Como lo veo lo escribo N° 220

La gran decepción que puede revertirse

Me he negado a escribir mis llamados a la conciencia, debido a la gran decepción que siento al ver como muchos venezolanos nos mantenemos impasibles ante la situación actual. Pero al igual que me había prometido no hacer más colas para buscar los alimentos y enseres básicos, la necesidad obliga, y más cuando de uno depende una familia, y en el caso de la Patria, la familia somos todos los que la habitamos y he regresado para echar mi palabra, que como dijo alguien por allí "algo queda" por lo menos la satisfacción de verla escrita en ese gran y valiente portal representado por Aporrea en sus catorce años de existencia.

La decepción de ver, como muchos intelectuales, entre ellos, algunos de los que nombré en mis últimos mensajes antes de perderse la mayoría en la Asamblea Nacional; siguen sin entender su papel ante la defensa de la Patria, a menos que por mezquindad o miedo, su papel sea mantener a un pueblo ignorante de su verdadera participación como ciudadanos. Alguno de ellos con su humor negro, habla de violación y compara muy bien a la mujer con la Patria, pero dibuja a un solo culpable (la oposición) cuando otros (supuestos patriotas) permiten que la horaden y la prostituyan por el oro. Se pierde el esfuerzo en hacen ver al pueblo que la ley de amnistía creará impunidad y saldrán muchos delincuentes y asesinos de la cárcel, como si esta no se viera día a día; ejemplos dolorosos como la muerte del compatriota Ricardo Duran; los 17 o más mineros y tantos inocentes asesinados sin razón; en la desaparición de Alcedo Mora; y lo más reciente el asalto a uno de los intelectuales a los que les pedí que orientara al pueblo con la verdad, para robarle la camioneta; gracias a Dios, él y su hijo salieron ilesos; mientras tanto, el pueblo manejado como chivo manso, acude a una marcha para protestar por dicha ley o lo que dijo el imperio, pero ni pio contra la inseguridad que lo azota en cualquier rincón de nuestra hermosa Venezuela. ¿Quién debe hacer reflexionar al pueblo sobre su acción para minimizar esta tragedia?

Decepcionado porque nosotros, a los que verdaderamente nos ha dolido el no haber podido alcanzar, por ahora, el sitial que se merece nuestra Patria, no reaccionamos; se nos olvidó nuestra época de fuertes protestas por los abusos de la cuarta república, quizás reconocimos que ese no era el camino pero de seguro muchos no le enseñamos a nuestros hijos, que la patria es el hombre y por ley si el hombre se quiere y no deja que lo pisen, también sabrá responder y defenderla ante los que quieren mancillarla, ante los ineptos, incapaces e ineficientes que se creen dueños de los cargos que el pueblo les dio, porque este pueblo se los permite al no termina de comprender que tiene el derecho y el deber de poner y quitar a los que administran los recursos del Estado , y a cualquiera que pertenezca al mando de cualquier institución pública de Venezuela.

Decepcionado porque el miedo, la despreocupación y la ignorancia han podido más que el ver a nuestra Patria caer en un abismo; en una situación que nos descolora ante el mundo pero más que todo nos declara como cobardes al no evitar que se pierdan los valores y los esfuerzos de los muchos que han luchado desde nuestros aborígenes hasta nuestra primera independencia con Bolívar, dando su vida por alcanzar una patria digna, lamentablemente cada vez que estamos cerca de alcanzarla; la envidia, el egoísmo y la ambición que alimentaron a una gran parte de los venezolanos, evitan que lo logremos, convirtiendo a estos grupúsculos con el poder que le damos, en cómplices de los depredadores del mundo, traicionando los sueños que revive el pueblo cada vez que despierta, es decir, cuando vislumbramos el camino trazado por Bolívar, que despierta con nosotros. Por eso les pido a los amantes de la Patria, que reflexionen y recuerden que el miedo pasa cuando sentimos a muchos a nuestro lado, sino que lo digan los que marchaban con la consigna "las calles son del pueblo, no de la policía"; hoy deberíamos enarbolar algo parecido a esto "el pueblo es el que manda y el funcionario el que obedece".

Decepcionado de un gran grupo de escribidores de Aporrea; que empañan el panorama, que desvían las ideas y pensamientos, que descalifican al oponente y se dicen consecuentes con el Che Guevara, olvidando su mensaje "O nosotros somos capaces de destruir con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen. No es posible destruir ideas por la fuerza, porque esto bloquea cualquier desarrollo libre de la inteligencia."…… cuando en realidad todos deberían estar avocados a reclamar varias acciones que son fundamentales para rescatar la Revolución Bolivariana, entre ellas, la que propuso valientemente Marea Socialista, la Auditoria Publica y Ciudadana; racionalizada y entendida en el artículo de Freddy Gutiérrez Trejo, publicado en Aporrea en junio del 2015, que al parecer muchos no leyeron; contraviniendo las enseñanzas de Chávez, sobre la lectura obligatoria, por lo que les dejo el enlace:

Venezuela y sus urgencias: una Auditoría que no admite demoras

http://www.aporrea.org/ddhh/a208563.html

Espero que no les pase lo mismo con su artículo publicado en este mes de abril de 2016, y después llamen traidores a los que hoy tienen como chivos mansos y pendejos, si los que aman a Venezuela no despiertan, los buitres internos y externos terminaran por devorar lo que nos queda de Patria, léanlo analícenlo y llenen la página con mensajes en una sola dirección, que no es otra, que la de recuperar nuestra dignidad, virtudes y soberanía, que representa la verdadera unidad para lograr nuestra inconclusa independencia.

Referéndum Revocatorio (Evaluación oportuna y necesaria)

http://www.aporrea.org/actualidad/a226398.html

En definitiva, la solución a la crisis la tiene el Pueblo que ama a su Patria.

No quise poner izquierdistas, socialistas, chavistas, maduristas y mucho menos marxistas ni leninistas; porque entre los primeros, anidan muchos aprovechadores e ignorantes y a los últimos, además de lo primero se le agrega que enarbolan teorías que aunque sirven de referencia no tienen nada que ver con nuestra idiosincrasia; aclaro que ni por asomo nombro a los escuálidos de mente, que se encuentran ahogados en el pozo séptico del "capitalismo mal entendido" y su ceguera los lleva frecuentemente a traicionar y entregar a nuestra hermosa Venezuela en manos de los depredadores del mundo.

Ese pueblo que conscientemente se abstuvo o voto nulo porque no podía avalar a los que evidentemente quieren enterrar el socialismo bolivariano, que diseño el Padre de la Patria y que ha sido tergiversado, endiosado y enmarañado para que el pueblo venezolano no lo entienda y solo lo aprenda para pasar con buena nota la Catedra Bolivariana, debe levantar su voz para recuperar el camino trazado y posible para ocupar el sitial que nos corresponde ante el mundo. Este camino se encuentra documentado en su carta de Jamaica y en el Discurso de Angostura, solo falta que ese pueblo lo tome y lo haga realidad para recuperar lo que él dejo siendo nuestro. Vean cuantos se llenan la boca con su nombre y evalúen su conducta y se darán cuenta, que son tan falsos como las monedas de dos caras.

Estamos cerca de una definición transcendental en las que solo se presentan tres alternativas:

La de mantener una dirección que ha demostrado ser incapaz de resolver la crisis; la impensable salida de apoyar a los que en la cuarta colaboraron con la destrucción de la Patria y nunca pensaron en el Pueblo todo; o, la de retomar los caminos bolivarianos buscando una nueva formula donde queden fuera y juzgados todos aquellos que han atentado contra la Patria y su Pueblo, vístanse del color que se vistan, y creo que es deber de todo venezolano amante de su suelo y más aun de los intelectuales; el orientar a sus ciudadanos en la necesidad de tomar acciones y decisiones cuanto antes, para salir de esta crisis provocada por los que irresponsablemente o delincuencialmente contribuyeron a que esto llegara al borde del abismo.

Basta de coaptación, del dedo, de las cúpulas y componendas, del apoyo sin análisis de la conducta, que sean los lideres naturales de cada comunidad quienes tomen el mando, donde cada uno muestre su dedicación por su entorno, su contribución al cuidado y orientación de sus vecinos, y que estos den fe de su honestidad y tengan fe de su capacidad para enfrentarse a cualquier obstáculo que se le presente. Estoy seguro que en toda comunidad existe más de un personaje que llena estos requisitos, busquémoslos y comprometámoslos, quizás se nieguen, lo que sería una prueba más de que no ambicionan el poder, pero tenemos que convencerlos de que la patria los necesita y ante este llamado hasta el llanto de la madre calla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: