Los espanta votos

Tengo 50 años subiendo cerro, al comienzo subíamos el Ávila con mis tíos Humberto, Ernesto, Silvia y Pilar. Recuerdo las pérdidas que nos echábamos y me rio porque era de verdad agradable hasta perderse y bajar por algún patio de alguna casa en San Bernardino. Ya mudados a Maracay, comenzó la fiebre que tengo hasta hoy de subir cerro. Ahora el cerro es otro, es el cortafuego del cerro del Hotel Maracay (Henry Pittier) donde una vez a la semana o dos, dependiendo de las otras actividades, subimos acompañado o solo. Este domingo 26 de marzo, invite a estudiantes de comunicación social de la UBV a subir, ellos llegaron tarde porque viven lejos y subí solo, ya en la bajada me los conseguí y les dije que se llegaran hasta un lugar donde esta un sitio que llamamos la planicie y se devolvieran ya que al no subir constantemente, puede traerles algún problema muscular u óseo.

Espere a mis estudiantes abajo y nos dirigimos al Hotel Maracay porque las muchachas del grupo se estaban haciendo pipi. Así, los funcionarios de la puerta nos negaron la entrada, porque solo entran los que van a bañarse en la piscina cuyo precio es algo caro, por cierto. Total que tuvieron las muchachas que hacer pipi detrás de un carro, ya que fue imposible que esta gente del Gobierno Socialista de Aragua, las dejara entrar a realizar la cosa más común del mundo como lo es echar una meadita. Una de ellas me dijo algo brava, que estos funcionarios son unos “espanta votos”, porque la situación del país que no está nada bien, con el hampa desbordada y aunado a eso, como somos mono productores, no producimos ni la ropa interior, mucho menos la “exterior” que usamos. Entonces ¿cómo se entiende que existan tantos funcionarios espanta votos?

Luego de pasar por la rabieta, nos ubicamos para descansar y tomarnos un jugo, debajo de un árbol que es famoso, que está en todo el frente del hotel y que si no estoy equivocado, fue traído de la India y es una especie que uno no reconoce cuando ves las raíces que parecen ramas y viceversa, siendo además extremadamente frondoso, de verdad es muy bonito y cuando estas debajo parece un hogar. Estando ahí, vino otro funcionario espanta votos y nos pidió, no solo a nosotros sino a un gentío, que desalojáramos el sitio. El lugar abarrotado de niños, jóvenes y personas de todas las edades, tuvimos que retirarnos porque este “funcionario” que nos corrió del lugar, vestido normal y sin ninguna identificación, se mostro como el dueño y ante mi reclamo de una Venezuela libre dijo que las ramas del árbol eran frágiles y yo le dije que porque no hay un cartel que diga “no subirse al árbol”. Total, que por 3 niños en el árbol, 40 personas que estábamos bajo el árbol fuimos corridos cual perros.

Ósea, que porque unos niños estaban en el árbol, (actividad cónsona con su edad) todas las personas que nos encontrábamos descansando bajo el precioso árbol, tuvimos que salir de su sombra y buscar un nuevo sitio. Si sigo hablando de espanta votos, se hace muy larga la historia, tan solo les cuento lo que ocurrió en un breve espacio de tiempo. Imagínense que se estén haciendo pipi, y no te dejen entrar si no pagas la cantidad para bañarte en la piscina. Además, te cobijas debajo de un árbol y te corren cual malandro y resulta que todas las personas que estaban en el cerro o casi todas, amamos a la naturaleza y en mi caso, soy profesor de Ecología, Preservación del Ambiente y Energía, unidad curricular que se imparte a los estudiantes de comunicación social de nuestra casa de los saberes. Por lo tanto, este mensaje va al gobernador de Aragua, para que tome cartas en el asunto y coloque en los cargos personas más idóneas y no esta cantidad de espanta votos que pululan en todos los entes del estado y me imagino que en mayor o menor grado en toda La Republica Bolivariana de Venezuela, sino, nos harán grave daño en las parlamentarias, estos “funcionarios socialistas” sin educación, ni valores, ni hermandad, mucho menos solidaridad.

NOTA: Al comienzo, las subidas al cerro del hotel Maracay eran por el rio, ya que no existía cortafuegos y de verdad que subir por el rio y encontrarse con los monos aulladores es algo único o ver la cantidad de ofidios, aves y de insectos, sin contar con la vegetación y la flora. Ya en los 70, hicieron el cortafuegos y a mediados de estos, colocaron las torres que llevan las guayas con electricidad a diferentes sitios del estado. Es de ahí, de donde viene el conteiner, que se encuentra al final del cortafuego, que era simplemente el contenedor de los pernos, con los que armaron las torres y que el helicóptero que lo trajo, soy testigo de excepción, nunca se llevo. Así, cuando estrenamos el cortafuegos en el año 75, de verdad no recuerdo la fecha, no nos imaginamos nunca el auge que ha tomado esta actividad tan provechosa para la salud. Por eso, cuando uno se consigue a funcionarios espanta votos, provoca quedarse cerro arriba.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2398 veces.



Jorge Osorio Rojas


Visite el perfil de Jorge Osorio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a206816.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO