Primarias y shock económico antibolivariano

Imposible, no dejar de reconocer la importancia del triunfo de la militancia del PSUV al manifestarse masivamente en apoyo de sus diversos candidatos de la juventud, de la mujer y de las y los maduros que, de manera entusiasta, apoyan la causa del chavismo. 3.162.400 votantes, no es poca cosa, es como ir a una carrera de un kilometro y el contrario nos llevara una ventaja de quinientos metros; así están las cosas para el oposicionismo apátrida, para las parlamentarias del venidero 6 de diciembre del presente año. No obstante, siempre es válido el llamado a rechazar el triunfalismo, todavía quedaría por expresarse un poco más del 70 por ciento del padrón electoral con derecho a voto para ese proceso electoral. Ese resultado, dejó paralizado, en estado de shock, tanto a la oposición como a los sectores descontentos del chavismo que, desde la izquierda, bombardean –políticamente- al gobierno del Presidente Maduro. Mientras el otrora líder oposicionista y gobernador ausente del Estado Bolivariano de Miranda, Capriles Radonski, se limitaba a preguntarse, en referencia a las primarias del PSUV, vía tuiter: ¿Cuánto nos habrá costado? Desde el oposicionismo de izquierda, Nicmer Evans, cuestionaba los resultados de una manera bien petulante: “…así como hemos denunciado las farsas numéricas de las primarias de la MUD, es lamentable que no podamos decir algo distinto del Psuv” (http://www.aporrea.org/actualidad/a210142.html). Finalmente, el Toby Valderrama, se limitaba a cuestionarlas, acudiendo a un burdo argumento de clase: “Las elecciones del PSUV fueron un hermoso triunfo de la democracia burguesa, con todo lo que esto significa: en métodos electorales, tipo de conciencia movilizada, uso del recurso mediático, etc.; sin dudas, triunfó la democracia burguesa” (http://elaradoyelmar.blogspot.com/2015/06/en-las-elecciones-no-hay-triunfo.html). Contradiciéndose a sí mismo, en dicho artículo, pues, líneas más abajo expresaba: “Las elecciones son terreno donde se expresan la intuición y la conciencia, el nivel político de una sociedad”, si así fuere, mucha conciencia y nivel político, demostró ese día el pueblo chavista. Lo real es, que ni el oposicionismo de derecha ni de izquierda, han aprendido a interpretar a nuestro pueblo, incluso, nos atreveríamos a decir, ni la propia Dirección Nacional del PSUV, y la mejor muestra de lo aquí afirmado, se puede verificar en la existencia de los Centros Nucleados, centros de votación en los que asistieron miles de votantes y se encontraron con apenas dos máquinas de votación; con lo cual, estimaron los organizadores del proceso de primarias del PSUV, dar la sensación de que estarían participando millones de votantes. Sólo que, esa hipótesis, se les convirtió en realidad y consiguieron el efecto adverso, que miles de militantes y fervorosos votantes se abstuvieran de participar, habida cuenta, las enormes colas y las pocas máquinas. En resumidas cuentas, ni los propios dirigentes del PSUV, tenían la certeza del fervoroso deseo de participación, que tenía el pueblo chavista y no tan chavista.

Quizás nadie, en toda nuestra historia, como el Comandante-Presidente Hugo Chávez, supo interpretar los sentimientos y deseos de nuestro pueblo, de vivir en verdadera Democracia. Fueron quince intensos años, dedicados por nuestro Comandante Infinito, a educarnos en los principios de la nueva Democracia, la Democracia Socialista y Protagónica. No aró en el mar nuestro Comandante, allí tenemos parte de esa, su campaña educadora en los principios de la nueva Democracia, la Participativa y Protagónica. En esas primarias del PSUV, se ve reflejada esa intensa labor de creación de conciencia, desplegada por nuestro Comandante Infinito. Se equivoca el Toby, cosa muy habitual en él últimamente, desde que rompió con el chavismo, al afirmar que esas primarias fueron un “triunfo de la democracia burguesa”; no Toby, si algo movilizó a las bases populares a participar en esas primarias, fue el vernos reflejados en el vecino, la vecina, en el joven estudiante, en el trabajador y trabajadora, en el compa campesino, en los excluidos de toda la vida, quienes por primera vez, en toda nuestra historia, eran los protagonistas de un proceso electoral, y ese solo hecho, motivó demasiado a nuestros sectores populares a ser partícipes de ese proceso de primarias del PSUV. Burguesas, sí fueron las de la MUD, en que para ser candidato y poder participar, se tenían que inscribir cancelando 150 mil bolívares. Esas primarias, sí fueron expresión de lo que son los procesos electorales típicos de una democracia burguesa en que, el dios dinero, define quién gana la curul o el cargo en disputa. Primarias oposicionistas, en que los candidatos deben vender su alma al dios dinero, negociar con ellos cuál será su postura de ganar el cargo o curul, recibir el visto bueno de la clase de los capitalistas, la burguesía, para poder ser electos. Así funciona la democracia, falsa democracia, en los regímenes de democracia burguesa.

Estas primarias del PSUV, han evidenciado con claridad meridiana, aquella definición que le diera nuestro Comandante Infinito al pueblo venezolano, al pueblo de Simón Bolívar, al pueblo de las dificultades, pues, siempre ante los infortunios se levanta con cabeza en alto a dar las batallas: “Claro siempre estarán los enemigos del país, afuera y adentro, tratando de minar la moral nacional, pero aquí le estamos demostrando quiénes somos nosotros. Como dijo Bolívar una vez: “soy el hombre de las dificultades”. Nosotros somos sus hijos, somos el pueblo de las dificultades, mientras más difícil nos las pongan, más grande seremos” (Somos el pueblo de las dificultades, Hugo Chávez, 06-12-2010, http://blog.chavez.org.ve/temas/noticias/somos-pueblo-dificultades/). Y mientras, el pueblo de las dificultades, el pueblo chavista, se manifestaba con sus votos, otra forma de manifestación ocurría vía estudios de opinión; la encuestadora Hinterlaces, hacía público su más reciente estudio de opinión: “Monitor País”, basado en la pregunta: “¿Qué preferiría Ud. que el Gobierno del Presidente Maduro rectifique y resuelva, aunque sea en parte, los problemas económicos del país o que venga un Gobierno de oposición?” La respuesta no pudo ser más contundente, el 62% de los encuestados se manifestaba por la continuidad de la marcha del Gobierno del Presidente Maduro, mientras que la opción de que asuma las riendas del país un gobierno oposicionista, sólo contaba con el respaldo de apenas el 33% de los encuestados. Con extrema razón, el Gobierno imperialista de los EEUU, quien tiene información de primera mano de lo que ocurre en nuestro país, se dispone a estrechar el mejoramiento de las relaciones diplomáticas con nuestro país, como lo expresara en comunicación dirigida a nuestro Gobierno por el jefe de la diplomacia gringa, John Kerry: “Espero una futura cooperación entre nuestros pueblo y gobiernos, con miras a mejorar nuestras históricas fuertes relaciones que han perdurado por casi dos siglos” (http://www.aporrea.org/tiburon/n273330.html), hecho que, sin duda alguna, aislaría aún más, a esa oposición antidemocrática.

Y mientras el cuadro de la política electoral, se mostraba victorioso para las fuerzas de la Patria; para las fuerzas de la Revolución, otro cuadro se nos presenta, en el terreno de la política económica. Allí, en ese campo, las fuerzas del oposicionismo de derecha, la burguesía, se muestran ganadoras, omnipotentes, invencibles, tanto, que el mismísimo presidente de la patronal burguesa, Jorge Roig, se da el tupé de invitar al Presidente Maduro a su Conferencia Nacional, en una muestra de cinismo y prepotencia, como nunca antes hemos observado de parte de Fedecámaras. Por su lado, el Presidente Maduro en una muestra de la debilidad en que está para hacerles frente, les invita, una vez más, al diálogo constructivo. Y en el medio de tantas invitaciones, sonrisitas y candideces, está todo un pueblo chavista y no chavista, resistiendo una intensa política de shock económico, en la que los precios de los productos, un día para otro pudieran crecer en 20 por ciento, 50 e incluso, duplicar su precio según lo dictaminen desde Miami, los dueños del Dólar Today. Tan desordenada se encuentra nuestra economía, que los precios de las mercancías, productos y bienes que se expenden en nuestro país, se ofertan, como nos lo explicara un comerciante, no por el costo de producir el bien, la mercancía o el producto, sino por la expectativa que tiene el oferente de lo que podrá adquirir por lo recibido en bolívares, por su bien, mercancía o producto ofertado. Lo cual, crea un círculo perverso que se expresa en una inflación galopante, tan galopante que ha producido un shock en los directivos del Banco Central, quienes llevan inhibidos ya, seis meses, sin publicar resultados de la inflación en nuestro país.

Naomi Klein en su libro “La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre ”, refiriéndose a la experiencia chilena, cita: “Friedman soñaba con eliminar los patrones de las sociedades y devolverlas a un estado de capitalismo puro, purificado de toda interrupción como pudieran ser las regulaciones del gobierno, las barreras arancelarias o los intereses de ciertos grupos (…) Friedman creía que cuando la economía estaba muy distorsionada, la única manera de alcanzar el estado previo era infligir deliberadamente dolorosos  shocks: sólo una ‘medicina amarga’ podía borrar todas esas distorsiones y pautas perjudiciales”. Fue precisamente, a través de un shock que Friedman y sus Chicagos´boys, “corrigieron” el modelo con que el Presidente Salvador Allende, funcionaba en su transición al socialismo de vía pacífica. Un shock o golpe eléctrico, instaurado mediante una dictadura militar brutal, a mediados de los 70, en que los chilenos se encontraban en estado de conmoción tras el derrocamiento del Presidente Socialista Salvador Allende, la brutal represión que desató la Junta Militar, aunado a una hiperinflación, lo que permitió a Friedman recomendar a la Junta Militar fascista, una acelerada transformación de la economía: reducción de impuestos para la burguesía, libre comercio y libertad de precios, privatización de servicios, recortes al gasto social y desregulación.

En el caso venezolano, al no poder derrocar al gobierno legítimo del Presidente Maduro, tras ya, tres intentos de derrocamiento; utilizan la economía, la hiperinflación, para producir shock en la población y evidenciar el supuesto fracaso de las políticas de Bienestar Social o del Buen Vivir, impulsadas por nuestro Comandante Chávez y continuadas, por el Presidente Maduro, con las restricciones que le imponen, la debacle de los precios de los hidrocarburos en el mercado internacional. Políticas de choque o shock, implementadas también, una vez caída la URSS, en los países de Europa del Este y cuyos resultados fueron devastadores: “todos los países en lo que la reforma va más atrasada o más lenta […] han experimentado un dramático deterioro de los índices sociales desde 1989. Lejos de mejorar esos parámetros del nivel de vida, queda claro que una reforma orientada al mercado escasa o pospuesta se ve acompañada por un severo deterioro de los índices de desarrollo social” (Los Marxistas y la Terapia de Choque en Europa Oriental, John Lloyd).

  Urge revertir esa criminal política de shock, impulsada por la patronal burguesa venezolana. Basta ya, de tanto “laissez faire, laissez passer”, Presidente Maduro. Se debe retomar el control de la economía, nuestra economía, restablecerle al Banco Central de Venezuela sus facultades constitucionales en materia monetaria, para procurar “…la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria” (CRBV, Art. 318). Reafirmar al Bolívar, como la unidad monetaria vigente en nuestra República Bolivariana de Venezuela, sin titubeos. Retomar y Reimpulsar con mucha fuerza, el Plan de la Patria o Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación, 2013-2019. En fin, volver a Chávez, en ello se reduce la solución a la crisis económica que afecta a nuestro pueblo. En su manera simple y profunda de explicarnos el Socialismo, el Comandante Infinito detallaba la idea: “Es la construcción de un nuevo modelo económico. Enrique, cuando estaba la compañera hablando, y el compañero…aquí está la arena. La arena es propiedad de todos. Luego llegó la propiedad privada: “Esto es mío…”. No señor, eso no es suyo, eso es de todos. Ahora, como dice el compañero, la arena está aquí, ellos reciben equipos. Los factores de producción en manos de los trabajadores. Llevan la arena, las muchachas hacen los bloques, las viviendas, es un encadenamiento, Enrique. Y además, es el trabajo consciente, no es el trabajo esclavizado. Los trabajadores que sacan la arena o trabajan aquí en la fábrica saben, están conectados con un todo, se sienten útiles, el trabajo comprometido. Ellos saben que la arena, el polvillo, la piedra se la llevan para allá para hacer bloques, para hacer concreto, para hacer asfalto, para que mejore Falcón, mejore la vida de todos. Eso es el socialismo” (Aló Presidente, programa 312, en la Planta trituradora de piedra “Chema Saher”, Santa Ana de Coro, Estado Falcón, Domingo 8 de junio de 2008).

Este 28 de junio, día para la historia de nuestro pueblo, la conciencia patriótica de la Nación se manifestó, masivamente, en apoyo a los grandes logros de la Revolución Bolivariana; a la gestación del nuevo modelo de Democracia Participativa y Protagónica propugnado en nuestra Constitución Bolivariana; en rechazo a las políticas de violencia de todo tipo, impulsadas por el oposicionismo apátrida y el imperialismo; en rechazo a las políticas de shock y saboteo económico, impulsadas por la burguesía apátrida y Fedecámaras. El pueblo revolucionario le hizo un llamado urgente al Presidente Maduro, a actuar contra la inseguridad y el choque económico impulsado por Fedecámaras, el uribismo, peperos, demócratas-republicanos imperialistas, y demás mafias de dañino pelaje. Lo sustancial del camino que hemos transitado en Revolución, bien pudiera ser explicado en palabras de J.R. Núñez Tenorio: “La crisis actual de la revolución sólo puede ser resuelta sobre la base del quebrantamiento del reformismo capitalista neocolonial y toda su ideología carcomida por la entrega y la vacilación. El reformismo burgués ha mostrado ya, su incapacidad para sacar a flote la República. Solo la lucha patriótico-socialista puede hacer realidad los populares ideales de redención ciudadana y de justicia social” (En Defensa de la Rebelión, J. R. Núñez Tenorio, La Pica, 1ro. de abril de 1967).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a210308.htmlCd0NV CAC = Y co = US