Como lo veo lo escribo CLXVIII

Votare por el Socialismo Bolivariano ¡por más nada¡

No puedo explicarlo pero siento, que el camino al socialismo se pierde en la retorica y la incongruencia,  veo como muy pocos son capaces de elevar su dignidad por encima de los que están hundiendo esta gran oportunidad de llevar a los venezolanos a la altura señalada por Bolívar. Es difícil ahogar nuestra crítica y más, cuando no sólo nos hemos quedado en ella sino que hemos ofrecido nuestros talentos.
 
Que nuestro líder le pida a las ingenieras e ingenieros de China y de Rusia, que actualmente edifican la ciudad Tiuna,  estudien las opciones para aligerar el transito en el sector, como fue publicado en el Correo del Orinoco, es una prueba  de ello. Es un menosprecio al talento de los venezolanos que no debemos permitir venga de donde venga, sin embargo, que yo sepa, a excepción de Rolan Denis en su reciente y acertado articulo “¿Por dónde suenan las campanas?...por el uno por diez o por la movilización popular revolucionaria” ninguno otro de nuestros intelectuales ha elevado una crítica constructiva que me lleve a pensar que esto cambiará en algún momento.

Desgraciadamente todo liderazgo de reserva ha sido opacado, neutralizado o acabado lo que nos deja huérfanos y obligados, con sólo la esperanza que dentro del seno revolucionario y bolivariano se levante un grupo que realmente venza al personalismo y a la adulancia, vicios que Bolívar identifico como causantes de la perdida de la nación que tanto amamos. Que logre implantar el valor fundamental del humanismo, el respeto por su semejantes, que no se ve reflejada en la mayoría del pueblo venezolano; lo que significa un fracaso rotundo para los que asumieron la revolución Bolivariana y que no supieron interpretar ni ejecutar sus ideas prefiriendo las foráneas, siguiendo así las pautas de los depredadores del mundo, que  inocularon en aquellos débiles de conciencia, que nadie es profeta en su tierra, haciéndoles despreciar a sus hermanos para así chupárselos muy sublimemente.
 
No sé si me he vuelto pesimista pero puede verse como la incapacidad, la ineficiencia y la ineptitud, campea en donde debería prevalecer todo lo contrario; el respeto, la ética y las virtudes; valores que nunca podrán inculcarse con los obsequios no ganados por el esfuerzo. Hoy más que nunca, el presidencialismo ha trastocado el sentir de Patria y  ha reafirmado en muchos el creer que todo lo que merecemos es un regalo y no una obligación compartida con el que se sienta en la silla presidencial o cualquier otro nivel de mando.
 
Al igual que muchos, pido que se produzca un gran debate que lleve a la reflexión y entendimiento de que la revolución es de todos y no de un solo hombre y para comprender esto sólo basta recordar lo que dice Bolívar Mostraos, conciudadanos, dignos de representar un pueblo libre, alejando toda idea que me suponga necesario para la República. Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, este Estado no debería existir, y al fin no existiría”                                                                                                                                                                                                                                           luisdiaz152@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2085 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas