en mi cabeza, cosas que invento al despertarme o que me vienen a la mente desde mis sueños, y lo comparto con mi esposa, y nos reímos juntos.

Así empezamos cada día de nuestras vidas.

(Terminamos cada día, con ella diciéndome, "Háblame, para que me pueda dormir," y empiezo a contarle cualquier cosa, pero con mi voz de hipnotista, como fue la voz de Reveen el Imposibilista, quien con mi padre fuimos a ver cuando yo tenía unos 11 años de edad, quien fue mi inspiración para desarrollar la magia con la cual gané parte de mi vida entre los 13 y 17 años de edad y a los 28 años de edad cuando viví en la calle después de un desastroso divorcio … y ella se duerme enseguida.)

Bueno …

Son normalmente ridiculeces extremas que me vienen a la cabeza cada mañana, como las que ocurren en la serie de sketches en francés, Le Coeur a Ses Raisons (El Corazón Tiene sus Razones), una seria que a mi esposa y a mí nos gusta mucho, o, como las ridiculeces en la otra serie en francés que también nos gusta mucho, Les Tetes a Claques (no tiene traducción, pero sería algo como "Las Cabezas de Bofetadas"), ambas series producidas originalmente en la provincia francesa de Québec, en Canadá.

O sea, empezamos cada día con humor, a veces burlándonos del circo de la vida, o de las noticias, o de nosotros mismos, ya que a menudo, siendo los seres humanos que somos, nos creemos súper importantes, maravillosos, bellos y bonitos, inteligentes, astutos, y cosas así, cuando en realidad no somos nada más que unos payasos defectuosas ambulantes quienes dentro del gran contexto Universal, somos esencialmente, nada.

Somos una comiquita.

Somos un sketch.

Somos muy cómicos.

(Y no hay nada malo con eso.)

Bueno …

Ya que mi esposa no está conmigo estos días porque ella está trabajando en el extranjero, ya que, así como ocurre con millones de Venezolanos y venezolanas, a ella no le alcanza el dinero trabajando aquí en Venezuela, ahora me despierto solo con esas comiquitas y sketches en mi cabeza … pero esta mañana, tuve la ayuda de Aporrea.

Esto ocurrió pocos segundos después de haberme despertado, cuando todavía me encontraba parcialmente entre sueños, cuando abrí la página web de Aporrea en mi computadora, la cual está integrada a mi cama, ya que paso por lo menos 80% de mi tiempo en cama, y me encontré con la siguiente noticia:

(VIDEO) Venezuela y Bolivia rechazan su exclusión de la Cumbre de las Américas

Allí, el canciller de Venezuela, dijo:

"Lo que estamos denunciando acá, o insistiendo en denunciar, es que debemos evitar que se escinda a algún país de la participación en una Cumbre que es de todas las Américas."

¿Qué?

Y empecé a reírme …

Pero mucho, y a voz alta, casi como un loco riéndose solo, bueno, estaba solo, y suerte que no estaba comiendo nada, si no, me hubiera atorado.

Es que …

¿No fue la Cumbre de las Américas creada por el imperio norteamericano específicamente para desarrollar los intereses del imperio norteamericano en los países miembros de la OEA?

Y …

¿No es que el actual jefe de Estado venezolano es antiimperialista?

¿No es que el actual jefe de Estado venezolano ordenó en 2017 a que Venezuela se deslindara de la OEA, cuando él también declaró públicamente, "¡Somos libres de la OEA y más nunca volveremos!"?

¿No es que el actual jefe de Estado venezolano, hace solo 3 meses, inauguró la Plaza de la Rebelión Antiimperialista?

¿Entonces?

¿Por qué carrizo el canciller de Venezuela se queja tanto ahora de no ser invitado a la fiesta del imperio norteamericano con los demás miembros de la OEA?

¿Ah?

¿No es que él debería reflejar la postura antiimperialista del actual jefe de Estado venezolano?

Bueno …

Me reí tanto … que … en mi cabeza me estaba imaginando a todos esos ricachones y ricachonas hijos e hijas de papá y de mamá representantes políticos y aliados y socios dueños de los bodegones y casinos y familiares del actual jefe de Estado venezolano quienes habrían planificado ir, a expensas del Estado por supuesto, a Los Ángeles, precisamente en territorio del imperio norteamericano, además uno de los principales centros culturales de ese imperio, este mes de junio 2022 para participar en esa gran fiesta de los tremendos ricachones de las Américas, del imperio, la Cumbre de las Américas (de la OEA) … y me los imaginé todos allí, sentados en Miraflores con esas caras largas de indignación, como cuando los malcriados y engreídos ricachones se insultan por no haber sido invitados a una fiesta, sacando sus pañuelos, susurrando groserías, y diciendo cosas como:

"Ay, no … le prometí a mi hija y a mi sobrinita que finalmente iríamos a Disneyland para ver a Micky Mouse … ¿qué les voy a decir ahora? … Dios mío."

"Ay, no … yo pensaba finalmente poder tocar la pared de la mansión de Michael Jackson … y por supuesto quitarle un poco de la pintura de la pared exterior … y venderla en Mercado Libre … ¿qué voy a hacer ahora? … Dios mío."

"Ay, no … ya gasté todo mi dinero en nuevas maletas Gucci y ropa y zapatos y, tú sabe, perfumes y pantaletas y otras cositas eléctricas para el viaje … tú sabe … ¿cómo me van a hacer eso ahora? … Dios mío."

"Ay, no … pero ya me compré mis boletos en primera fila para el concierto de mi héroe Boy George el 12 de junio allí en Los Ángeles … ay no … ¿cómo me van a quitar esta única oportunidad? … ay no … no puede ser … me voy a morir … Dios mío."

"Ay, no … es que mis nietos y mi perrito querían tomarle fotos a todas las estrellas del Paseo de las Estrellas en Hollywood … ay, no … ¿y ahora qué vamos a hacer? … como pueden hacernos esa maldad … Dios mío."

Más o menos así era la comiquita en mi cabeza.

Sí señor.

Trabajan con, imitan, y defienden públicamente al actual jefe de Estado venezolano quien una y otra vez --- desde hace más de ocho años consecutivos --- se ha declarado antiimperialista, ¿y ahora se quejan de no ser invitados a su fiesta?

¿Ah?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1093 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor