El tiempo: el recurso más escaso del gobernante

A mi madre a 12 años de su partida

"Dame tu cruz, cien cruces que yo las lleve, pero dame vida porque todavía me quedan cosas por hacer por este pueblo y por esta patria. No me lleves todavía. Dame tu cruz, dame tus espinas, dame tu sangre, que yo estoy dispuesto a llevarlas, pero con vida"

Hugo Chávez Frías, 2012 en Barinas, un jueves santo.

Por cierto: "El tiempo perdido hasta los santos lo lloran"

Para hablar de este tema, no sólo quiero compartir conceptos o ideas, bien desarrolladas, que existen. Sino que deseo compartir vivencias, experiencias y anécdotas que nos permiten conocer realidades y verdades que muchas veces son inescrutables.

BADUEL PELÓ ESE BOCHE Y CHÁVEZ COMENZÓ MAL

"Al Presidente electo (Chávez) le esperan tiempos difíciles… El tiempo no puede incrementarse, sólo administrarse. Todos, incluyendo al Presidente, tenemos sólo veinticuatro horas al día. Lo que haga o deje de hacer en esas veinticuatro horas marcará, en los próximos años, su destino y, en alguna medida, el nuestro¿Quién elabora la agenda del Presidente? ¿Cómo se compadece su agenda con el programa de gobierno? ¿Qué orden de prioridad se establece y con qué criterios? "

Hugo Moyer, "Agenda Presidencial (I)", publicado en Diario "La Verdad", el 18 de diciembre de 1998.

En diciembre de 1998, escribí y publiqué dos artículos referidos a la "Agenda Presidencial", preocupado como estaba y sigo estando por el mal manejo que hacen los gobernantes de su muy limitado y escaso tiempo para hacer lo que pretenden hacer. Mostré los artículos sobre la "Agenda Presidencial", a Ronald Blanco La Cruz y a Edgard Hernández Behrens – en casa de quien me estaba quedando en esos momentos – cuando fui llamado para formar parte de una "Comisión Presidencial Central", probablemente, creada o inventada, para entretenernos mientras otr@s se repartían el poder real y no ficticio. Y yo de bobo, ingenuo o confiado, preferí en ese momento colaborar con el Presidente electo (Chávez) y ayudar a Ronald en la elaboración del proyecto de la OFICINA DE ATENCIÓN AL CIUDADANO – que aunque nunca se nos reconozca, fuimos sus creadores – y me negué a participar como miembro principal de la Comisión de Enlace Presidencial, para el proceso de transición que asumiría el Ministerio de Educación que, en principio, coordinaba Raúl Esté y luego, por cosas de la vida en la que participan las "miserias humanas", terminó coordinando Héctor Navarro. Me autoexcluí, de la Comisión de Enlace Presidencial de la cual formábamos parte: Marian Hanson, Ramón Moreno y el suscrito. De modo que, como mínimo, perdí la oportunidad, en diciembre de 1998, de ser Director de Planificación o Vicemistro del ME o quién sabe si me hubieran nombrado Ministro, porque nadie sabía que Chávez y yo, en secreto, nos comunicábamos pues ya nos conocíamos y él siempre guardó un gran respeto y aprecio por mí, al punto de pedirme que fuera el tutor de su Tesis de Grado en la USB. Lo cual nunca pudimos concretar. Preferí ponerme a ayudar a Ronald, acompañarlo de un lugar a otro (así conocí a Reyes Reyes, Diosdado, Wilmar Castro, William Fariñas, Elichiguerra, Jackeline Farías, Pedro Penso, entre otros), fui trabajar en Fuerte Tiuna para la creación del Plan Bolívar 2000, luego a la creación del Ministerio de Infraestructura y, finalmente, incómodo con lo que veía y escuchaba, me fui a Mérida a asesorar al Rector de la ULA y a PLANDES, a la Facultad de Ing. Forestal de la ULA y a escribir y publicar mi libro: "Universidad, Gobierno y Felicidad" que dediqué al maestro Carlos Matus Romo y en el que salió publicado, por vez primera, el Proyecto de la Escuela Latinoamericana de Gobierno (ESCOLAG)

RECONOZCO QUE ME EQUIVOQUE CON HUGO CHÁVEZ FRÍAS

Por eso se me salen las lágrimas y se me arruga el corazón, cuando ahora le escucho decir cosas a Chávez que me hacen pensar que me equivoqué con Chávez porque nunca, como ahora, he aprendido a conocer su calidad humana, su más pura esencia y a tener consciencia de su trascendencia en el mundo. Si lo hubiera sabido antes, si le hubiera tomado su palabra, jamás me hubiera movido de su lado. Y, tal vez, le hubiera ayudado a llevar su agenda y le hubiera dado a leer los libros de Carlos Matus y le hubiera explicado tantas cosas que con el tiempo he validado, ampliado y aprendido porque he podido conciliar la teoría con la práctica. Aunque, de seguro, hubiéramos tenido que lidiar con su fuerte carácter y el mío ¿Quién sabe qué hubiera sucedido? En todo caso, ahora, entiendo a Maduro y sobre todo a Diosdado Cabello. Ellos han sido los verdaderos y genuinos defensores del legado de Chávez. Y no esos que gritaban: ¡Chávez o Nada! Y hoy lo traicionan ¡Traidores!

BUENO, VOLVIENDO CON LA QUE VENÍA COMENTANDO

En la última semana de diciembre de 1998, después de habernos reunidos con Chávez el 20/12/98 y haber asistido al sepelio de mi Maestro Carlos Matus, en Caracas, el 22/12/1998, posiblemente el 27 ó 28 de diciembre, Ronald Blanco La Cruz, con quien andaba de un lado a otro, en un acto de audacia, cerca de la Viñeta, donde se alojaba Chávez – al lado del Círculo Militar – sorpresivamente para mí, detuvo por un instante al entonces Coronel Raúl Isaías Baduel para decirle: "Coronel, le presento a Hugo Moyer, es profesor jubilado de LUZ, es especialista en Ciencias y Técnicas de Gobierno y es una persona muy capacitada en el manejo de las agendas presidenciales (supongo que Ronald estaba influido por la lectura de los dos artículos y su deseo de ubicarme cerca de Chávez). Aquí están dos artículos que acaba de publicar. Léalos y reúnase con Moyer. Aproveche que usted ahora es el secretario privado de Chávez y usted debe llevarle su Agenda. Escuche al profesor Moyer, él puede ayudarlo a cumplir bien su responsabilidad"

Ya conté, antes, lo que pasó con Baduel, a quien más tarde califiqué de "embarcador". Debo reconocer que, a pesar de su embarque, por su actitud el 13/04/2002, él se reivindicó conmigo. Aunque luego, la dura realidad, me hizo ratificar que es un embarcador. Me embarcó, nos embarcó y se embarcó a sí mismo. Y, tal vez, a su familia. Me apena, porque parece un buen hombre. Confieso que si pudiera yo lo dejaría libre, aunque fue desleal y nos traicionó. Salvo que exista una verdad que desconozca y haya mucho más de lo que se dice de él. Considero que su principal error es que no ayudó al Presidente a administrar su escaso tiempo desde el comienzo y ya después hasta Chávez pidió tiempo para poder culminar lo que tenía como misión. Y no pudo: No le dio tiempo ¿Malgastaría Chávez su tiempo personal y como gobernante? No me refiero a los logros que reconocemos sino a los que pudimos haber logrado y no pudimos por "falta de tiempo".

Ver: https://www.aporrea.org/oposicion/a43998.html

VOLVER SOBRE BADUEL ES RECORDAR CÓMO COMENZÓ TODO Y POR QUÉ EL TIEMPO CONSPIRA EN CONTRA

Volví sobre Baduel sólo para recordar que si algo comienza mal tiene alta probabilidad de terminar mal. Tengo la sospecha que Chávez le manejó la agenda a sus secretarios privados y no al revés. No tengo suficiente información del Presidente Nicolás Maduro, para juzgar una u otra cosa. Hace poco un Alcalde me confesó que su agenda la maneja sólo él y es él quien define la agenda de su asistente y su coordinadora de despacho. Eso es un grave error. Una cosa es que el líder es el dueño de su tiempo y el que decide finalmente y otra cosa es contar con un equipo que lo ayude a diseñar, repensar, administrar, tratar de hacer cumplir, hacer seguimiento, monitorear, evaluar y reajustar la Agenda del Líder. Si él lo hace todo, entonces el refranero popular nos ayuda: "El que mucho abarca poco aprieta" o "el que todo lo quiere hacer hace muy poco".

SIN FOCO ADECUADO DE ATENCIÓN IREMOS DE MAL A PEOR

Lo que sí puedo asegurar es que el diseño, el manejo y la constante evaluación, monitoreo y seguimiento así como los respectivos ajustes de la AGENDA PRESIDENCIAL, son claves para tener éxito, ser eficiente y obtener RESULTADOS FAVORABLES. La focalización de la AGENDA PRESIDENCIAL o de un GOBERNADOR o un ALCALDE, marca, en cierto sentido la dirección, la velocidad y la profundidad de los cambios que aspiramos tener. Por supuesto, sino son "gobernados por las circunstancias", por el día a día y por las URGENCIAS. El tiempo vuelvo a repetirlo, una y mil veces: ES EL RECURSO MÁS ESCASO DE UN GOBERNANTE o, pudiéramos decir, de un BUEN GOBERNANTE.

LO VUELVO A RATIFICAR Y AHORA CON MÁS RAZÓN

Así lo dijimos en aquel artículo, que acabo de releer, cuando expresamos, luego de la llamada de Baduel para disculparse por el embarque del que fui objeto, por no saber llevar ni siquiera su propia agenda personal:

"Aló, profesor Moyer, le habla el coronel Baduel, discúlpeme usted que no haya podido atenderlo a la hora convenida yo no decido mi agenda, mi agenda la define es el comandante Chávez…" Inmediatamente vino a mi mente la siguiente duda e interrogante, que preferí no compartir con el coronel Baduel, para no interrumpirlo. Me dije, a mí mismo: Si Baduel es el responsable de la agenda del futuro presidente ¿cómo es que Chávez le lleva la agenda a él y no al revés? ¿Y entonces qué papel va a jugar el secretario privado como orientador, regulador, co-administrador, asesor…de la agenda presidencial? ¿Quién le va a llevar la agenda a quién? ¿Quién llevará la coherencia entre los compromisos adquiridos, el programa de gobierno, el plan de desarrollo, las necesidades humanas del Presidente y la escasez del principal recurso de un presidente? ¡el tiempo! ¡Sólo 24 horas!

Ver: https://www.aporrea.org/oposicion/a43998.html

LAS TRES AGENDAS DE UN GOBERNANTE

En el segundo artículo, publicado el 25/12/1998, "Agenda Presidencial (II)", hablamos de tres Agendas que debe conciliar un buen gobernante: la Agenda Reactiva, la Agenda de administración o Agenda Presidencial de rutina y, por último: la Agenda de TRANSFORMACIÓN. Allí dijimos entre otras cosas y el tiempo nos ha dado, Y NO POR SUERTE, la razón:

"hablar de la agenda presidencial es un tema ineludible. La agenda diaria de un presidente es uno de los instrumentos más importantes que debe ser considerado si se quiere garantizar el éxito real de la gestión del gobierno Presidencial. Así como existen gobiernos reactivos, que responden casi de manera "epiléptica" a los estímulos del entorno que presionan al Presidente; existe, asociado a este, lo que podríamos llamar la agenda reactiva del gobernante. Es una agenda en la que prevalecen actividades imprevistas, respuestas no pensadas ni procesadas con rigor, acciones de inevitable cumplimiento, a pesar de los deseos e intereses del gobernante y de su equipo de gobierno. Muchas de ellas serán decisiones trágicas, que no dejan otra alternativa. Puede ser una llamada imprevista de un Jefe de Estado, para plantear una situación de soberanía o terrorismo; quizás un familiar o amigo muy cercano que requiera con urgencia la atención del Presidente; puede ser un informe de última hora de los servicios de inteligencia; el toque de puerta de un ministro que requiere una audiencia para informarle con "urgencia" de un asunto "importante"; un programa de televisión donde se tergiversa el mensaje del señor Presidente, y su secretario privado le sugiere dedicarle "un instante", o bien, la invitación inesperada para dar un mensaje a la nación por circunstancias no programadas; puede ser un grupo de presión que molesta los oídos presidenciales y exigen tiempo en su apretada agenda. En una cultura presidencialista: Todos quieren hablar con el Presidente.

En fin, es un conjunto de hechos políticos, económicos, militares, sociales, familiares o personales que requieren, inexorablemente, el foco de atención en la agenda del Presidente, a pesar de que éste quisiera eludir tal exigencia. Algunos de ellos no serán temas vitales, importantes y trascendentes, pero requieren el cuidado del Señor Presidente, pues no puede delegarlos. Son asuntos sobre los que el Presidente, muchas veces, no tiene consciencia ni control, salvo, claro está, que cuente con un equipo de asesoría tecno-política de alto nivel, que filtre y sirva de sistema de alerta a favor de la agenda presidencial. Para ello, se requiere un verdadero equipo de trabajo, consustanciado con el proyecto de gobierno, que tengan visión de totalidad, una elevada calificación y formación profesional en distintos ámbitos de competencia, un buen tino en el juicio político y una bien desarrollada capacidad intuitiva, que permita asesorar acertadamente y en forma oportuna, al señor Presidente. Para formar parte de este equipo asesor, que le ayude a elaborar y monitorear su agenda, se necesitan condiciones físicas, mentales, emocionales, espirituales e intelectuales excepcionales. Se necesita alta formación política, estado anímico saludable, mucha confianza, lealtad y buena comunicación con el Presidente. No es fácil conseguir quienes reúnan estas características, pero no hay otro camino si se quiere profesionalizar y elevar la capacidad de gobierno del Presidente y su equipo de gobierno. Es una necesidad de Estado.

Es un imperativo, si se desea que la agenda presidencial esté en la dirección del programa de gobierno y contribuya de verdad, a servir de catalizador de procesos de animación, coordinación, organización y motivación de esa gran empresa, de esa compleja y dinámica organización que es un país. Asociado al concepto de gobierno de administración, existe una agenda que podemos llamar agenda presidencial de rutina y, asociada al concepto de gobierno de transformación, como el que se pretende realizar en Venezuela a través del soberano pueblo, existe lo que pudiéramos llamar la agenda para la transformación, que es una agenda sistematizada, bien pensada, con pre-procesamiento de problemas y oportunidades, en la que la innovación y la creatividad juegan un papel de primera línea, por ello es necesario responder: ¿Quién elabora la agenda del Presidente? ¿Cómo se compadece su agenda con el programa de gobierno? ¿Qué orden de prioridad se establecerá y con qué criterios? ¿Tendrá tiempo de visitar las escuelas, los hospitales, las fábricas y las universidades como lo ha ofrecido? ¿Tendrá tiempo para pensar en lo importante y trascendental y no en lo urgente y poco importante? ¿Cómo diferenciar con claridad sobre lo importante? ¿Cómo conciliar la agenda reactiva con la agenda de rutina y la agenda para la transformación? Son algunos de los temas sobre los que debe reflexionar, inevitablemente, el Señor Presidente y su equipo de asesores."

PRESIDENTE MADURO: ¿USTED CÓMO ORGANIZA Y AJUSTA SU AGENDA? ¿QUIÉN SE LA LLEVA O AYUDA ADMINISTRAR?

Los retos que tenemos planteados no se lograrán de la noche a la mañana. Ahora estoy más convencido que nunca de eso. Cuando estaba joven o muy joven o más joven, pensaba que podíamos lograr la transformación del país de un día para otro. Tenía lo que ahora he descubierto que se llama: "urgencia histórica" o "IMPACIENCIA HISTÓRICA". Creía que sólo teníamos que "tomar el poder" e ipso facto venían los cambios "revolucionarios". No tenía muy claro, debo reconocerlo – sin pena ni vergüenza – que "una cosa piensa el burro y otra quien lo arrea". Por eso "los deseos no preñan". No basta "tomar el poder" se hace necesario TENER EL PODER REAL. A veces, hasta una secretaria tiene más poder que el "jefe" y otras veces, una barragana, una esposa, un amigo o el imperio o la oposición o las circunstancias.

No es lo mismo llegar al poder por vía electoral, que por vía armada y violenta; sobre todo si la diferencia, en los procesos electorales, la victoria es pírrica, es decir si estamos parejos y mucho más si estamos disparejos aunque por la incapacidad del "contrincante", "enemigo", "adversario" u "oponente" – como es el caso de la Venezuela de hoy – hayamos logrado sortear obstáculos y capotear el vendaval.

A veces me pregunto: ¿Cómo pudo lograr hacer tanto Marcos Pérez Jiménez en tan corto plazo? ¿Será que, a veces, se necesita una verdadera DICTADURA? ¿Hasta cuándo vamos a esperar para demostrar que se puede hacer en democracia participativa y protagónica?

Ver: https://www.youtube.com/watch?v=klGVSJdU-bs

De modo que en democracia y en un esfuerzo por construir el Socialismo por vía pacífica, se hace más que necesario e imprescindible que nuestros gobernantes aprendan y apliquen sus conocimientos a tener diseñadas AGENDAS integrales que nos permitan ayudar al logro de nuestros planes y, sobre todo, al logro de RESULTADOS POSITIVOS Y FAVORABLES para la FELICIDAD SOCIAL.

YA NO ES POSIBLE CALLAR

Culmino este artículo en el que he querido recordar la importancia de la AGENDA PRESIDENCIAL o, en general, de la AGENDA DE UN BUEN GOBERNANTE porque como dije en otro artículo publicado el 24/02/2002, YA NO ES POSIBLE CALLAR. Al comienzo del cual dije ayer (2002), y hoy lo mantengo (2019):

"Ya no es posible callar. Es el tiempo de La Verdad y de asumir con valentía los riesgos necesarios que implica defenderla con todas nuestras fuerzas. Es tiempo de salvaguardar los principios y los valores en los que creemos. Es el tiempo de los compromisos verdaderos. Hoy, se hace inaguantable guardar en nuestra mente y en nuestros corazones, tantas razones, sentimientos y emociones escondidas. Ya basta de que estemos a la retaguardia de las exigencias históricas que nos demanda la realidad. Es tiempo de razonar con el corazón iluminado y de emocionarse con el alma, la mente y la inteligencia, siempre bien erguidas. De allí que, con hidalguía, no le tengamos temor al atrevimiento de lanzar al viento nuestras propias verdades. El camino es un caminar permanente acompañado de compromisos solidarios y sinceros. Más que un camino de llegadas, es un camino de partidas imborrables. Tenemos que ayudar a construir nuestro propio camino: Hecho en Venezuela."

Loseguiré acompañando señor Presidente, pase lo que pase, carajo, a la vez, tome en cuenta nuestras observaciones, al menos algunas. Se nos está pasando el tiempo para corregir y rectificar. La "sabiduría del pueblo" difícilmente hubiera descubierto que la E es igual a la masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado. Bueno es consultar al pueblo. Lo comparto. A la vez, el pueblo que es "sabio y valiente" no se las sabe toiticas. Sino eliminemos las Universidades y oigamos sólo y únicamente al pueblo y más na.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 405 veces.



Hugo Moyer Agostini

Profesor Titular de LUZ. Ing. Químico . Maestrías en Macroeconomía y Planificación de Desarrollo y en Creatividad Aplicada Total. Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG).

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a278702.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO