Lucha por la emancipación de los trabajadores

Los conceptos de Marx y Engels los han hecho suyos en nuestros días todos los trabajadores del mundo en la lucha por su emancipación. Pero cuando los dos amigos, en 1840, participaron en la literatura socialista y en los movimientos sociales de aquellos tiempos, estos puntos de vista eran completamente nuevos. A la sazón había muchos hombres de talento y sin talento, honrados y sin honradez, que, en el ardor de la lucha por la libertad política, en la lucha contra la autocracia de los monarcas, de la policía y del clero, no percibían el antagonismo existente entre los intereses de la burguesía y los del proletariado. Estos hombres ni siquiera admitían la idea de que los trabajadores actuasen como una fuerza social independiente. Por otra parte, ha habido muchos soñadores, algunas veces geniales, (como Saint-Simon) que creían que bastaba tan sólo "convencer" a los gobernantes y a las clases dominantes de la injusticia del régimen social existente para que resultara fácil implantar en el mundo la paz y el bienestar general. Ellos "soñaban con un socialismo que triunfara sin lucha". Finalmente, casi todos los socialistas de aquella época y, en general, los amigos de la clase trabajadora consideraban al proletariado sólo como una úlcera (entre ellos, los filósofos alemanes, hermanos Bauer) y veían con horror que, paralelamente al crecimiento de la industria, iba creciendo también esta "úlcera". Por eso todos ellos pensaban en el modo de detener el desarrollo de la industria y del proletariado, de parar "la rueda de la Historia". Contrariamente al horror general ante el desarrollo del proletariado, Marx y Engels cifraban todas sus esperanzas en el continuo crecimiento numérico de éste. Cuantos más proletariados haya, tanto mayor será su fuerza como clase revolucionaria y tanto más próximo y posible será el socialismo. De expresar en pocas palabras los méritos de Marx y Engels ante la clase trabajadora, podría decirse que enseñaron a la clase trabajadora a tener conocimiento y concienciación de sí misma y sustituyeron los ensueños por la ciencia.

Marx y Engels, que conocían la lengua rusa y leían libros en ruso, se interesaban vivamente por Rusia, seguían con simpatía el movimiento revolucionario de ese país y mantenían relaciones con revolucionarios rusos. Ambos se hicieron socialistas después de ser demócratas, y tenían profundamente arraigado el sentimiento democrático de odio a la arbitrariedad política. Este sentimiento político innato, a la par que la profunda comprensión teórica de los lazos que unen la arbitrariedad política con la opresión económica, así como su riquísima experiencia de la vida, hicieron que Marx y Engels fueran extraordinariamente sensibles precisamente en el sentido político. Por lo mismo, la heroica lucha sostenida por un puñado de revolucionarios rusos contra el poderoso gobierno zarista halló en el corazón de estos dos revolucionarios probados la simpatía más viva. Y a la inversa, el intento de volver la espalda a la tarea inmediata y más importante de los socialistas rusos: la conquista de la libertad política, en aras de supuestas ventajas económicas, naturalmente, les pareció sospechoso y fue considerado por ellos directamente como una traición a la gran causa de la revolución social.

He aquí por qué Marx y Engels y sus vidas deben ser conocidos de todo trabajador; he aquí el motivo de que insertemos en nuestra recopilación, que, como todo, tiene por objeto despertar la conciencia de clase de los trabajadores, un esbozo sobre las vidas y actividad de Marx y Engels, que son los dos grandes maestros del proletariado y del proletariado contemporáneo.

Carlos Marx: (1818-1883). —Fundador del socialismo científico y revolucionario y de la teoría de la lucha de clases. El sistema de Marx reposa sobre el materialismo dialéctico, a la vez método de investigación así como hilo conductor para la actividad humana. En 1847 entra en la Liga de los Comunistas y escribe con Engels el célebre Manifiesto del Partido Comunista. El 28 de septiembre de 1864, bajo la iniciativa de Marx, fue constituida en Londres la Primera Internacional, la Asociación Internacional de los Trabajadores, debiéndose a él la mayor parte de los documentos que, en su nombre, fueron publicados y que forman parte del acervo histórico del movimiento obrero internacional. Tomó parte directa en el Congreso de La Haya de 1875.

Federico Engels: (1820-1895). —El amigo más querido y el compañero de lucha inseparable de Marx, cofundador del materialismo dialéctico y del socialismo científico y colaborador de Marx en la elaboración del Manifiesto del Partido Comunista; uno de los fundadores de la Liga de los Comunistas y de la Asociación Obrera Internacional. Después de la muerte de Marx (1883) pasa a ser el jefe espiritual reconocido y la más grande autoridad del movimiento obrero internacional.

¡Gringos Go Home! ¡Libertad para los antiterroristas cubanos Héroes de la Humanidad!

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!

¡Patria Socialista o Muerte!

¡Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1019 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a200053.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO