Si sigue la impunidad económica. "los amos del valle" acabarán con el pueblo y la revolución

El ambiente post-electoral se ha vuelto muy crítico por parte de un sector connotado del ala de analistas revolucionarios. Eso me ha motivado a realizar este análisis, también desde esa perspectiva crítica.

Desde el primero de mayo de 2018, el discurso del candidato presidente era que si votaban por él a partir del 20 acabaría con "todas las mafias económicas que le hicieron daño a los venezolanos en el último año"; que los metería preso a todos; "a uno por uno de las mafias los meteremos preso" (Maduro: 01-05-2018). Se dio la campaña electoral y un sector de la oposición (parte de la antigua MUD) insistió en llamar a la abstención, a pesar que otro sector de la oposición, la "emergente", jugó a ver cómo salía parado de la contienda.

Los resultados electorales determinaron la reelección del Presidente Maduro hasta el 2025, gracias a los votos duros del chavismo, siempre rondando cerca de los 6,2 millones de votos. La participación alcanzó a 46,02%, equivalente a 9 millones 132 mil 655 votos escrutados. Los candidatos opositores salieron muy mal parados. Henri Falcón, obtuvo 1 millón 917 mil 036, Javier Bertucci Carrero 988 mil 761, y Reinado José Quijada 36 mil 246 votos.

DE REGRESO AL DEBATE Y A LAS PROPUESTAS ECONÓMICAS

No obstante, una vez reelecto Maduro, volvimos a caer en el debate revolucionario de diagnósticos y de posibles soluciones a la problemática económica planteada. Donde la impunidad económica, la reina de todos nuestros males, continúa galopando hacia la meta final: destruir el aparato productivo nacional; consagrar a los monopolios, oligopolios y monopsonios privados y estadales; mantener vivo o fortalecido al modelo rentista parasitario en Venezuela, valga decir, a la economía dependiente de las importaciones, por tanto, anclada al dólar, oficial o paralelo; y finalmente, una economía hiperinflacionaria.

Como consecuencia, el pueblo sigue padeciendo las penurias de esa incesante situación, cuya voz levantamos para insistir que los vientos que soplan deben de cambiar !YA¡ de rumbo antes que sea demasiado tarde. Porque gran parte del pueblo que reeligió a Maduro el 20 de mayo, fue para verlo hacer justicia inmediata. Los revolucionarios nos movimos a las urnas fue por la justica, por la venganza contra los que nos han empobrecido sin clemencia en los últimos 17 meses. Desde enero de 2017 hasta la actualidad se desató la hiperinflación, a pesar de los 8 aumentos salariales, carnet de la patria y otros beneficios sociales.

Los "Amos del Valle" han generado la hiperinflación actual. Los que han aumentado el queso, el huevo, la leche, la harina, el arroz, la papa, la pasta, la margarina, mayonesa, salsa de tomate, pollo y carne, entre otros rubros de primera necesidad, en más de 20.000% en 17 meses, no ha sido el Gobierno sino los empresarios, la mayoría agremiados en Fedecámaras, Consecomerico, Venamchamp, Fedenaga, Fedeagro, Conindustria, Caividea y las Empresas Polar, entre otros, declarados enemigos del pueblo que votó por Maduro.

QUÉ HAN HECHO LOS EMPRESARIOS PRIVADOS AL PUEBLO

Con la hiperinflación inducida en los bienes de primera necesidad y consumo masivo, los empresarios opositores agremiados han generado una brecha de insatisfacción social, que se traduce pérdida del poder adquisitivo, y por ende, de la calidad de vida; quiebra de pequeñas y medianas empresas; estímulo a la pobreza colectiva; y la salida masiva de venezolanos al exterior.

Insistir en esto no me hace sentir necio intransigente, lo que me duele es ver algún tipo de indiferencia en varios ostentadores de cargos públicos, cuya inacción sigue permitiendo que se generen graves secuelas "irreversibles" a la sociedad venezolana.

EL JUEGO NO COOPERATIVO: ESTRATEGIA OPOSITORA

El Presidente, sigue en su estrategia política de reunideras con los enemigos políticos, que por cierto, no votaron por él el pasado domingo 20 de mayo, intentando legitimar su triunfo o de ganar su confianza, que sabe muy bien nunca van a reconocerlo aunque le tienda las alfombras rojas de Miraflores en cada paso que ellos den a lo largo del territorio nacional.

La historia política nacional e internacional ha demostrado, que la derecha sólo sabe "jugar con mano firme" en escenarios "no cooperativos". Su estrategia ha sido estrictamente dominante, nunca han cedido a los principios ideológicos que los mueve: contrarrevolucionarios, anticomunista, neoliberales, mentalidad colonial, individualistas y de derecha.

La oposición nacional e internacional saben que ganaran siempre en el escenario donde se alcance lo que en economía se conoce como el equilibrio de John Nash: donde "no cooperar" o "traicionar" al otro es la estrategia dominante para ambos jugadores. Ese es el escenario donde piensan obtener, de manera individual (egoísta), mejores resultados; pero que al final, por no cooperar, ambos (colectivamente) terminan perdiendo más que si hubiesen cooperado. Y, eso es preciso lo que ha querido siempre el imperio para nuestro país, que los actores políticos y económicos se enfrenten y no coordinen en función del país. Divididos el imperio gana a sus apetencias personales.

Por el contrario, la teoría de juego cooperativo tradicional sugiere que ambos jugadores estarán en una mejor posición si cooperan, que es el escenario donde alcanzan el óptimo de Pareto: ganar-ganar. Allí se da el principio del bien común, que es precisamente el principio que ha venido aplicando Nicolás Maduro a partir del 20 de mayo, donde lejos de querer la confrontación prometida durante su campaña electoral, de querer poner de rodillas a sus contrincantes y a la derecha económica que controla "todas las mafias económicas que le hicieron daño a los venezolanos en el último año", más bien se ha sentado a dialogar públicamente con los que no votaron por él, con parte de los "Amos del Valle" (banqueros), que son los que quieren verlos fuera de Miraflores.

Los opositores saben bien que no cooperando ganan más que cooperando con su adversario revolucionario. Ellos saben que Nicolás siempre piensa en el bien común, incluso en el de sus adversarios, que al final, al igual que lo hizo Hugo Chávez, termina perdonándolos y queriendo reunirse con ellos.

Es por lo anterior que no nos da miedo decir, que por más alfombras rojas les tendamos al enemigo, ellos buscaran siempre de recibir todo lo que le des, pero su máxima de acción será salir a despotricarte, seguirán diciendo que eres un dictador, a los que beneficies con perdón o amnistías (como en tiempo del crucifijo de abril de 2002, o la del 31 de diciembre de 2007) seguirán siendo tus grandes adversarios. Ahora tendremos más voceros de ellos (políticos ex presidiarios) atacándonos por doquier. Y, a su amo imperial, lo vemos avanzando cada vez más, y creando el escenario internacional para lo que al final pudiera ocurrir, indistintamente de los miles de diálogos, de los miles de perdón, y la permanente impunidad económica que mantiene la insatisfacción social en nuestro país: la intervención militar extranjera.

No obstante, nuevamente se ha dejada rezagada y para el tedioso y recursivo debate en las filas de las bases populares y revolucionarias, las formas de lucha económica, que quería el pueblo se les resolviera desde el mismo 21 de mayo de este año, como se les prometió. Por cierto, desde ese día hasta la fecha, el inclemente incremento de los bienes y servicios de primera necesidad y de consumo masivo, debido a la manipulación del dólar paralelo ha sido algo inhumano. Y pareciera que no pasa nada en materia económica.

A MANERA DE SÍNTESIS

Como vemos el país está afectado económicamente, porque la sociedad política ha estado enfrentado en una guerra a muerte, sus actores se mueven entre el egoísmo individual al altruismo del bien común. Mientras que en la sociedad económica (gobierno y empresarios privados) han estado en una descoordinación permanente para alcanzar un único proyecto de desarrollo económico y social para el país. La gran víctima de esa disonancia ha sido ese pueblo que voto y se abstuvo el pasado 20 de mayo, que padece las penurias y secuelas de la hiperinflación inducida gracias a la impunidad económica latente.

Remito este artículo del 15 de abril de este año, tan vigente, que pareciera que no ha pasado nada en materia económica después de las presidenciales del 20 de mayo de este años: https://www.aporrea.org/actualidad/a261906.html (Giussepe:2018, abr 15)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2026 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a264269.htmlCd0NV CAC = Y co = US