Y llegó 2017

¿Qué pasó? ¡Maduro sigue siendo Presidente!

A pesar de los deseos de los seudo chavistas, algunos reconcomiados ex empleados del alto gobierno y demás especímenes de la variopinta oposición, el Presidente Maduro sigue como jefe de Estado y líder de  los bolivarianos socialistas y chavistas. En consecuencia las obsesiones de los grupúsculos en su contra, han sido devastadas por la realidad que se impone: el chofer de autobús, ha resultado más duro que un diamante y con su estilo particular, ha derrotado a todos aquellos que han intentado derrocarlo, no digan que no se los dije: Revolución es todos con Maduro y dudarlo es traicionar el legado.

En ese sentido esa oposición obsesionada con el poder, además de no tener proyecto nacional, está a la deriva en sus ambiciones, y por eso cada derrota sufrida, le ha multiplicado su frustración, potenciado la división y lo peor embargado hasta el alma ante sus amos imperiales que les humilla y patea a disgusto por sus errores.

En consecuencia, vaya a mis entrañables adversarios y a los ex camaradas que con estos se juntan,  mis palabras de condolencia por la pérdida irreparable de su capacidad para debatir sin ofender, exponer sin insultar y demostrar con argumento válidos, lo que por odio, reconcomio o simple ignorancia, no pueden sostener. A las pruebas me remito, llegamos al 2017 y Nicolás Maduro sigue siendo presidente, la MUD una serpiente sin cabeza, alocada y sin destino, Marea Socialista una partícula disidente, sin presencia, ni contenido, y la mayoría opositora en la Asamblea Nacional, un orfeón disonante de odios, gritos y desmedidas aspiraciones individuales.  

Ahora bien, es cierto que estamos en crisis, que atravesando por una coyuntura económica propia del capitalismo en decadencia que nos afectas a todos los habitantes por igual, que la escasez de los alimentos es un hecho y el acaparamiento y la especulación son una verdad tangible. Es cierto que estamos viviendo una guerra de múltiple batalla a la vez; donde los objetivos bélicos que se plantea el enemigo (la oposición) es soliviantar los ánimos en las mayorías empobrecidas que heredamos de la IV República (vindicadas hoy por la revolución) que son el estrato social donde habitan el mayor contingente de las fuerzas políticas que acompañamos al proceso.  

En ese sentido  lo único que está claro en los encomiados opositores, es que para ellos la solución es más y más capitalismo mientras que para los revolucionarios, la solución es impulsar lo colectivo, la organización social y la conciencia para bien de todos, sin negar los esfuerzos privados que han de convivir en sano equilibrio bajo el mandato constitucional de un modelo de justicia con equidad y desarrollo.

En consecuencia ha quedado demostrado que la crisis que vivimos, no es producida por el modelo socialista del siglo XXI, ya que dicha crisis es hija directa del sistema capitalista y su afán neoliberal e imperialista. Por eso la estamos derrotando desde los cimientos de la estructura social,  junto al pueblo organizado, con la verdad concreta que emana de un proceso de ya tiene 17 años de lucha, batalla y victoria y sobre todo, desde un pueblo que no se doblega ante la dificultades y sabe que AD, COPEI, PJ, VP y sus acólitos aliados, son sinónimos de hambre, miseria y depresión.

Debo advertir, que con frecuencia recibo una buena cantidad de e-mail con críticas a favor y en contra de los planteamiento que intento analizar en cada artículo. En términos generales, a todos les agradezco su comunicación, pero hay que destacar, que en el caso de los mensajes opositores, el esfuerzo para comprender sus planteamientos se duplica, pues apartando los insultos, lo que queda es una idealización cargada de soluciones  mágica para la solución de los problemas que atravesamos. En ellos no existe, ni objetivos, ni metas, ni mucho menos un proyecto de país que se distancie de la dominación hegemónica del capitalismo y nos diga cuál es la senda a seguir. Soy de los que piensa, que ellos lo saben, lo guardan celosamente y no lo dirán públicamente, pues también saben que este pueblo elevó sus niveles de comprensión política y nunca jamás permitirá que se le obvie en el desarrollo de su historia.

Por último, que nadie se equivoque, la revolución venezolana no se doblega y junto a la Cuba heroica, la Bolivia pluricultural, el renaciente Salvador, la combativa Nicaragua y los pueblos libres del Caribe y mundo, potenciaremos nuestros esfuerzos contra las injusticias presentes en los organismos multilaterales por parte de los gobiernos neo fascista de  Argentina, Brasil y Paraguay que circunstancialmente están en manos de la ultra derecha recalcitrante, la misma que gobierna y cohabita en nuestra inhabilitada Asamblea Nacional.

Venezuela es esperanza y ejemplo de una revolución exitosa y el Presidente Maduro su líder indiscutible. Sigamos en la lucha por la vida en paz y democracia participativa y revolucionaria. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1853 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor