El Club de los Sin Camisa

¿Hacia Dónde vamos?

“... trescientos años de calma, ¿no bastan?”
Simón Bolívar. 3 de Julio de 1811


No hay acto más digno en la construcción de un país, de una Nación, que aquel que realiza un ciudadano mediante el trabajo creador para servir a su patria, a su pueblo, y que todos los bienes personales que obtenga sea producto de su trabajo. Esto nos enseñaron nuestros próceres independentistas; las enseñanzas del Libertador Simón Bolívar, su visión previsiva, su meditación profunda, su desprendimiento, el cumplimiento de su palabra, trabajar duro, el ser constante.

Así como el Libertador fue consecuente con su pensamiento y acción, vemos también como ejemplo a nuestro Rafael Urdaneta, con su lealtad, compromiso, vida humilde, sencilla y su arrojo en la toma de decisiones. Un Simón Rodríguez, que veía en el trabajo y la educación los procesos fundamentales para tener República. Un Ezequiel Zamora que juraba servir a los débiles y asumía en la práctica la lucha de clases!

Hoy, luego de grandes luchas de nuestros antepasados contra el coloniaje español; nos vemos abrumados por la cultura rentista que obra en dirección contraria a los valores referidos pese al esfuerzo liderado por Hugo Chávez y su ideal bolivariano, la relación de nuestros ciudadanos y el protagonismo para construir la nueva patria, se ve amenazada por la cultura del consumo y “el facilismo rentista” que no desarrolla la conciencia bien equipada sino la ganancia fácil por encima del trabajo y el conocimiento, la investigación y la ciencia.

Una sociedad como en la que vivimos no abre posibilidades para el desarrollo de las capacidades individuales que tenga como fin el desarrollo de lo colectivo para que sirva a la patria.

La cultura rentista desarrolla un “liderazgo rentista”, una dirección paternalista y la cultura adeca del cogollo. Hoy el tema central entonces, es la democracia protagónica y para que esto suceda, la democracia tiene que ser revolucionaria, que rompa con la vieja estructura de la conciliación y los pactos y asuma la lucha de clases, si se quiere en serio, construir el socialismo que está orientado por el trabajo y el conocimiento, donde la improvisación no tenga asidero y exista su contrario: la planificación.

El trabajo, ése es uno de los valores esenciales del socialismo, darle al trabajo la verdadera dimensión humana, moral, social, política y económica que tiene por encima de los antivalores del capitalismo”. Hugo Chávez. Mensaje anual ante la Asamblea Nacional, 11/01/2008.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1440 veces.



Nelson Escobar

Maestro Ambulante. Diputado a la Asamblea Nacional por el circuito #3 del estado Portuguesa. www.Nelsonescobar.psuv.org.ve

 Bigotebrocha1@gmail.com      @NelsonEsc

Visite el perfil de Nelson Escobar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: