La mesa está servida para el revocatorio

Estas elecciones regionales y locales del pasado 21-N, son relevantes por dos cosas que son novedosas; la una que en esta oportunidad la alta abstención, inclusive superando las cifras de las encuestas y los pronósticos más conservadores de participación, el 41%-42%, no fue solo en contra del gobierno del PSUV que por cierto tiene un alto índice de rechazo sino en contra de las oposiciones, tanto la de ultra-derecha que desde hace rato ha debido ser penalizada por su conducta de traición a la patria pero en la búsqueda de un pacto de cohabitación-entrega con el imperialismo yanqui, soterradamente y a espaldas del país, la burocracia, hace pactos lesivos a la nación, como es la de condonar a estos verdaderos criminales; y la oposición de derecha nacional, no alineada al imperialismo; en resumen, el rechazo fue a la dirección política del país, quienes juntos han conducido al país a la pobreza extrema al 94%-89%.

El otro hecho relevante y novedoso, es que por primera vez, en los últimos 6 años, la votación de los restantes partidos y grupos de electores, superan a las del PSUV, quien indiscutiblemente gano estas mega-elecciones del 21-N, es la minoría mayor del país, nadie se lo objeta, pero el rechazo o hastío abstencionista del 58%-57%, es contra de ellos y de las oposiciones también.

De este porcentaje de participación, en honor a la verdad, hay que sacar a la APR-PCV quienes hoy en día son víctimas de acciones rayanas al fascismo y la intolerancia más primitiva por parte de la cúpula del alto gobierno a quienes arbitrariamente les inhabilitan candidatos les abren procedimientos sobrevenidos y extemporáneos y las ONGs., de DDHH y la Misión Electoral Europea, no dice nada, obviamente que no pueden decir nada, si el agredido es una organización que está a la izquierda del PSUV; puesto que ellos representan al Imperio y precisamente en Venezuela, se trata de desmantelar una revolución socializante, en donde una cúpula está colaborando con ese desmantelamiento, soterradamente; precisamente una de las condiciones que le exige el imperio en esas conversaciones que son secretas y no quedan pruebas, pero que se evidencian a las claras en el ambiente, se huelen, es que limpien al país de izquierdas radicales y personas rebeldes que son firmes e inclaudicables.

Dentro de los diálogos de México o colaterales a ellos, que es en donde se cocinan los acuerdos, una de las condiciones, aparte de exigirles que neutralicen a las izquierdas y al pueblo rebelde; esta la de implantar un régimen neoliberal, cosa que ha cumplido Maduro y la cúpula que lo acompañan, Diosdado y el sector militar, al pie de la letra; por eso el pueblo que va a participar en el referéndum revocatorio del año 22 que ya están dadas las condiciones objetivas para ello, que lo componen los trabajadores activos y desempleados, las amas de casas, los campesinos, profesionales y técnicos y estudiantes; deben ir al referéndum, repito, con consignas propias, como salario mínimo en base a la canasta básica con revisión mensual, control de precios, renta básica para desempleados, amas de casa y personas discapacitadas y por supuesto las pensiones al salario mínimo.

El Pueblo, aparte de reivindicaciones socio-económicas debe exigir aumento de la producción tanto agrícola como industrial, por intermedio de una plan de producción y obras de infraestructura impulsado por el estado y que esta se haga con empresas colectivas o comunitarias, así como han creado empresas mercantiles inexistentes en el derecho sin haber reformado el código de comercio para los emprendedores con el claro fin de evadir la legislación laboral y precarizar el trabajo, asimismo a grupos de trabajadores-as se les debe dotar de tierra y utensilios e insumos para sembrar así como maquinarias y equipos para desarrollar la industria constituyéndose en empresas colectivas o comunitarias de hecho, ( la autogestión) , y reconocérsele personalidad jurídica. No necesitamos ni de inversión extranjera ni de "dólares frescos" para desarrollar al país con las manos de los venezolanos y los que se pueden adquirir, así como se derrocha en otras cosas que se invierta para el desarrollo endógeno.

Indiscutiblemente, que una de las conclusiones del resultado de las elecciones de ayer domingo 21; es que la mesa está servida, objetivamente, para el referéndum revocatorio de Maduro para el próximo año 2022, en donde, el gran ganador fue la abstención al 58%-57%, a los cuales hay que restarle el 20% de abstencionistas crónicos, quedando un 38%-37%, más el 20%, en estas elecciones del 41% de participantes que no votaron por el PSUV (Aquí el que no vota por el PSUV, está en contra del PSUV), daría un porcentaje del 57%-58%, por el "SI", a favor de la revocatoria del Presidente, suficiente para su revocación y llamado a nuevas elecciones para elegir un nuevo presidente en donde el pueblo con voz propia hará valer un programa de centro-izquierda de bienestar social, en donde además se incluya gratuidad de la educación y la salud y subsidio a los servicios públicos y el transporte; es decir volver a la Constitución Bolivariana, volver al árbol de tres raíces, que es la norma que informa a la constitución del 99.

La Revolución Bolivariana es una Revolución de izquierda o No es Nada. Jamás será neoliberal o de centro derecha que es su negación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 995 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: