Vientos de la sabana

Un triunfo halagador

Los resultados del pasado 8D, cayeron a la oposición como un balde de agua helada. Congelaron sus vanas pretensiones de asirse del poder y repartirse el país entre unas diez familias de las migajas que les repartiese el imperio norteamericano a quien, obvio, le venderían el petróleo a unos 12 dólares el barril.

Una amplia brecha de diez puntos porcentuales, dejó al soberbio “Caprichito Caprichito” colgado de la brocha, luego que en la víspera el bocón solicitaba un plebiscito nacional, cuando lo que se elegía eran los alcaldes municipales y sus concejales. Quedó tan maltratado “Caprichito Caprichito” que no tuvo ni aliento de mover a sus seguidores más disociados para que salieran a “descargar sus arrecheras” y a contaminar la tranquilidad de la inmensa mayoría de venezolanos y venezolanas con los estruendosos cacerolazos de uno que otro “loco e carretera” que buscan drenar todo el odio que le inyectaron estos dirigentes de la trilogía del mal que no se cansan de sembrar maldad social y tratar de destruir este proyecto de amor y paz que todos queremos para nuestro país.

Los resultados del 8D son muy halagadores para el país porque tal contundencia de todos los numeritos, búsquenlo por donde los busquen, proporcionan una gran estabilidad política y social en el país, justamente con la llegada, o por lo menos el inicio formal, de las festividades decembrinas que no dejan de bañarnos de esperanzas, de fraternidad, de hermandad, de paz, en donde todos y todas encontramos espacios para compartir y departir con familiares y amigos, independientemente de las tendencias políticas e ideológicas. Más allá de ello, encontramos un espacio de armonía celestial para dejar atrás estériles rencillas y abrazarnos como hermanos que tenemos el privilegio, el honor, de compartir este suelo patrio que todos queremos que cada día se consolide la igualdad y justicia social.

De las 337 alcaldías de Venezuela, las fuerzas revolucionarias y el chavismo lograron 255 alcaldías y 07 independientes, un sonoro triunfo que los dejó cabizbajos, sin saber para dónde agarrar. Más aún cuando el bocón “Caprichito Caprichito” había dicho que ganarían unas 240 alcaldías. Pero no sólo ese fue el gran triunfo del Psuv y el Gran Polo Patriótico, sino que además en las alcaldías emblemáticas de la oposición se pudo cerrar la brecha de ventaja y cada vez el chavismo se acerca a estos espacios opositores dónde no se ha podido trabajar con mayor eficiencia justamente porque sus gobernantes opositores buscan sus dos objetivos principales: primero, sabotear todo aquello que venga de la revolución y, segundo, apuntar sus fuerzas a derrocar el gobierno de nuestro presidente Nicolás Maduro. Respecto, a los votos del chavismo y oposición a nivel nacional, se alcanzó crecer en tan sólo siete meses, la abismal cifra de diez puntos; gracias a la acertadas políticas de un gobierno coherente con los postulados éticos de la revolución Bolivariana y Chavista.

Con cierto estupor observo algunos comentarios de sesudos opositores que de manera irresponsable, tratan vergonzosamente de torcer la realidad de un país, que a cada rato les grita en sus caras que no quieren que ellos regresen al poder, por malos, manipuladores, mentirosos y apátridas. Poco a poco la Venezuela linda, todas y todos, vamos entendiendo que este es el camino que nos garantiza la tranquilidad y estabilidad como pueblo y como nación. Juntos vamos a edificar de este suelo una gran potencia social, de amor y de paz.

En lo que ha Barinas respecta, los guarismos dan un importante y contundente triunfo al chavismo. Tan similar a la media nacional y de 12 alcaldía se ganaron 09 y una el independiente y proveniente del chavismo Adelsi Rodríguez, este último en el querido municipio Rojas. Igualmente, hubo un proporcional voto a favor del chavismo de más diez puntos. Todo un arrase, pero que nos invita muy responsablemente a seguir aceitando la máquina para reconquistar, en el momento oportuno, los muy sentidos reveses en los municipios Barinas y Sucre. Esta es la democracia, este es el juego de nuestra querida Constitución, que los chavistas amamos porque dentro de ella abonamos los espacios de estabilidad social que nos merecemos todas y todos los venezolanos…, gracias Barinas, gracias Venezuela.

Se cumplió el legado de Chávez y la palabra honesta y ecuánime de Nicolás Maduro que había dicho que lograríamos casi un 80 por ciento de las alcaldías nacionales. Con este 76 por ciento obtenidas, serán las estructuras municipales que estarán al servicio del poder popular y el Plan de la Patria, para asegurar la optimización y eficiencia de la gestión pública del pueblo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1366 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas