Giordani olvidó a Chávez

No tenía intenciones de escribir sobre este tema. No es mi estilo hacer leña del árbol caído. Primero quise conocer la opinión de varios buenos camaradas sobre lo ocurrido al ex Ministro de Planificación Jorge Giordani, y vi que muchos ya habían respondido a mis inquietudes y dicho lo que se merece el personaje en cuestión. Pero cambié de idea. Diré algo. Seré breve.

Cuando leí la extensa "carta" hecha pública por el hoy ex Ministro de Planificación, Giordani, la que "milagrosamente" apareció publicada en la Web Aporrea la misma noche de su sustitución, vino de pronto a mi mente el recuerdo de aquellas palabras que, en ocasión de un encuentro particular, expresó el Comandante eterno Hugo Chávez sobre su persona. El Comandante había pedido al entonces Ministro Giordani que se acerque al lugar donde estabamos para que lo conociéramos.

Aún recuerdo los gestos de cariño y respeto que el propio Comandante Chávez nos manifestó por su ministro Giordani. Se refirió a él como "su padre y camarada".

Lo que más llamó mi atención fue la confianza que el Gigante tenía por aquella persona, a pesar de haberlo despedido por él mismo en dos oportunidades. Nunca imaginé que Giordani intentaría afectar al gobierno, a la unidad en torno al liderazgo del presidente Maduro,  y mucho menos por las condiciones que atravesamos.

Y Cómo calificar lo hecho por el ex ministro de Planificación Jorge Giordani, sino de tamaña estupidez política, de falta de compromiso revolucionario y de traición a la exigencia de "Unidad,  unidad y más unidad" y de apoyo al camarada Nicolás Maduro que nos exigió el Gigante Chávez en aquella inolvidable noche del 8 de diciembre en ocasión de su despedida para hacer frente a su enfermedad.

Todavía recuerdo como si fuera hoy aquellas palabras del Gigante que quedaron marcadas para siempre en nuestros corazones como una especie de testamento y juramento de lealtad. Su decisión plena como la luna llena, irrevocable, segura era que nosotros apoyemos a Nicolás Maduro como presidente de la República. También nos recordó, en caso de que llegara a suceder lo inesperado (su muerte), que deberíamos saber que la derecha aprovecharía lo que fuere para sembrar divisiones y arremeter con fuerza contra la Revolución Bolivariana.

¿Cómo pudo Giordani olvidar aquellas palabras del Comandante? ¿Acaso desconoce el delicado momento político en que nos encontramos? ¿Sería tan ingenuo el ex ministro como para no darse cuenta que su escrito, lejos de aportar al debate, está siendo utilizado por la derecha nacional e internacional para respaldar y justificar la agresión y un golpe de Estado contra la Revolución Bolivariana?

Al parecer a Giordani le ha importado poco las consecuencias de su fiasco. Hoy asistimos al entierro político, ético y moral de Jorge Giordani. Su escrito dio mucho de Qué pensar sobre su capacidad intelectual, política y su compromiso revolucionario. Tuvo suficiente tiempo para meditar su escrito y retractarse, pero su ego lo dominó. De hecho ya lo tenía preparado, y solo que esperaba el momento de su sustitución para lanzar el zarpazo.

Su escrito destaca por su ego, arrogancia y el desprecio por el resto de los camaradas que defendemos el legado del Comandante Chávez.

Los pocos que han salido a defender la irresponsabilidad de Giordani alegando su derecho a la crítica, ignoran que no fue precisamente ese el objetivo de su escrito. Si Giordani se hubiese limitado a señalar los supuestos errores de las políticas económicas tomadas por el gobierno, otro gallo cantaría. Habría contribuido en abrir el debate necesario, al que mucho venimos insistiendo desde diferentes espacios, pero Giordani decidió salirle al paso para evitarlo. Pues sabe que es corresponsable de mucho de lo que él mismo señala como "errores y desviaciones económicas".

Giordani quiso evitar el debate, y por ello salió pateando la mesa desviando la atención sobre lo medular para centrarse en lo personal. Pretendió juzgar el liderazgo del presidente Nicolás Maduro al cometer la ligereza de compararlo con el liderazgo del Comandante Chávez. ¿Acaso enloqueció Giordani? ¿Habrá creído que el presidente Maduro debía imitar a nuestro Gigante para construir su propio liderazgo y ser aceptado por las bases del chavismo? Sus palabras ofendieron a la inteligencia del pueblo y a la memoria del Gigante. El presidente Maduro no necesita imitar a nadie, ni tampoco se lo permitiría. Su liderazgo es propio, genuino. El pueblo lo reconoce y lo felicita donde quiera que vaya en su gobierno de calle. La burguesía sabe que es cierto,  y por eso arremete en su contra con todo su poder para tratar de desprestigiarlo.

En 14 años el Comandante eterno formó consciencia de clase en el pueblo e infundió en el las ideas y los valores socialistas. Es nuestro deber reforzar esas ideas y el liderazgo del presidente Maduro.

Lo suyo no fue una crítica, fue un vulgar e infructuoso ataque contra el gobierno y todos los revolucionarios quienes seguimos empujando el tren de la esperanza; lo suyo fue una real agresión que brindó armas al enemigo de la revolución para facilitarle su ataque.

Giordani olvidó a Chávez y a la Revolución Bolivariana



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5797 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a190428.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO