¿La raíz del mal?

La Institución respondía históricamente a la necesidad de una clase de preparar hombres aptos (‘cuadros’, diríamos) para llevar a cabo una nueva organización de formas de vida que requería acumulación y extensión del saber, innecesarias para la vieja sociedad tan bien expresada por las instituciones oficiales de la época. Respondía igualmente a la necesidad de quebrantar ideológicamente los dogmas de la sociedad nobiliario-clerical, de preparar hombres e ideas para que una burguesía ‘ilustrada’ ocupase el Poder. Y hay que reconocer que dicha función preparatoria fue cumplida con creces por la Institución. La Institución fue eso y más: fue un estilo de vida y una manera de pensar que informaron a varias generaciones de los mejores espíritus del esclavismo.

Cuando los venezolanos logran la Indepencia de Venezuela; los "Libertadores" se repartióse la tierra a todos ellos. La fatiga y el riesgo y el sacrificio de sangre y vidas fueron para el pueblo; el provecho, las tierras liberadas, para la clase privilegiada, aquellos hombres (los libertadores) poblaron la tierra con los mismos hombres que la habían conquistado, imponiéndoseles la condición de adscripticios, sujetándolos a ellos y a sus descendientes a ser vasallos de aquel a cuyo lado habían peleado.

José Antonio Páez: Tan pronto alzó la lanza rebelde y se erigió en caudillo, nadó siempre en la abundancia, aún más desde que Bolívar lo eligió Comandante Supremo de Venezuela. Si por el solo derecho de libertador, Páez, por ejemplo, adquirió o tan sólo la suprema autoridad, sino que, además el dominio privado de todas las tierras liberadas a los conquistadores españoles; patrimonio han de ser de Venezuela los venezolanos. El llanero estaba en la apoteosis de su gloria. En medio de aquella ciudad en ruinas, por obra de la guerra y del terremoto, <>, en la esquina del Mamey, se erguía como un palacio, con grandes patios, lujosos salones y aquel corral sombreado de mangos, entre los que colgaba una fina hamaca de moriche, donde Páez, con garrasí de lino, torso al descubierto y pies descalzos, recibía a los altos dignatarios y a gente de la mejor sociedad. En una ocasión, recibió con la misma facha las credenciales del represente de Su Majestad Británica, mientras curaba a uno de sus gallos de pelea.

Los "liberticidas" se constituyeron en castas, dividiéndose, hipócritas, en dos bandos igualmente dinásticos e igualmente estériles, sin otro móvil que tejer y destejer la jerga de sus provechos particulares en el telar burocrático. No harán nada fecundo; no crearán una Nación, no remediarán la esterilidad de las tierras, no suavizarán el malestar de las clases proletarias. Fomentarán la artillería antes que las escuelas, las pompas regias antes que las vías comerciales y los menesteres de la grande y pequeña industria.

El país, sin embargo, estaba exhausto de tantas guerras y guerrillas, la llamada Guerra Federal, donde él jugó papel protagónico, fue una matanza sin sentido. Como los gladiadores que levantan el brazo en señal de paz antes de caer exhaustos, así lo hicieron Guzmán y Páez: el vencedor y el vencido.

No llega, seguramente, la indiferencia del trabajador por los cambios políticos que acaecen en el campo de la burguesía hasta el punto de no preferir, y aun en ciertos casos de favorecer, aquellas soluciones políticas más adecuadas para su organización y propaganda, ni dejará de aprovechar para sus fines el conflicto constante de las fracciones burguesas.

Tradicionalmente el pez grande se ha comido siempre al chico. Venezuela es un país codiciable por múltiples aspectos; y entre otros, por ubicación geográfica. Venezuela, aparte sus grandes reservas petroleras, es el camino que conduce hacia el Caribe. El Mare Nostrum americano, ya es o será el centro del mundo occidental.

"Nuestro pueblo desde cuatro años se debilita cada vez más, sumergido como está en el Festín de Baltasar. La identidad nacional se desvanece ante una inmigración masiva e incontrolada. Carecemos de estadistas de visión larga en materia internacional. Cuando se les habla de estas cosas se encogen de hombros, desdeñosos. Hay colosos voraces al Norte, al Sur, al Oeste y, aunque ustedes no lo crean, en el Este. La historia comparada es un excelente libro de navegación. Estudien y verán clarito qué aves de rapiña se ciernen sobre Venezuela".

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1048 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a238808.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO