¿Y luego de las elecciones qué?

Esto podría ser parte del discurso fatuo de cualquiera de los competidores electorales: "afianzar la esperanza del pueblo por un mejor porvenir"; "recuperar la confianza"; "Sobre bases de respeto, verdad, credibilidad"; "No se pueden seguir cometiendo los errores del pasado"; "El pueblo reclama por respuestas clara y precisas". ¿No sería más efectivo repartir dólares el día de las elecciones? Así lo hubiera hecho Wolfgang Larrazábal… ¡así lo hace un tipo como Guaidó!, y seguro sería más efectivo para conseguir los votos.

Estos son los meses de la cosecha electoral, en un ciclo de cultivos sin siembra. Algunos pretenden en tres meses sembrar simpatías con cantos de sirenas, con la flauta de Hamelín, y lo hacen sin pensar en el desgaste de sus discursos ¿Quién no sabe que no se pueden seguir cometiendo los errores del pasado?, todos lo sabemos, pero no hay que dejar de decirlo, porque es una verdad incuestionable, aunque sea tan inservible, como saber que mañana vuelve a salir el Sol.

En estos tres meses no va a pasar nada, más allá de las letanías de las ofertas electorales. Si todavía hay quien piense en una rectificación de Maduro y el madurismo, en que un rayo divino que les abra la consciencia, ¡no va a pasar nada! ¡Si no hacemos nada no pasa nada!

Y si antes de las elecciones todo es un letargo, ¿por qué tiene que pasar algo después? El comportamiento de la pacotilla política ha sido el mismo desde mucho antes de la muerte de Chávez; las listas, las intrigas, las zancadillas, la bravuconería de fanáticos de galerías; el gobierno ingeniando mil y una trampa para que queden sus candidatos, eliminando competidores de los dos lados, eliminando tarjetas, grupos, encarcelándolos, descalificándolos. La oposición dividida entre la amenaza de invasión y la oportunidad electoral; el "te lanzas y luego pactas". Y un resto que anda en lo mismo, viendo cómo salir en el marcador, diciendo que "no se pueden seguir cometiendo los errores del pasado"

Si las mentiras de Maduro, luego la soberbia de insistir con ellas y el ritornelo de los discursos no han conmovido hasta ahora a la gente decente e inteligente de este país, como para producir una reacción de cambio; si nadie se ha dado cuenta del desgaste del gobierno ¿por qué si van a reaccionar después de las elecciones? ¿Qué hace la diferencia? No lo van hacer, "Bienaventurados los adormilados porque ellos se quedarán dormidos"

Todo lo que debe pasar después de las elecciones debería suceder ahora. Las elecciones más bien son una forma de afianzar la modorra política que se contrabandeó en tiempos de Chávez, que viene esperando su oportunidad escondida, disimulada, desde la democracia clientelar burguesa y ahora las saca Maduro como un as, salido de la manga, como algo nuevo, mientras los otros de siempre se muestran como la invencible solución democrática burguesa, para toda clase de crisis de poder, para la unidad del país, la paz, la reconciliación y toda esa paja, esa basura discursiva de nuestros políticos profesionales mercenarios.

Es ahora cuando deben reaccionar los componentes de poder frente al desgaste de un embustero contumaz, un reincidente, capaz de cualquier cosa por sostenerse en el mando. La etapa de la mentira pasó a otro nivel, al cinismo, el del descaro. El cuento del atentado en la refinería, o el del arranque de la economía con la importación de ganado a Irak, el desastre de la gasolina ¿Qué esperan para frenar el daño, el desastre total? ¿A que desaparezca el país? ¡Qué pasa con los diputados, militares, ex ministros, ex fiscales inteligentes de este país! ¿Por qué no reaccionan?... ¿Acaso después será diferente? ¿Acaso ustedes creen que con otra Asamblea Nacional va a retornar el dinero robado, van a venir más inversionistas, van a subir los sueldos y frenar la inflación, o van llegar los créditos porque el madurismo controle la Asamblea o porque los otros infelices la controlen? ¡CÓMO VA A CAMBIAR EL PAÍS CON OTRA ASAMBLEA!... Que alguien lo explique y nos convenza.

Estados Unidos siempre será una amenaza para Venezuela. Estados Unidos siempre será una amenaza para cualquier forma de autonomía e independencia, económica o política, que adoptemos, ¡SIEMPRE! Por unas elecciones esto no va a cambiar, estarán intentando torcernos el brazo hasta que alguien les entregue todo. LA PRESENCIA DE ESTADOS UNIDOS NO PUEDE SEGUIR SIENDO UNA EXCUSA PARA NO LUCHAR POR UNA VENEZUELA LIBRE Y SOBERANA DEL CAPITALISMO. El problema con el madurismo es que cada día que pasa se envilece más, es más ladino y complaciente, cede a las presiones de los capitalistas y traficantes de favores. El problema con el madurismo es que no piensa en resolver los problemas de la sociedad sino en sostenerse en el poder facilitando las cosas a los intereses privados, propietarios privados, cederles el control de tierras y empresas del Estado, hacer del país un solo negocio para que los dejen aferrados al poder y sus privilegios.

Debe haber alguien con opción de poder que sienta vergüenza por todo lo que pasa y que reacciones a esto. El gran error del pasado es dejar que nos dominen unas elecciones inútiles, como borregos en un redil. La grandeza de Chávez estuvo en que no se hizo esa pregunta tonta, sino que actuó, insurgió ante el pasado con decisión. Si Chávez lo hizo una vez, lo puede hacer de nuevo, somos herederos de libertadores.

¡Independencia y Patria Socialista! ¡Volvamos a Chávez!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 666 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: