¿Qué tipo de Revolución es esta, llamada Bolivariana?

Los gobiernos y el Estado

El uso y la costumbre pueden torcer el entendimiento, extraviar la razón, y hasta impedir el propósito del conocimiento de una categoría o de varias categorías, y trocar para siempre la mesura, y el aprendizaje de la realidad social que contiene en sí la economía política, la filosofía, la historia, y las llamadas ciencias del hombre.

Las evidencias del uso y la costumbre, en la suplantación del conocimiento, la sufrimos en el discurso, y la actuación de nuestro Presidente Maduro; pareciera que su doxa estuviera investida de poderes sobre el Estado, más allá de sus funciones administrativas, dentro de las cuales no está previsto contradecir en lo más mínimo los intereses del modo de producción capitalista, que ha jurado defender en el mismo momento de su toma de posesión, como en efecto ha defendido de la manera más eficiente.

Dentro de la demencial torcedura del uso y la costumbre es que se inserta la resemantización de las categorías Revolución, Gobierno, Estado, Democracia, y Socialismo Bolivariano, en la Venezuela que sufre el siglo XXI.

Gobierno capitalista: Junta administradora de los negocios de la burguesía, según el materialismo histórico; nuestro presidente Maduro ha sido un buen administrador: la burguesía en poco tiempo está supermillonaria, y la clase obrera, y el Pueblo trabajador, estamos cada día más famélicos.

Revolución burguesa: lucha a fondo de una Clase emergente, que desde finales del siglo XIII comenzó a acumular fuerzas mediante el control del comercio, la manufactura, la creación de los primeros bancos, la producción en general, para enfrentarse a los señores feudales, hasta derrotarlos en la Revolución Francesa, a finales del siglo XVIII. A partir de entonces la burguesía edificó su capitalismo y esclavizó a la clase obrera, mediante el monopolio del trabajo asalariado.

¿Qué tipo de Revolución es esta, llamada Bolivariana? No es una Revolución burguesa, puesto que no enfrenta al Feudalismo, aunque este dirigida por una nueva burguesía, que Castro Soteldo se aventura en llamar "revolucionaria". No es una revolución socialista, porque no enfrenta a la burguesía, y no está dirigida por la clase obrera. Pareciera ser un amasijo friccional del uso y la costumbre de acepciones muy sobadas del mismo viejo reformismo de la historia capitalista.

El Estado es definido por el materialismo histórico como una superestructura de dominación de clase; es decir: en Venezuela la burguesía nacional y trasnacional domina y roba como quiere a la clase obrera y al pueblo trabajador, por encima de la administración de nuestro presidente Maduro, que no se atreve a contradecir a su patrona. En esa dirección la burguesía ha propiciado un abismo entre los precios de sus alimentos y cachivaches, y los salarios, a cada instante más insuficientes, al tiempo que devalúa el bolívar frente al petro, el dólar y el peso.

La democracia, es una metodología de aplicación de la política; en nuestro caso, de la política burguesa, especialmente de la burguesía revolucionaria de Castro Soteldo, en contra de la clase obrera y el pueblo trabajador. Por eso es que dentro de la concepción general de la democracia no se conciben elecciones para derrotar al capitalismo, mediante el triunfo electoral del socialismo científico. Los mecanismos electorales de la democracia burguesa, solo se ocupan de elegir nuevos gobiernos de su mismo capitalismo.

El Socialismo Bolivariano, es otro nombre del mismo socialismo del siglo XXI del señor Hans Dietrich Steffan. Aquí el uso y la costumbre en la distorsión del contenido original de las categorías, desvirtúa en su esencia la doctrina bolivariana, cuyos fundamentos son: la Unidad de los pueblos de la América meridional, la independencia y el antimperialismo, colocado frente al feudalismo moribundo y el capitalismo naciente. El socialismo bolivariano entonces, es un proceso revisionista del socialismo científico, pero especialmente del capitalismo ortodoxo. Los resultados están a la vista. El modelo capitalista que la burguesía revolucionaria de Castro Soteldo impone en Venezuela, es más depredador que el neoliberalismo, es un ultraliberalismo, que está fabricando la más pavorosa de las crisis del capitalismo, como historia privada.

Es verdad que el capitalismo está en crisis, pero la unidad de la clase obrera y el pueblo trabajador para enfrentarlo, también está en crisis, la realidad social venezolana hoy, es un ejemplo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 606 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Mármol

Eduardo Mármol

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a271428.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO