Proyecto de programa del Partido Obrero Francés

El Partido Obrero Francés data de 1880, y su programa es debido a la colaboración de Lafargue y Guesde, con la participación directa de Marx y Engels. Es en Londres, pues, donde fue elaborado el programa del socialismo internacional.

La introducción o preámbulo del programa, en forma de considerandos, es obra de Marx:

Considerando que la emancipación de la clase productora es la de todos los seres humanos, sin distinción de sexo ni de raza; que los productores podrán ser libres sólo en la medida que tengan la posesión de los medios de producción (tierras, fábricas, barcos, bancos, crédito, etc.); que no hay más que dos formas bajo las cuales los medios de producción les pueden pertenecer:

1º La forma individual, que nunca existió como un hecho general y que fue eliminando cada vez más el progreso social.

2º La forma colectiva, cuyos elementos materiales e intelectuales están constituidos por el desarrollo mismo de la sociedad capitalista;

Considerando que esa apropiación colectiva no puede salir más que de la acción revolucionaria de la clase productora o proletariado, organizada en partido político distinto; que una tal organización debe ser realizada con todos los medios a disposición del proletariado, inclusive el sufragio universal, transformando así el instrumento de engaño que éste ha sido hasta hoy en instrumento de emancipación.

Los trabajadores socialistas franceses, dándose como fin la expropiación política y económica de la clase capitalista y el regreso a la colectividad de todos los medios de producción, han decidido, como medio de organización y de luchas, ir a las elecciones con las reivindicaciones inmediatas siguientes:

Parte política.

1ª Abolición de todas las leyes sobre la prensa, las reuniones y las asociaciones, y sobre todo de la ley contra la Asociación Internacional de los Trabajadores. Supresión de la cartilla, esa matrícula vergonzosa de la clase obrera, y de todos los artículos del código que establecen la inferioridad del obrero ante el patrono y la inferioridad de la mujer ante el hombre;

2ª Supresión del presupuesto de los cultos y vuelta a la nación de los bienes llamados de manos muertas, mueble e inmuebles, que pertecen a las congregaciones religiosas (decreto de la Comuna del 2 de abril de 1871), inclusive todas las dependencias industriales y comerciales de esas congregaciones;

3ª Supresión de la Deuda pública;

4ª Abolición de los ejércitos permanentes y armamento general del pueblo.

5ª La Comuna dueña de su administración y de su policía.

Parte económica.

Finalmente, la parte económica abarcaba 12 puntos:

1º Descanso de un día por semana o prohibición legal para los patronos de hacer trabajar más de seis días por semana. Limitación legal de la jornada de trabajo a ocho horas para los adultos. Prohibición del trabajo en los talleres privados para los niños de menos de catorce años, y para los de catorce hasta dieciocho años limitación de la jornada de trabajo a 6 horas.

2º Vigilancia protectora de los aprendices en las corporaciones obreras.

3º Mínimo legal de los salarios determinado cada año, según el precio local de los artículos de consumo, por una comisión de estadística obrera.

4º Interdicción legal para los patronos de dar a los obreros extranjeros un sueldo inferior al de los obreros franceses.

5º A trabajo igual, salario igual para los obreros de ambos sexos.

6º Enseñanza científica y profesional de los niños que están mantenidos por la sociedad, representada por el Estado y la Comuna.

7º Los viejos y los inválidos del trabajo estarán a cargo de la sociedad.

8º Supresión de la presencia de los patronos en la Administración de las cajas obreras de socorros mutuos, de previsión, etc., devueltas a la gestión exclusiva de los obreros.

9º Responsabilidad de los patronos en los accidentes, garantizada por una fianza que entreguen en las cajas obreras y proporcionada al número de los obreros de la empresa, así como a los peligros presentados por ella.

10º Intervención de los obreros en los reglamentos especiales de los diferentes talleres; supresión del derecho usurpado por los patronos de castigar a sus obreros con multas o retenciones de sueldos (decreto de la Comuna del 27 de abril de 1871).

11º Anulación de todos los contratos enajenando la propiedad pública (bancos, ferrocarriles, minas, etc.) y la explotación de todos los talleres del Estado confiada a los obreros que trabajan en ellos.

12º Abolición de todos los impuestos indirectos y transformación de todos los impuestos directos en un impuesto progresivo sobre las rentas superiores a 3.000 francos; supresión de la herencia en línea colateral y de toda herencia superior a 20.000 francos.

Conferencia internacional obrera de París.

El 1883 tuvo lugar en París, Bolsa del Trabajo, en la calle Jean Jacques Rousseau, una Conferencia Obrera Internacional, bajo los auspicios de los sindicatos obreros parisienses. Además de las delegaciones francesas, asistieron 7 delegados de las Trades-Union inglesas, algunos delegados belgas y militantes aislados de Alemania y Austria.

Refiriéndose al preámbulo, Engels dijo que era;

Una obra maestra como yo conozco pocas; es una demostración concluyente que en pocas palabras instruye a las masas y cuya forma concisa me sorprende a mí mismo…

Así definió Engels esta colaboración de Marx al movimiento socialista francés.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 920 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a251041.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO