Banca Nacionalizada para Vigorizar al Pueblo

Fundamentos para que el gobierno que preside el presidente obrero Nicolás Maduro nacionalice la banca privada. Hay muchas razones de peso, aunque lo más importante es el beneficio que derramará con creces a favor del pueblo en general. La banca privada ha sido capitalizada con dinero público, en otras palabras se pago y se dio el vuelto, pero esta vez a expensa del pueblo y ahora millonaria pretende arrodillar al pueblo.

Hay que entender de una vez por todas que la iniciativa privada carece de vigor o de interés para mover la máquina económica. La economía socialista es política no mercantilismo.

No hay peor ciego que él que no quiere ver, y peor sordo que él no quiere escuchar, refrán popular que muchas veces utilizo el Eterno Chávez para connotar los escenarios torpes y rancios desfavorables al pueblo.

El Estado debe hacer el cambio de marcha imprescindible para abrir rendijas en el círculo infernal en el que estamos metidos. Se trata de una banca que ha asumido la rentabilidad financiera generando un impacto social pernicioso para la población. Con una búsqueda exacerbada del incentivo mercantil en la que han perdido de vista el interés de la Nación sin impórtale un bledo. Y no puede ser de otra manera, pues son en definitiva capitalistas.

Hay que detener el dominio de la oligarquía financiera sobre nuestra economía. Hay que detener la injusticia del proceso perverso de fuga de capitales-devaluación-inflación, que daña a todos especialmente al trabajador y a la trabajadora; al empleo y a las empresas socialistas que lo generan. (Este periodista juzga que desde el Gobierno no sólo se está haciendo mella contra el proceso socialista, sino que además está la más vil y canalla conspiración; por supuesto en conchupancia con el imperio y la derecha fascista).

Hasta cuándo Venezuela va a ser saqueada. El Estado no puede permitir el avance de situaciones críticas que amenazan con daños graves el interés nacional, y particularmente a las mayorías de nuestro pueblo. Nacionalizando la banca privada, en este caso el Estado no sólo está eliminando un intermediario, sino a un instrumento que ha probado más que suficientemente su falta de solidaridad con los intereses del país y del aparato productivo. Otros países, que ni siquiera son socialista la banca la controla el Estado en beneficio de su pueblo.

La banca privada ha pospuesto el interés nacional y ha fomentado, propiciado y mecanizado la especulación y la fuga de capitales. Este percance lo ha venido arrastrando desde los tiempos de oprobiosa IV República. En suma, se debe nacionalizar la banca porque no es admisible que domine o condicione el propósito de la actividad económica y financiera de país. Así, también el Estado ya no estará acorralado por los grupos de presión, lo cual incluye la parasitaria actuación criminal de los medios de comunicación social privados que operan como armas supletorias del sistema financiero privado.

El despiadado mercantilismo ha facilitado la especulación, la fuga de capitales y la dolarización de la economía. Por un acto de soberanía, el Estado debe rescatar legítimamente, del interés privado, un instrumento económico fundamental para orientar el manejo del ahorro nacional en función del interés general, contrariado por el sector privado.

Del mismo modo, la locura de "rayar" la tarjeta de crédito se ha convertido en otra insensatez, por ejemplo, hoy día no hay pasajes para ningún país que sirva de escenario para la obtención de un puñado de la chatarra del dólar; y qué decir sobre las ventas de automóviles que vienen abultado con su respectiva dieta o sobre-precio, así como la especulación inmobiliaria; abundan los ejemplos vandálicos, e innumerables marramuncias. Lo cual incluye que el país está convertido en una cola permanente, donde el pueblo huela comida allí amanece. Y todo porque el sistema financiero lo manejan los privados, y hoy hasta los particulares, aunque digan lo contrario.

Hay que ir contra los oligopolios y el monopolio de la economía; debemos detener el capitalismo salvaje porque de lo contrario nos devorará. Debemos nacionalizar también el derecho universal humano que es la salud (una salud desprovista de medicamentos y servicios; hay gente muriendo por falta de medicinas) y la educación. La salud y la educación han sido convertidas en un auténtico negocio especulativo y lucrativo. ¿Cuál es la duda? Cómo hablar de socialismo, sin haber luchado, y con una realidad en la que se impone el criminal sistema capitalista. "La mano invisible" está bien visibilizada y le ha inoculado un "control" a la población haciéndola inerte ante el voraz saqueo que está minando a la Nación. ¿Qué vaina es esta?, ¿qué pasa con la dirigencia política?, ¿qué está pasando con los cinco poderes que conforman la República Bolivariana de Venezuela? ¡Hasta cuándo carajo! (Más información sobre nuestra realidad en el siguiente enlace de Aporrea http://t.co/KdgkD8GHFm ).

El sistema liberal capitalista está agotado y no responde a ningunos de los paradigmas clásicos empleados, encontrándose ahora sin paradigma que aplicar. Se hace necesario desde el punto de vista democrático (en aras de la justicia social y el Estado de Derecho) y en ello los intereses más supremos de la población, cambiar el modelo capitalista actual y desechar la política económica y monetaria practicada hasta estos momentos, porque es imposible salir del neoliberalismo utilizando los mismos mecanismos que han sido los causantes del colapso de la economía, hundiendo a los humilde y todavía nos puede estrellar contra el suelo, si no se reacciona a tiempo. O es que en definitiva se impondrá como de hecho está ocurriendo la chatarra del dólar.

Debemos evitar la furia del pueblo con el aire de la paz y profundizar una economía política realmente social. (Para ahondar más el tema leer el siguiente enlace de Aporrea http://t.co/MAgOKNYhjm ).

Hay que poner la economía al servicio del pueblo y no al revés, como sucede hoy día. En los manuales de economía se dice que en el fondo solo hay dos modelos de producción: Producir socialmente para satisfacer las necesidades humanas (Socialismo); o producir socialmente para la obtención del beneficio privado (Capitalismo). Insistimos, desaprovechar este momento histórico es un acto entreguista y de traición al pueblo.

¡¡¡Viviremos y Venceremos!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1386 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: