Con apoyo imperial escenarios violentos amenazan la paz el 6-D

Un inminente giro de timón a la derecha contra la dirección del modelo socialista que se ha trazado como meta la revolución bolivariana, seria cosa del pasado a partir del seis de diciembre próximo, independientemente de que haya o no elecciones parlamentarias.

Tan insólita visión sobre cuán trágico seria el destino  que le esperaría al noble pueblo venezolano, se desprende de las infames campañas impresas y audiovisuales, encabezadas por CNN en español como vocero del sueño imperial que, a través de su poder mediático internacional, sirve de sustento a la guerra económica que intenta asfixiar a los países progresistas y Venezuela está en la mira como  punta de lanza de los mismos.

No en vano, de tan crueles augurios se ha hecho eco el general John Kelly comandante de la reactivada  IV Flota de USA, al acusar a Venezuela de país terrorista, con el beneplácito de sus lacayos en nuestro territorio. Afortunadamente a la hora de la verdad, finalmente descubrirán que semejante sueño no habrá sido más que una pobre pesadilla.

Aun cuando paradójica-mente suene osado advertir en las actuales circunstancias que, contrariamente a lo añorado por los imperios; a la postre ese giro de timón, al igual que le ocurrió al Titánic, considerado in-hundible, sin embargo, naufrago al estrellarse con un iceberg haciendo que se lo tragara el océano.

Tal analogía no tendría sentido si en verdad el pueblo venezolano como sus homólogos latinoamericanos y caribeños, finalmente no se unieran para transformarse en aquel tempano de hielo ante la arrogancia de una fuerza  tácticamente imperial  que se considera invencible.

En América latina los proletarios han despertado y no será fácil retornarlos a su status de colonia después que esos tres mosqueteros: Fidel Castro, Néstor Kirchner y Hugo Chávez, advirtieran que Bolívar no estaba equivocado cuando predijo que Estados Unidos de Norteamérica pareciera estar destinado por la providencia a plagar de miseria y dolor a nuestros pueblos en nombre de la libertad. No obstante, igualmente vaticino que la unidad de los mismos los haría libres.

Independientemente de que tales escenarios se cumplan en lo inmediato, si tomemos en cuenta que entre quienes se oponen a los gobiernos progresistas, es cierto, hay grupúsculos que no creen en las instituciones democráticas y  apuestan por una salida inconstitucional con apoyo del imperio yanqui, también están quienes creen en el "cambio" por la vía electoral como garantía de una transición en paz.  En todo caso, los mencionados escenarios seguirán ahí, mientras existan las amenazas de quienes no se resignan a perder sus otrora privilegios.

Frente a la negativa de los partidos de oposición a firmar el documento en el que se comprometan ante el CNE respetar los resultados emitidos por ese poder electoral y se intente reeditar las guarimbas u otras manifestaciones de violencia en caso de que los mismos no sean los que esperaban, al gobierno no le quedara otra opción que no sea activar su maquinaria cívico militar para hacer respetar la voluntad popular.

Y es que en el supuesto negado de “ganar” el poder la oposición, incluso por la vía del voto, su estrategia de persecución y exterminio de los chavistas, nada tendría que envidiar a la  empleada por los gobiernos de la IV República, contra el PCV y el MIR, antes de ilegal-izarlos políticamente, pero este pueblo no está solo ni se quedaría con los brazos cruzados frente a episodios que pongan en peligro la paz nacional. 

Bien dice el refrán: a cada cochino le llega su sábado y, para entonces, el del imperio no estaría muy lejos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1122 veces.



Mauro Briceño Prato


Visite el perfil de Mauro Briceño Prato para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas