Betancourt: lejos de la Patria, en USA, encontró asidero, y toda entera la aplicó

—El grupo gobernantes de Estados Unidos pone los intereses de los círculos industrial-militares por encima de los intereses de toda la Humanidad, de su propio pueblo. Y, además, tiene su importancia el hecho de cómo se hace esto: demostrativamente, con arrogancia, con desprecio a la opinión de la comunidad mundial. ¡Sin sentido de la realidad, sin sentido de la responsabilidad! Precisamente eso explica qué tiene en mente la Administración norteamericana. Y ella piensa igual que el complejo militar-industrial norteamericano. Está subordinado a éste, y el Presidente no está libre para tomar cualquier decisión.

Era Betancourt algo fascistol, más, ¿cuál es aquel que sale a recorrer tierras extrañas, a perfeccionarse en algún arte o ciencia, que el volver a esta rinconada donde sólo quedaron los que no pudieron hacer otra tanto a los que como los crustáceos viven pegados a las peñas, cuál, digo, es aquel que no trae sus migajas de vanidad en el repleto saco de sus sueños?

Nacido en los primeros días de la República, fue de aquella generación robusta. Desgraciada generación que soñó hacer de la patria una Democracia de estilo de USA en los tiempos y que fue consumida por el imperialismo sin dejar más que vástagos enfermizos y hogares que se derrumban, porque el frondoso árbol de la tradición que los amparaba se va cayendo a pedazos, al ceder el beneficio de la luz y la gloria del espacio al resalvo, bajo el cual se han de guarecer las generaciones futuras.

Tener siempre ante los ojos el espantajo de la miseria, como justa inevitable consecuencia de todo esfuerzo mal dirigido. Porque, de una parte, el agiotismo, el comercio con sus inconsiderados recargos, la carestía del dinero, la falta de respeto a la propiedad, la deficiente aplicación y distribucción de los impuestos, la carencia absoluta de economía, la inseguridad de la vida y los gravámenes y demás tretas que en el silencio de las jefaturas astutamente se mantienen en acecho con múltiples pretextos y de otra parte, la mala sombra, imperialismo con sus servidumbres, amenazas, atropellos, apenas si dan tiempo y medios al agobiado el pueblo para cumplir sus estranguladores compromisos y ahogos.

En conocimiento de estas y otras tristes realidades, de esperanzas y de ensueños de lo que siempre han vivido los venezolanos, convencido de que, ante todo vano ensueños industrial, estamos llamados a hartar por luengos siglos, con nuestro pan y nuestras carne, las hambres viejas de remotos pueblos, se empeñó en hacer de su hijos como los que acababa de admirar por aquellas tierras. Y lo empaquetó a los Estados Unidos del Norte en busca de la ciencia de aquellos hombres que iban derramando la abundancia, en eriales y desiertos en donde solo se oía, en el agreste silencio, el grito desapacible de las fieras.

Ningún venezolano de esta época ha poseído la habilidad de Betancourt para halagar a los militares y para neutralizarlos. Esa es su genuina demostración de capacidad. Y así podría continuar las citas de políticos no comprometidos con su caudillaje, de seguidores y de adversarios, de escritores, de siempre periodistas, de gente muy diversa y variada estirpe intelectual, social y moral. Desde el modesto y sincero admirador hasta el trapecista que busca ser perdonado por el caudillo en los momentos en que éste ejerce su actual poderío político a la sombra de su casa, que lleva el nombre del río de su pueblo, Pacairigua. Se han recogido aquellos artículos que configuran la imagen histórica de Betancourt desde un punto de vista que podríamos llamar positivo. En la revista Política, fundada y dirigida por Luis Beltrán Prieto Figueroa, se publicó un conjunto de esos escritos, firmados por venezolanos y extranjeros, coincidentes en la apreciación afirmativa. En la presentación el director Prieto Figueroa: "Rómulo Betancourt acciona desde hace más de treinta años en el acontecer de su país y de Nuestramerica. Ha cumplido tareas que ejercen influencia determinante en el presente y que se proyectarán en el futuro previsible. Y sigue ya con el diseño de la actividad pública.

—El escritor Ángel Mancera Galletti se refiere a las vinculaciones ideológicas de la juventud del político: "Porque Rómulo Betancourt fue un comunista de base, con amplias vinculaciones en todo el hemisferio y con rango de dirigente calificado, que tenía a su cargo la divulgación de su dialéctica así como el adoctrinamiento en Venezuela y países bolivarianos."

¡La Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 446 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: