Crítica Ácida

La joya y febrero

Al mes de febrero Hugo Chávez en intervención pública lo describió como el mes de la dignidad, joya del pensamiento político por los acontecimientos en Venezuela. No voy a opinar sobre ellos, sugiero con respeto al libre albedrío de cada quien, que el lector haga memoria sobre febrero y nuestra historia política, o indague mediante internet y quedará sorprendido o sorprendida.

El 4 de Febrero del 2021 encontré en el santoral una oración a San Remberto, patronímico correspondiente a la fecha, que recomiendo a oficialistas y opositores en la situación que vive la patria. "Señor y dueño de mi vida, el espíritu de ocio, indiscreción, ambición y locuacidad, no me lo des. Más el espíritu de humildad, paciencia y amor, concédelo a tus siervos. Percibir mis ofensas y no juzgar a mis hermanos, bendito eres por los siglos de los siglos. Amén". Lo hago con respeto obvio a la libertad de cultos.

Quizá leer esas líneas lleve a oficialistas y opositores en funciones de influencia, algo de humildad y menos encendidas polémicas en su gran mayoría nada edificantes, que desdicen de la joya que es la dignidad. Tal actitud se lleva en la mente, no en los cabellos, que inevitablemente y por muy aficionados a pasar tiempo sin atenderlos, es necesario hacerlo, el cabello es la presentación superior del aspecto físico. Los dirigentes políticos que van a la TV sorprenden o desagradan, por su corte o peinado.

Vanidades fuera, intenciones sí, y que la joya es decir, la dignidad, los haga comprender que es deber ciudadano universal, la defensa del terruño natal, indispensable condición de soberanía. En nuestro país el voto es secreto, individual, reconocido internacionalmente superando campañas electorales, auditadas como en ninguna otra nación del orbe civilizado, firmadas las auditorías por representantes del gobierno y de la oposición.

No es un llamado de atención ni inmiscuirme en su manera de pensar o sentir, algo que parece estamos recuperando de forma sensata, evitando violencia vivida infortunadamente en algunos momentos contemporáneos al juzgar los inicios del siglo XXI en el país. Créanme por favor, es cuestión de conciencia esto de "la joya y la dignidad ciudadana", no importa quién lo haya dicho, porque la pandemia del coronavirus nos ha igualado, fallecen seres humanos sin consideraciones de ninguna especie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 474 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: