Todos somos Polar, pero la plusvalía es de Lorenzo Mendoza

Lorenzo Mendoza no tiene cuenta en Twitter pero parece que escribiera a través de la cuenta @todossomospolar, supuestamente una cuenta de trabajadores de Empresas Polar. Digo supuestamente porque por ninguna parte mencionan la palabra explotación, ni plusvalía, y son precisamente los burgueses quienes evitan tocar este tema.

La riqueza del patrono Lorenzo Mendoza se debe principalmente al saqueo de la renta petrolera, como lo escribí en mi artículo anterior, titulado “Mario, Lorenzo Mendoza ni entrega Polar ni se va del país”. Sin embargo, es justo señalar que Lorenzo Mendoza también explota a los trabajadores. Además de robarles el salario a los venezolanos y venezolanas cuando especula con los precios de los productos, también extrae plusvalía media a los trabajadores, y también extrae plusvalía extraordinaria porque cuenta con un nivel de desarrollo tecnológico —no propio, sino importado del norte con las divisas de Pdvsa— que está por encima del promedio de las empresas del ramo. Que por cierto, quedan muy pocas porque a fuerza de boicot unas las fue quebrando, y otras las fue absorbiendo, como lo hizo con Mavesa y Helados EFE, por ejemplo, hasta que se transformó en un monstruo muy peligroso que se parece mucho a un monopolio.

La familia Mendoza pudo construir este monstruo de los alimentos y bebidas alcohólicas porque como oligarquía controlaron directa o indirectamente el Estado burgués. Estado burgués que los revolucionarios no hemos podido desmantelar, y por lo tanto todavía tienen a muchos de sus cabilderos o lobbistas dentro. De modo que ahora el heredero Lorenzo Mendoza es quién regula el mercado de alimentos y cervezas. A Lorenzo Mendoza no le gusta el libre mercado, no le gusta competir, pero sí disfruta controlar nuestros alimentos, y se da el lujo de parar la producción para castigarnos haciendo colas y conspirar contra la revolución, porque pareciera que la fortuna que tiene en los bancos del exterior aún es muy pobre según el concepto de felicidad que a él le enseñaron en su casa.

Una pequeña prueba de que Lorenzo Mendoza controla nuestros alimentos es que apenas a dos semanas de las elecciones parlamentarias, el Estado le dio luz verde para producir harinas mezcladas para que las venda al precio que le dé la gana, hasta seis veces por encima de la harina regulada. ¿Y qué pasó?, que desapareció casi por completo la harina de maíz regulada de los estantes, o más bien, desapareció de las paletas, porque la regulada no la colocan en los estantes, y es así como Lorenzo Mendoza sigue siendo el rey, o el diablo, como le dice Nicolás, no sé. Y por supuesto, demás está decir que esta transferencia de plusvalía que Mendoza roba vía especulación comercial no la comparte con sus trabajadores.

La mafia de los Mendoza no es nueva. No voy a echar el cuento desde sus orígenes, ni la magnitud de sus tentáculos con el Estado. Ya otros camaradas han escrito sobre esta interfaz entre el sistema estatal y el sistema oligárquico parásito. Solo una pequeña muestra. El abuelo de Lorenzo Mendoza es Lorenzo Mendoza Fleury, fundador de Empresas Polar. El primo de Lorenzo Mendoza Fleury es Eduardo Mendoza Goiticoa, quién fuera Ministro de Agricultura y Cría de Rómulo Betancourt. Es obvio que su primo lo privilegió con créditos blandos y condonaciones de deudas. Privilegios al que tenía acceso solamente la oligarquía, dejando por fuera a los llamados pequeños emprendedores, y más aún si se trataba de venezolanos de piel oscura. El hermano de Eduardo Mendoza Goiticoa es el famoso Eugenio Mendoza, un privilegiado de la industria de la construcción. Este tipo tenía tanto poder, que si algún economista analista de crédito empleado de la Corporación Venezolana de Fomento no le aprobaba el crédito porque no reunía los requisitos, a este economista lo echaban a la calle sin pataleo, aunque fuera laureado o laureada con honores de alguna prestigiosa universidad venezolana. Así actuaba toda esta mafia y el resto de la oligarquía.

Y hay más. La hija de Eduardo Mendoza Goiticoa, Antonieta Mendoza Coburn, es la mamá de Leopoldo López. Por lo tanto, Lorenzo Mendoza y Leopoldo López son primos, ambas familias derivan de un mismo tronco. Y hay más. El oligarca larense y actual diputado Eduardo Gómez Sigala fue Coordinador General de la División de Alimentos de la Fundación Polar, y está casado con la hermana de Lorenzo Mendoza, Leonor Mendoza Giménez.

Si nos están haciendo la guerra de los alimentos, es necesario conocer quienes son nuestros enemigos para poder combatirlos. No podemos contraatacar a fantasmas, no somos idiotas. Sepan trabajadores de Polar que ustedes no son familia de Lorenzo Mendoza. Ustedes no explotan ni extraen plusvalía, ni la captan ni la roban, ni deciden cuándo parar o arrancar las plantas de molienda y empaque de nuestros alimentos. Ubíquense.

Es cierto que Empresas Polar tiene un nivel de desarrollo tecnológico superior a la media en su ramo en Venezuela. Pero esto solo fue posible porque son oligarquía y han tenido un acceso obsceno a las divisas provenientes de la renta petrolera, es decir, las divisas del pueblo. De modo que Lorenzo Mendoza no invierte en ciencia ni en tecnología, todo lo compra a las trasnacionales con nuestras divisas. Las trasnacionales le proporcionan la maquinaria, que si bien no es tecnología de punta porque el imperialismo no admite competidores malinches, sí es una tecnología que en Venezuela les permitió disminuir los costos unitarios a nivel de su empresa con respecto al valor de las mercancías. Por cierto, esta maquinaria es ingeniada y fabricada por la clase trabajadora asalariada de las trasnacionales, que incluye robo de cerebros y trabajadores migrantes de los países periféricos. Ya sabemos que los capitalistas ni descubren ciencia ni crean tecnología, eso le corresponde a los asalariados. Ellos solo se apropian de la plusvalía, del trabajo ajeno.

En estas condiciones de superioridad tecnológica los trabajadores de Empresas Polar procesan más productos por unidad de tiempo que aquellos trabajadores de las empresas con tecnología inferior. Es así como el patrono Lorenzo Mendoza se apropia de manera permanente, sin alternancia, de una plusvalía extraordinaria, que al igual que la plusvalía media, u ordinaria, no la comparte con La Gran Familia Polar. Solo le da unas migajas para que se crean superiores a los demás trabajadores de las otras empresas, y salgan fotografiados vía Twitter con unos cartelitos defendiendo a su patrono cuando este toma la decisión de parar la producción de nuestros alimentos. No se hagan cómplices del chantaje.

Sepan trabajadores de Empresas Polar, aquellos que se creen la Garra Polar que rasguña los estómagos del pueblo, que el salario crece de manera aritmética mientras los ingresos de capital crecen de manera geométrica. Es decir, ustedes por más que defiendan a su patrono nunca van a tener el poder que tiene Lorenzo Mendoza sobre ustedes y sobre la clase trabajadora venezolana y el pueblo en general, con el apoyo de sus amos del norte. Si ustedes insisten en decir “Con mi Polar no se metan”, nosotros seguiremos diciendo ¡Que Polar no se meta con el Pueblo carajo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3366 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando Saldivia Najul

Fernando Saldivia Najul

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a218319.htmlCd0NV CAC = Y co = US