¡Cuidado con los sofistas!

Un analista ha escrito “Nosotros hemos dicho  que el diálogo solo será posible cuando una de las partes muestra clara superioridad política sobre la otra en la dura lucha por el poder ¿Está ocurriendo eso? Tal vez sí, a favor de la Revolución”

Por allá por mi comunidad nos hemos reunido a la vista de todos y con un propósito que todo el mundo sabe (nada que ver con cenáculos secretos en viernes y sábado): Hemos estudiado la susodicha declaración que destaqué con comillas en el párrafo anterior. En ella se afirma:
La existencia de una Revolución.

Que tal vez la Revolución ya está mostrando clara superioridad política sobre la otra parte.
Que el diálogo solo será posible cuando una de las partes muestra clara superioridad política sobre la otra en la dura lucha por el poder.
Cada quien podrá decidir por su propia lógica aristotélica si hay alguna Revolución (¡Con mayúscula!) en nuestro país. En nuestra reunión no secreta la conclusión fue clara y precisa, plena como la luna llena: No hay Revolución ni puede haberla con una corrupción tan grande que ni siquiera un “mal capitalismo” ─y perdonen tan redundante frase─  puede existir.

La parte 2 de la declaración es difícil de interpretar porque conjuga la duda de un “tal vez” con la certeza de  “clara superioridad política sobre la otra parte”. Realmente tuvimos que echarle cerebro a este farragoso texto. Por ejemplo, un estudiante de secundaria argumentó que quien escribió eso se las daba de vivo y pensaba seguramente que los demás eran pendejos (así habla el Pueblo). También, un señor filósofo que pasaba cerca de la enramada donde dialogábamos a la vista de todos nos advirtió que tuviéramos cuidado con los sofistas, y se  puso muy serio cuando dijo que solo el Pueblo salva al Pueblo, y siguió su camino. Finalmente la comunidad desencriptó la especie y dio su veredicto, muy diferente al galimatías en cuestión: Si no hay Revolución, mucho menos podría estar mostrando clara superioridad sobre algo. La decisión fue unánime.

Como nosotros no discutimos cómo repartirnos la renta petrolera ni la renta minera nuestros encuentros no están contaminados de rabia interderechosa o intereses financieros y las conclusiones a las que llegamos son científicas, aunque con frecuencia dolorosas cuando razonamos acerca de lo que alguna vez llamábamos EL PROCESO. El autor del sofisma que nos ocupa quiere confundir y argumenta lo contrario de lo que vemos en las colas y en nuestros ya famélicas humanidades. Hay diálogo, pero no porque la Revolución de la que él habla tal vez tenga superioridad política sobre la MUD en la dura lucha por el poder, sino exactamente por todo lo contrario.

Esos diálogos secretos evidencian el propósito de las cúpulas que giran alrededor del PSUV en su sobrevivencia toda costa y, precisamente eso y otras cosas secretas, es lo que seguirá estando presente en esas reuniones. El Gobierno-Psuv se blinda en salud conversando en secreto con los dueños del circo en Washington y con corporaciones transnacionales del petróleo y la minería  y, simultáneamente,  se ve obligada a negociar subrepticiamente con los capataces políticos del imperio y la oligarquía criolla representados en la MUD, que no quieren quedarse atrás en la repartición del botín.

Esto vemos desde nuestras comunidades; tal vez por hambre no razonamos como el sofista quien si come cinco veces al día. 
 

oscar.fmyor@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1395 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: