¿Qué hizo Chávez para merecer el odio de un sector de la población venezolana?

El que a Chávez lo odiara una oligarquía acostumbrada a parasitar del Estado venezolano, que de repente vio desvanecerse no sólo su capacidad de influir en las decisiones de gobierno, sino el inmenso flujo de dinero que ingresaba a sus arcas producto de esa corruptela inmunda en la que revolcaron la administración pública, no debe extrañar a nadie.

Tampoco debe extrañar que la dirigencia de unos partidos políticos acostumbrados a decidir quién era juez, fiscal, notario, gobernador, alcalde, diputado, senador, ministro y pare de contar, se haya llenado de odio contra el responsable de que ellos perdieran ese inmenso poder del que abusaron por tantos años.

Los dueños de medios de comunicación, son otros que encontraron argumentos para odiar a muerte al Comandante. Acostumbrados a chantajear con su poder al gobierno nacional y los gobiernos regionales para obtener millones y millones de bolívares en pautas publicitarias y avisos oficiales, no podían evitar que el rencor se apoderará de si, cuando se toparon con un presidente que no se dejó chantajear, que no aceptó que le impusieran diputados para que defendieran sus intereses y que, obviamente, afectó sus finanzas mal habidas.

Hasta aquí todo mal, pero comprensible, mas no resulta tan fácil de entender la posición de una muy buena parte de la clase media y de hasta un sector más pequeño de las clases populares del país.

¿Qué les quitó Chávez? ¿En qué los perjudicó? ¿Cómo y en qué forma sus sueños, intereses y nivel de vida fueron impactados negativamente por acciones o decisiones del Comandante?

Hoy, cuando ya han pasado dos años de la partida física del líder más grande que haya parido esta patria luego de Bolívar, bueno es el momento para reflexionar sobre ese tema.

Los hijos de los pobres venezolanos no podían ni soñar con una carrera universitaria. Los pocos que finalizaban la educación media pasaban a ingresar el ejercito de ¨los sin cupo¨ y hasta allí legaban sus más caros anhelos. Buena parte de la clase media corría la misma suerte y los menos tenían que privarse de muchas cosas para poder pagar la educación de sus hijos en una institución privada. Chávez lleno el territorio nacional de nuevas universidades brindando así la oportunidad no sólo de obtener una profesión universitaria, sino el hacer postgrados y doctorados de manera gratuita.

Por otro lado, no fueron pocos los que perdieron sus casas por las corruptas condiciones que imponían los bancos para obtener una vivienda. Las cuotas balón llevaron a la ruina y hasta al suicido a muchos venezolanos. Nadie en su sano juicio recurría a un préstamo hipotecario y, por lo tanto, eran muy limitas las oportunidades de estos sectores para obtener una vivienda. El Comandante no sólo barrió con la práctica corrupta de los bancos, sino que creó la Misión Vivienda para brindar oportunidades de obtener una a la mitad (según el plan) de los venezolanos. Ya casi cinco millones de venezolanos viven bajo un techo digno construido por el gobierno venezolano.

Lo propio ocurrió con la salud, el Comandante supremo creó un sistema de salud que vino a fortalecer el existente hasta su llegada, el cual se mostraba agotado e infiltrado por mafias insaciables e inmorales. Barrio Adentro brinda a la clase media y a los más humildes la oportunidad, nunca antes vista, de tener un médico de familia y medicinas cerca de su vivienda y de poder tomarse una placa, una tomografía, una resonancia magnética, una mamografía, exámenes de laboratorio sin costo alguno.

Sin embargo, más allá de los beneficios que el gobierno de Hugo Chávez le brindara a esos sectores ya mencionados, el objetivo de esta nota es tratar de identificar los motivos por los cuales ese sector de la sociedad ya mencionado se llenó de odio contra un hombre que se fajó duro en su lucha por ayudar a los pobres, en librar la patria de las amarras que la hacían sumisa a los intereses de un imperio y para no hacer la nota interminable en rescatar la propiedad de nuestras riquezas naturales.

Para nosotros, todo ese odio es producto de unas campañas mediáticas, a través de las cuales  la oposición manejó la psiquis de esos sectores a su antojo. Los llenaron de temor afirmando que Chávez le quitaría un carro o una casa al que tuviese dos; metería varios cubanos en cada casa que tuviese una habitación desocupada; eliminaría la educación privada y de calidad; le quitarían la patria potestad de los niños;  perseguiría los opositores y freiría sus cabezas en aceite y otras.

Habiendo inducido el miedo colectivo, se pasó a manejar ese miedo para transformarlo en odio… nada difícil hacer odiar a quien se le teme.

Lamentablemente el gobierno no actuó a tiempo ni firmemente para evitar lo que ahora costará años curar. Se pensó que eran campañas para tontos y que el tiempo se encargaría de desmentirlas.  Sin embargo, los medios no esperaron a que eso ocurriera, la campaña fue permanente, se renovó con frecuencia  y  a cada mentira siguió otra y otra y el temor y el odio sigue metido en los corazones de esas personas.

Si tuvieran capacidad de reflexionar sobre lo que sienten y sus causas se darían cuenta que ninguna de las teorías con la que se justificó su odio se hizo cierta. Lamentablemente no tiene capacidad de ello.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2156 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor