La suerte de Marx es como la de Gardel. “Cada vez canta mejor” y “cualquier cacatúa sueña con su pinta”

Para aquellos que piensen  que la analogía Marx -Gardel  del título es demasiado grosera, diré que soy respetuoso de la sabiduría, que el pueblo volcó  en el tango y en  Gardel.  Luego analógicamente pienso, que  Marx “cada vez piensa mejor” y que  “cualquier cacatúa sueña con su estatura intelectual”.

El tiempo pasa inexorable, en 2018  se cumplirán  170 años del Manifiesto Comunista.

Mientras tanto se va engrosando la  fila de politólogos, filósofos, economistas, sociólogos, escritores, periodistas y hasta  lingüistas  y  psicólogos, que  se han animado a enmendarle la plana a Don Carlos.

A propósito, cuentan de un director artístico teatral de la Ex  Unión Soviética, llamado Arnold, prestigiado por la calidad de sus trabajos,  que cuando algún artista de sus elencos, se le acercaba para proponerle” maestro, tengo una idea para mejorar esta escena”,  el director Arnold le contestaba invariablemente ,  “le agradezco  su preocupación,  pero  le pido por favor  que no lo mejore…  solo que no lo  mejore”.

Creo que la misma respuesta,  merecería esa larga fila de “mejoradores “de Marx.

Lo que no significa,  que no hayan mejorado sus vidas personales, curiosamente la mayoría de ellos,  son prestigiosos columnistas en los mejores y más importantes diarios  internacionales,  propiedad de las cadenas y monopolios de medios del capitalismo.

Sus libros, los imprimen las editoriales más importantes, y ocupan sillones académicos en las academias privadas, sobre todo las  más prestigiosas.

¿A qué se debe esa “suerte” de Marx, de tener multitud de “mejoradores” detrás de sus ideas?

Suerte que no tuvieron ni tienen, otros pensadores, filósofos y aun  científicos, en toda la historia de la humanidad.

No se recuerda una aglomeración  de “mejoradores”,  corrigiendo a  Einstein, Voltaire, Hegel, Platón, Newton,  Kant, Linneo, Mendeleiev  etc.

Los Mejoradores de Marx actuales,  surgen  de las clases medias,  son los profesionales del pensamiento,  que emiten  las academias del capitalismo, academias donde Marx es clasificado,  como un utópico prácticamente irresponsable,

Son intelectuales,  que extraen del capitalismo su fuente de  existencia,  cuando descubren que es negocio criticar y disminuir los méritos de Marx  y que los capitalistas pagan  bien esa colaboración.

Descubren además, que así  se les abre la presencia en la Prensa y los medios del sistema.

Esa es la razón por la que los Mejoradores de Marx,   siguen apareciendo y  aun aumentando con el paso de los años.

Desde luego que esto no es casual,

Marx carga sobre sus espaldas,  nada menos que el haber descubierto la trampa,  en la que cayó la humanidad,  con la asunción  del capitalismo  y más aún, nos dio la formula  concreta de salir de esa trampa.

Su descubrimiento expone a una  luz inocultable,  los  privilegios y  los  métodos de la acumulación, ejercitados por esa minoría insignificante, de los apropiadores de la riqueza de todos, y los explotadores del trabajo humano.

Expone crudamente la imbecilidad del sistema capitalista, que une a su injusticia  básica,  los métodos  y la violencia implícita para mantenerlos.

Y advierte,   que el haber  transformado sin razón alguna,  a la mayoría de los seres humanos, en asalariados de unos pocos ladrones privilegiados, los ha transformado  en esclavos alienados, situación de la que solo saldrán, si llegan a concientizar su estado.

Y eso,  los privilegiados y la clase dominante,  no pueden tolerarlo.

Hace 100 años,  un grupo humano basado en las ideas de Marx,  realizo en Rusia la Primera Revolución,  en la que una clase, la de  los  obreros y campesinos, desplazo del poder, de la posesión de los bienes y medios de producción, a la clase de los ricos ladrones. E intento construir una sociedad sin clases.

Y eso,  les hizo llevar un buen susto a los apropiadores, durante 70 años,  estuvieron agrediendo  a estos revolucionarios,  lo que incluyó el organizar y lanzar  la Segunda Guerra Mundial,  contra la Unión Soviética,   que le costaron 60 millones  de muertos a la humanidad.   

Aun así no pudieron vencer a la Revolución, hasta que una serie de errores graves en la URSS, de los burócratas de tercera generación,  que olvidaron a Marx y se dejaron ganar por los vidrios de colores del capitalismo, produjeron la involución circunstancial,  del experimento social más importante del siglo .                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
Los 25 años transcurridos,  desde esa involución de la ex URSS, nos muestra con claridad que el capitalismo está entrando en su fase final,  lleno de contradicciones irresolubles.

No cabe duda, que las premisas de Marx  son más actuales  que nunca, ya que el sistema capitalista,  no pudo en los años transcurridos,  modificar la sociedad humana hacia una vida mejor,  más justa,  más armónica para todos los seres humanos por igual.

Las teorías de Marx,  son tan objetivas,  tan ancladas a las posibilidades y necesidades  materiales del ser humano, basamento sobre el que se apoyan sus posibilidades espirituales, que  nada podrán las confusiones,  que intentan introducir los “mejoradores” de Marx,  ni siquiera los va ayudar la tecnología  de la informática y la comunicación, hoy  un arma de doble filo.

El legado de Marx,  sigue siendo el arma más poderosa,  que las clases trabajadoras  tienen a su favor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 663 veces.



Hersh Zakheim

Lic. en organización de Empresas Industriales. Politólogo graduado en la ex URSS

 HZ.virtud@gmail.com

Visite el perfil de Hersh Zakheim para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a242069.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO