Día veintidos caminando por el filo de la navaja del 2018

Hoy me toca intervenir a las 3 pm en la Casa de Nuestra América José Martí en un conversatorio al cual fui invitado para hablar sobre un tema que los organizadores consideran bien investigado, trabajado y estudiado por mí. Se trata de abordar la tesis del proceso venezolano como el de una revolución bolivariana y martiana.

Algo he escrito sobre el particular y lo he expuesto en diferentes escenarios. Me complace saber que todavía exista interés sobre ese planteamiento que a mi juicio no ha perdido vigencia para seguir enriqueciendo la fundamentación ideológica de la revolución bolivariana.

En mis investigaciones sobre esta materia siempre consideré que la ortodoxia marxista de los comunistas venezolanos fue un impedimento para que la izquierda encontrara el camino al poder mediante una ruptura creadora con el dogmatismo. Solo la irrupción de Hugo Chávez con una revolución inédita e innovadora permitió derrotar la hegemonía de la derecha en Venezuela y el desmantelamiento del pacto anticomunista de Punto Fijo.

El primer elemento donde hay una relación ideológica clara y evidente entre la revolución bolivariana y Martí es en la idea de la originalidad presente y constante en el pensamiento robinsoniano, una de las tres raíces y también en la idea martiana expuesta en su obra fundamental de Nuestra América.

Este elemento común de la originalidad presente en la idea bolivariana y la martiana fue clave tanto para el triunfo de la revolución cubana como para la llegada al poder del chavismo. Pero sería una falacia creer que los errores de la izquierda venezolana, por los cuales no pudo llegar antes al poder, al aplicar incorrectamente la metodología descubierta por Marx y Engels, puedan servir para descalificar esta categoría del pensamiento universal revolucionario.

Las cosas hay que verlas así: según Fidel, José Martí fue el autor intelectual de la revolución cubana y Fidel se declaró Marxista. Chávez, según él mismo, era cristiano pero también era marxista. La conclusión que debemos sacar es que la revolución venezolana es bolivariana, martiana, original y también es marxista.

*Profesor universitario de Filosofía jubilado de la UPEL. Ex Director Ejecutivo (Fundador) de la Casa de Nuestra América José Martí.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 577 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a258212.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO