Socialismo y desarrollo

“La fe de Hegel en la razón humana y en los derechos de ésta y la tesis fundamental de la filosofía hegeliana, según la cual en el mundo existe un proceso constante de cambios y desarrollo, indujeron a los discípulos del profesor berlinés, que no querían conciliarse con la realidad, a la idea de que también la lucha contra la realidad, la lucha contra la injusticia existente y el mal reinante tienen sus raíces en la ley universal del desarrollo perpetuo”.

Hegel solía decir que todo lo racional es recto: Esto quiere decir que toda idea que se corresponde con las necesidades del desarrollo objetivo logra triunfar. La filosofía de Hegel hablaba del desarrollo del espíritu y de las ideas: era una filosofía idealista. Del desarrollo del espíritu deducía el desarrollo de la naturaleza, del hombre y de las relaciones entre los hombres, y de las relaciones sociales. (Marx y Engels señalaron más de una vez que su desarrollo intelectual era debido en gran parte a los notables filósofos alemanes y, en particular, a Hegel. “Sin la filosofía alemana –dijo Engels– no existiría tampoco el socialismo científico”). Hegel también desarrolló el sistema dialéctico que Marx adoptó posteriormente al materialismo histórico.

Sí todo en el mundo se desarrolla, sí unas instituciones sustituyen a otras, ¿por qué han de perdurar eternamente el capitalismo y el imperialismo, el enriquecimiento de una minoría insignificante a expensas de la enorme mayoría, el dominio de la burguesía sobre el pueblo? Cuando el hombre no tenga que disputar al hombre ni la subsistencia ni los medios de producción, el imperio de la competencia cesa se abre la era de la solidaridad y de la igualdad. Solidarios los intereses, es ya posible la fraternidad en los sentimientos.

Del desarrollo de las fuerzas productivas dependen las relaciones en que se colocan los individuos entre sí en el proceso de producción de los objetos indispensables para la satisfacción de las necesidades de todo el pueblo. Y en dichas relaciones está la clave que permite explicar todos los fenómenos de la vida social, los anhelos del pueblo, sus ideas y sus leyes. Estos sólo deben comprender cuál es la fuerza social que por su situación en la sociedad contemporánea está interesada en la realización del socialismo e inculcar a esta fuerza la conciencia de sus intereses y de su misión histórica.

Los políticos de la MUD se constituyeron en castas, dividiéndose, hipócritas, en bandos igualmente fascistas e igualmente estériles, sin otro móvil que tejer y destejer la jerga de sus provechos particulares en el telar burocrático. No harán nada fecundo; no crearán una Nación, no remediarán la producción de los insumos de consumo diario; no suavizarán el malestar de la clase trabajadora. Fomentarán la represión policial antes que las Misiones Sociales, las pompas regias antes que la educación.

Señores burgueses de la Mafia amarilla, conviene, por el contrario, que os vayáis acostumbrando a la idea de que el sistema capitalista de producción y de cambio no es permanente, sino transitorio; que así cómo no es el primer término de la evolución económica, no es tampoco el último; que sí nació ayer con la revolución burguesa, morirá mañana con la revolución socialista. Más sí esta discusión abstracta del derecho de propiedad individual de los medios de producción, demostraría fácilmente que tal derecho no debe subsistir. En las discusiones de clase, nada tan estéril como la persecución de lo que debe ser.

La Revolución Bolivariana, estalla como culminación de un proceso Histórico, cuando el pueblo ya no quiere ni puede tolerar más las antiguas formas de opresión de la burguesía. La revolución dio un tremendo impulso a la conciencia colectiva. Despertó un espíritu de independencia e iniciativa. El objetivo de la revolución es abolir la explotación y la desigualdad existente entre los venezolanos, crear una nueva sociedad basada en la propiedad colectiva de la tierra y de los medios de producción, el control de la Industria Petrolera y Gasífera, y lograr una distribucción racional y justa de los productos del trabajo entre todos los venezolanos.

Los socialistas consideramos indigno ocultar sus conceptos y propósitos. Proclamamos abiertamente que sus objetivos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social existente. Que las clases de la burguesía tiemblen ante la Revolución Bolivariana. El pueblo no tiene nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen en cambio un mundo que ganar.

“El socialismo del siglo XXI es una forma nueva de organización de las masas… El socialismo es una institución salvadora en la que cada despojado, cada injuriado, cada víctima de la injusticia social, hallará no el apoyo compasivo sino solidaridad positiva, verdadero compañerismo, fuerza necesaria para su satisfacción y justificación”.

La emancipación colectiva del pueblo no puede ser si no es revolucionario.

¡Gringos Go Home! ¡Libertad para los cuatro antiterroristas cubanos héroes de la Humanidad!

¡Chávez Vive, la Lucha Sigue!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3508 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a173633.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO