En los 70 de Alí, su canción es urgente y necesaria

Los días de la Revolución Bolivariana tienen música y letra de Alí Primera. Su canto perdura en el tiempo y se hace cada vez más necesario. La perseverancia y el amor por la patria se convierten en la esencia de todo un pueblo que asume su canción como compañera de andanzas y luchas. Es la convocatoria a la solidaridad y a la unidad de todos aquellos que se indignan ante la injusticia en cualquier parte del mundo.

Nos dice Grisell Marroquí que “ese que niño nació en Coro, el 31 de octubre de 1942, y dos años después de morir su padre se trasladó a la Península de Paraguaná es: Alí Rafael Primera, el cantautor de los pueblos del mundo, el militante de los sueños, que le cantó a la esperanza, a la defensa de los derechos humanos. A la “necesidad de multiplicar y hacer inmenso el grito de los humildes”, a la unidad del pueblo como exigencia perentoria para rescatar el debate ideológico.

Meterse en el corazón del pueblo pasó por vencer el poder de los poderosos medios de comunicación como la televisión, prensa y radio del momento que ignoraron todo tipo de expresión popular, más aún si esta es contestaría. Pero el mejor interlocutor que encontró Alí fue el hombre y la mujer sencilla de nuestra patria. El estudiante, el obrero, el campesino que en cualquier parte tarareaban sus canciones. Allí llegaron sus canciones y allí se quedaron para siempre.

La canción de Alí es compromiso político revolucionario. Es poesía popular, hecha con la filosofía del pueblo. Con motivo de cumplirse los 70 años de su nacimiento lo seguimos recordando como el militante rebelde, irreverente, contestatario y popular. Alí sembró dignidad, coraje y compromiso revolucionario. Porque en su canto hay sinceridad, transparencia y como el mismo lo dijera: “Si no hay verdad en los cantores, entonces no habrá verdad ni en el canto ni en la esperanza”.

En estos tiempos, signados por vientos de cambios, en una América Latina que despierta todos los días defendiendo los pasos andados, recordamos al cantor del pueblo venezolano en medio de un combate contra el enemigo de siempre, el Tio Sam. Lo recordamos para ponernos a su lado y asumir el discurso y la práctica de la unidad de todos los revolucionarios. Ya lo dijo el padre cantor: “porque es verdad que en el charrasqueo el cuatro se oye más sonoro que en el punteo, porque sencillamente todas las cuerdas suenan juntas y al mismo tiempo”.

Con tu palabra, sabia y popular te recordamos. Poesía y reflexión se juntan para hablar de tu noble oficio de juglar: “La canción necesaria, tal vez no llegue a dirigir batallones pero ayudará a formarlos. La canción necesaria anda en boca de todos nosotros. Tiene tantas formas la canción necesaria como flores cubren la piel de los campos…Dicen que jinete y cabalgadura anda en busca de la canción de la victoria...La canción necesaria es lengua del pueblo”


revolcones76@yahoo.com.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2093 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: