Día Noventa y Uno La calma chicha caminando por el filo de la navaja del 2018

No me gusta la sensación que estoy sintiendo de una calma chicha apenas a mes y medio de las elecciones presidenciales. No sé si serán ideas mías pero siento que la nave se detuvo en medio de una quietud que desespera. Parece que cada día fuera igual al anterior pero pasan volando. Hasta el imperio se puso fastidioso con sus mismas bravuconadas de siempre y sus lacayos, dentro y fuera de Venezuela, repiten, hasta el cansancio, las mismas estupideces una y otra vez.

El problema es que la gente, en medio de su descontento, su rabia y disconformidad, por ser el objetivo de la guerra a muerte capitalista está inanimada sin frío ni calor. Como en una novela de Saramago los invadió a todos una ceguera colectiva. Por las calles, en los autobuses y en las colas deambulan, en neutro, los seres humanos anulados por la confusión entre el bien y el mal, entre el blanco y el negro.

El arma ideológica, política y social más contundente del gobierno, la estructura del CLAP, está paralizada, ausente y desmovilizada, por falta de bastimento, en gran parte de los sectores de donde me llega información. No se ha podido estabilizar la meta de la distribución de alimentos cada quince días mientras el capitalismo aprieta y estrangula cada vez con más fuerza.

Cuesta creer que hace menos de un año fue quemado vivo y apuñalado en Altamira Chacao el negro Orlando Figuera por un grupo de violentos opositores el 20 de mayo del 2017 y poco tiempo después, en el mismo año, fueron las tres victorias populares con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, Alcaldes y Gobernadores. Se caracterizaron aquellos días por la turbulencia y la conquista de la estabilidad democrática.

Esta calma chicha que describimos puede ser el anuncio subconsciente de la tormenta que se avecina y de estar preparándose un enfrentamiento de nuevas situaciones desde una invasión militar hasta la exacerbación del bloqueo económico. Por otra parte el comportamiento electoral del pueblo venezolano no siempre es el que uno quiere, espera o pronostica. El advenimiento de Chávez al poder fue una gran sorpresa para la derecha nacional e internacional. El trancazo que nos propinó la derecha el 6/12/15 lo fue para nosotros y la victoria popular lograda en la elección de Asamblea Nacional Constituyente el 30/7/17 lo fue para todo el mundo.

Hay una porción significativa del pueblo venezolano cuya decisión en el momento de ir a votar es imprevisible. La lógica, las encuestas y las circunstancias políticas indican todas que la reelección de Nicolás Maduro es un tiro al piso. Lo que no habíamos visto nunca es preceder unas elecciones presidenciales con una antesala de calma chicha como ésta.

*Profesor universitario de Filosofía de la Educación jubilado de la UPEL. Ex Director Ejecutivo (Fundador) de la Casa de Nuestra América José Martí.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 546 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a261438.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO