Caímos en la trampa y la MUD se crece

La estrategia de la MUD de lograr convocar a un Referendum Revocatorio y boicotearlo de manera solapada funcionó.
El dictamen emitido por tribunales de la República, perfectamente habilitados para conocer y decidir sobre el caso y acatado de manera inmediata por el CNE,  suspendiendo el proceso de recolección del 20% de las firmas para activar el Revocatorio, es el resultado de una estrategia de la MUD que ahora cobrará el éxito de la misma.

Las instituciones judiciales funcionaron sin miedo y en consecuencia dictaminaron lo que era obvio, perooo, ese era justamente el plan de la MUD: Convocan a un Referendum Revocatorio que no quieren ni necesitan pero que sus seguidores aclaman en su inocencia política y su necesidad real y de manera solapada lo vician de nulidad de manera para que el estado actúe frenando la iniciativa y dejando en el ambiente la oportunidad de acusarlo de dictador.

Lo que está a la vista no necesita anteojos y bien pendejos los seguidores de esa directiva opositora si caen en el juego; un referéndum revocatorio que les dé la posibilidad de tomar el poder político por dos años, para en ese tiempo concretar los pactos económicos con quienes les están financiando por 18 años la lucha antichavista (EEUU; CIA; FMI; BM) seria lanzarse al precipicio, pues en dos años no solo no podrían pagar la deuda sino que el país que les dio la posibilidad de mando colapsaría ante el cambio de sistema y administración.

La jugada fue magistral y con este desenlace inevitable se crecen ante sus seguidores que ven a un “régimen” impidiéndoles el acceso a la posibilidad refrendaria cuando la realidad es que esa fue la estrategia de sus líderes, muy hábilmente ejecutada y de mucha lógica estratégica además.

Pero aun no es tarde para que sus mismos seguidores vean por donde los llevaron y les cobren ese engaño, es deber del ministerio de comunicación desenmascarar la estrategia y que no puedan cobrar como éxito la burla que le hicieron a quienes los siguen.
El estado ha podido ver el costo político y tratar de impedir que el poder judicial actuara para evitar conflictos, ya lo hizo el comandante Chávez una vez al pedir que se hiciera el referéndum a pesar de que las firmas eran fraudulentas; esa vez la estrategia fue la misma, temerosos de perder (como efectivamente perdieron) hicieron fraude en la recolección de las firmas para que el estado cayera en la trampa de no efectuar el proceso en esas condiciones, sólo que no contaron con la astucia de Chávez que les roncó en la cueva al pedir que obviaran ese paso y lanzarse al proceso electoral que los hizo comer el polvo.

Esta vez el escenario es otro pues el gobierno está debilitado ante la opinión pública por efectos del boicot económico que puso a la gente a comerse un cable (o a saborearlo entre varios pues cables tampoco es que hay muchos); esta vez no quedaba de otra que dejar el proceso natural  y que cada órgano actuara en consecuencia; con esto la oposición se anota un triunfo publicitario nacional e internacional necesario para mantener captivos a unos seguidores que ya están fastidiándose de seguirlos.

Con esta acción judicial el imperio de la ley se anota un triunfo de independencia pero el estado político se sumerge en un momento de angustia que debe ser manejado con mucha habilidad. No se les puede permitir que embochinchen al país ante una estrategia que planearon con frialdad, no se les puede permitir que embochinchen al país acusando al estado de dictador como consecuencia de su propia estratégica y manipulación.
A la oposición de nada le sirve tomar el poder en este momento, no hace falta ser muy inteligente para saberlo y se ve de antojitos el siguiente paso: bochinche para que sus seguidores, adormecidos de cansancio, despierten y al final decantación de la arrechera en avalancha de votos para tomar las gobernaciones y alcaldía.

Lo lógico es que la oposición mande a sus seguidores, después de una etapa de caos que comienza ya,  a ser “civilizados ante el régimen” y paguen su arrechera quitándole las gobernaciones el próximo año y así estará listo el camino para las elecciones presidenciales de 2018.
La oposición se anota un triunfo político de cara a tomar el poder en el país, así que ni tan brutos; estratégicos y efectivos. Ya solo les queda mantener la guerra económica seguir la campaña de descredito a las instituciones y lo demás les llegara como cosecha de una siembra constante.

El gobierno se anota un triunfo a la independencia de poderes pues la acción de paralizar por intermedio de la ley un proceso electoral tiene un costo político inmenso, pero ahora debe poner el todo por el todo en la campaña de exponer a los mentirosos de la MUD en toda su esencia y minimizar los efectos de la guerra económica.

De momento la MUD logró una tarjeta roja en zona de penalty, está en la estrategia del estado que no nos metan el gol.
Pueblo a la calle a la defensa de la revolución, conciencia revolucionaria al máximo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7437 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: