¿Estado, Nación, País, Patria?

"La puerta se abre siempre y cuando sepas llamar a la puerta, Yo no sé cuándo se abrirá, pero tú debes saber esperar a que se abra."

MEVIANA JALAL AL DIM RUMI

"Camarita, camarita… ¿Recuerda aquello que decía Fidel de que ser revolucionario es no arrastrarse a una conciencia comprada ni mucho menos tener la moral en el bolsillo? ¡Que feliz sería eso si todos lo cumplieran! La tarea del momento es salvar a nuestra PATRIA, a la que debemos sacrificar nuestras almas, y despertar a la humanidad. Esto se ha convertido en una pesada carga sobre los hombros de nuestros patriotas. Tenemos que despertar a muchas naciones del mundo del sueño en el que han caído y lograr que ellos hagan lo mismo. A veces parecemos alejados de nuestra libertad y pero nunca lo estaremos. Este es un frente y nosotros, o salimos victoriosos o morimos en el intento. Tenemos que lograr, camarita, que saquen la derrota de sus almas; que vuelvan a sus sentidos; que demuestren al mundo que son soldados que se adaptan a la lucha patriótica. Así, el futuro será definitivamente nuestro. ¿Acabamos de despertar de un sueño? ¿Nos quedamos dormidos de alguna manera y no sabemos lo que nuestro enemigo le ha hecho a nuestras naciones? Cuando hemos visto como trataban a los pueblos, que no se doblegan, despertamos. Pero eso no es suficiente. Las naciones se deben gobernar justa y sabiamente siempre. Estamos siendo amenazadas por quienes quieren acabar con nuestros Estados y convertirnos en sus esclavos. Por eso debemos despertar a la gente, a los pueblos. Ya encendimos el fuego. Ahora necesitamos la brisa. Las naciones responsables están en deuda con su pasado, por eso repiten su historia. Salvar la patria es la carga sobre nuestros hombros. Es por eso que no podemos rendirnos, no podemos darnos el lujo de perder. ¡Y ni siquiera podemos negarlo! Las fundaciones de un Estado las constituyen las familias. Una Nación surge y se levanta con gente ligada unos a otros con amor y respeto, que crece con la conciencia de responsabilidad y de la moral en sus corazones, que aprenden a compartir y a ayudarse mutuamente. Es por eso que la familia es sagrada y considerada «la célula de la sociedad». Este País no es sólo la suma de los 23 estados, un Distrito Capital y las dependencias federales. No, este País es una idea, una muy justa idea, una luz que guía que ojalá jamás se pueda llegar a extinguir. Aquí brilla nuestro personal de atención médica arriesgando sus vidas para enfrentar la pandemia que azota al mundo, los hombres y mujeres que cumplieron con su deber cívico de salir a votar en las elecciones parlamentarias aún en tiempos de pandemia, los hombres y mujeres que resisten valiente y dignamente día a día las penurias de la difícil e inducida situación por la que estamos atravesando, producto de una severa opresión externa con aliados cipayos internos. Ahora entiendo por qué hay momentos en que nuestro país parece estar dividido, pero he podido ver lo que a muchos nos mantendrá unidos por siempre: el amor a la Patria, a la esperanza, a la vida, a la libertad. Soy padre, soy amigo, soy trabajador, soy empleado, soy emprendedor, soy revolucionario, soy hijo de esta hermosa Nación y nunca me he sentido más orgulloso, más optimista. Como Pablo nos advierte: "No permitamos que el mal nos venza, venzamos al mal con el bien". Así que digámosle al resto del mundo que acogemos su amistad y que tendremos una mano abierta a cualquiera que aspire a una vida mejor y más libre, pero con respeto mutuo. A los que se oponen a nosotros déjenme decirles que se preparen porque sus días están contados, ya que nuestro tiempo sigue vivo y vigente."

Primero que nada creo muy pertinente que tengamos claro de que estamos hablando porque normalmente muchos confunden estos términos.

Estado: Comunidad social con una organización política común y un territorio y órganos de gobierno propios, soberana e independiente políticamente de otras comunidades (Definición de Oxford Languages). El Estado es una "forma de organización política" que cuenta con poder administrativo y soberano sobre una determinada zona geográfica, que se constituye en un determinado territorio y tiene el poder de ordenar y administrar la vida en sociedad y administrar los asuntos públicos.

Nación: Conjunto de personas de un mismo origen étnico que comparten vínculos históricos, culturales, religiosos, etc., y tienen conciencia de pertenecer a un mismo pueblo o comunidad; generalmente hablan el mismo idioma y comparten un territorio. (Definición de Oxford Languages).

País: es el área geográfica delimitada y una entidad políticamente independiente, con su propio gobierno.

Patria: es la tierra natal o adoptiva que está ligada a una persona por vínculos afectivos, jurídicos y/o históricos. La patria puede ser, por lo tanto, el lugar de nacimiento, el pueblo de los ancestros o el país donde un sujeto se radicó a partir de un cierto momento de su vida.

Basado en esos conceptos, ¿Como puede la historia moderna ser otra que no sea el chavismo y el Polo Patriótico ganando procesos electorales, uno tras otro, si hemos jurado nuestro amor y lealtad a nuestro Estado y a nuestra Patria? Existe un fuego que incendia ciudades y reduce a cenizas la población, y existe un fuego que cocina alimentos y brinda calor a la gente. Nuestro fuego debe ser siempre luz que ilumine nuestro camino. He pensado en Nico, en el Estado y en la Patria. Nico y el Estado son como el ave Fénix, que renacen de sus cenizas. Nico se está quemando para que el Estado pueda permanecer después de él; está en el medio del juego y atrae enemigos a su alrededor. Esos enemigos apuestan siempre a su muerte. Y sí… algún día él morirá como lo hacemos todos los seres vivientes. Pero su muerte no será como sus enemigos esperan. ¡Que éstos se cansen esperándola! Quizá el Estado morirá quemado, arrasado… pero será tal el fuego que generará un nacimiento inmediatamente después. No importa lo que suceda, ese nacimiento ocurrirá porque él se está quemando ahora.

Gran parte de la humanidad es mal agradecida. Es verdad que las religiones le han ofrecido la confianza en el cielo, pero ellos se resisten a creerles. Los funcionarios de un Estado no debieran ser insensibles porque los ciudadanos tienen familias, trabajo, necesidades que cubrir, tienen caras, son seres humanos, personas con esperanzas y sueños. En nuestro caso, todos son compatriotas y sólo en virtud de ese vínculo son dignos de nuestros sacrificios, nuestro compromiso y nuestro servicio. Así que a muchos debo agradecerles por su increíble trabajo y a otros reprocharles su indiferencia y su ineficacia sobre todo en su trato con el pueblo. A veces hacemos lo que podemos y no es suficiente. Otras no hacemos nada y eso es peor. Quienes dependen de las comodidades, y les confían sus mentes, deben mirar al demonio. No es importante todo lo que tengan sino cómo lo usan. Hay una gran diferencia entre lo que somos y lo que podemos ser, entre lo que tenemos y cómo lo usamos. Eso es importantísimo.

Las epopeyas hacen la nación. Esas epopeyas están escritas con sangre. Crecimos escuchando esas epopeyas de nuestros ancestros. Ahora la historia nos presenta la oportunidad de escribir nuestra propia epopeya. Ellos en su posición y nosotros en la nuestra. Si no derramamos sangre y entregamos nuestras almas, esta epopeya quedará trunca. Camaradas, tenemos que escoger entre irnos a las montañas y al campo, y sembrar nuestros linajes allí, o romper las barreras y abrir el camino hacia la libertad. La desesperación está prohibida para los revolucionarios chavistas aun si sus enemigos de todo el mundo se unen en contra ellos. Nuestra única preocupación debe ser nuestra Nación. Cuando observamos nuestras riquezas naturales, entendemos los dones de Dios. Debemos enterrar nuestras preocupaciones en nuestra mente y en nuestros corazones. Aun no estamos muertos. Preparemos las armas y aferrémonos a la fe. Quememos los miedos. Así la victoria será nuestra. Hoy aún estamos vivos. La victoria viene de Dios cuyo tiempo es perfecto. Tarde o temprano llegará.

Les tengo una pregunta: ¿Qué causaría la destrucción del chavismo? La destrucción del chavismo la causarían la separación, el desacuerdo, la desunión y la pereza. Es por eso que nuestro propósito es reunir todas las fuerzas revolucionarias pro chavistas bajo una sola bandera, la bandera del Gran Polo Patriótico, una bandera que cobije todos los pensamientos en esa dirección. Reunir a todos los pequeños partidos y grupos de pensamiento y análisis, crear una gran organización. Esta organización no sería sólo del PSUV, el grupo mayor, sino de todo el pensamiento chavista. Con ello podríamos acabar con el caudillismo, el personalismo y todo lo que genere desunión y ruptura. Así tendríamos Nación, Estado y Patria y caminaríamos juntos el sendero hacia la suma felicidad y prosperidad. Aquellos oportunistas que se acercan buscando beneficios politiqueros, creyendo que su fruto está maduro, que regresen a su ciclo histórico porque la historia los condenará. Los que estuvieron 20 años a nuestro lado y perdieron su ruta y su humildad, que sigan su camino porque su ausencia no creará obstáculos.

La tierra y su era cambiarán; la tierra se estremece cada cien años, se ve perdida. Pero un nuevo sistema llega y toma su lugar. Te preguntarás: "¿Qué hay de malo en ello?" Si se ama algo o alguien, uno no se beneficia siendo sombra de nadie. Esa es la manera como se debe amar al Estado y a la Patria. Que no te engañen con la promesa del "mar de la felicidad gringo"; no existe tal mar, pero si existiera jamás te enseñarían "cómo nadar en ese mar". Así te ganarían el juego. Tratarán de hacerte envidiar las "libertades" de los países europeos. Se dejará a la gente sola con una sensación de ahogo haciendo creer que le están quitando su libertad. Te dirán que todo lo que tenemos se ha podrido, que los amigos se marcharon y que la justicia y el conocimiento abandonaron nuestro País; están obsesionados con su plaga. Nadie puede encontrarte a ti mismo salvo tú mismo, y, como ya conoces a tus verdugos, muéstrales sus cloacas y has que entiendan que perteneces a una Nación Estado y amas a tu Patria, y que no tendrán tu afecto.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1103 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: