(El masoquismo de la clase media y la actual crisis europea)

Conozcamos la Explotación del Burgués por el Burgués (*)

Es difícil tragarse que “la explotación o enajenación del hombre por el hombre” 1 se reduzca a la que induce la clase burguesa sobre el proletariado, máxime cuando la única restricción que tiene cualquier trabajador para explotar a terceros es su carencia de dinero, debido a que su salario siempre oscila sobre el mínimo del sustento que garantice su vida familiar durante varios años como trabajador activo y logre multiplicarse a fin de mantener cuotas suficientes de proletarios relevistas en el tiempo.

Cuando un trabajador asalariado ahorra un poco de dinero lo hace para el consumo de bienes muy costosos para ser comprados con los ingresos ordinarios, salvo que incurra en créditos que terminan reduciéndole más su ya menguado salario.

Según recogimos en varias entregas anteriores, atinentes al ex “Problema de la transformación de los valores de las mercancías en precios de producción”, a mayor desarrollo de las fuerzas productivas burguesas2, menos empleo de mano de obra viva. Esto es sustentado por la misma teoría del valor trabajo marxista, o científica, según la cual, sólo esa mano de obra asalariada crea riqueza por un monto que garantiza su propio salario más las ganancias de los explotadores. De perogrullo, a menor cantidad de obreros, menor riqueza, y con mayor inversión en capital constante, menores tasas de ganancias. Por esta razón, a sabiendas de que el resto de los empresarios técnicamente más rezagados obtiene tasas de ganancia más altas, los capitalistas de punta se arrojan contra ellos, compiten destructivamente, y terminan enajenándoles una buena parte de sus ganancias. A eso se dedica el empresariado gerencial de la alta burguesía, con acciones muy eficaces que les dan buenos resultados, pero no por ello podrá acreditárseles el origen de las ganancias, como suele afirmarlo el apologismo burgués.

Esa enajenación de plusvalía “ajena” es de segundo grado y revela cómo los burgueses explotan a los burgueses, pero también la llamada clase media proletaria asume posturas sociales que las llevan a negar sus propia condición de explotados y se ha convertido en defensora incondicionales de un sistema que no sólo explota a sus trabajadores dentro de las fábricas, sino que enajena buen aparte de la riqueza preenajenada en las fábricas de burgueses medianos e inferiores. Este es un proceso indetenible mientras se tiene a una tasa de ganancia homogénea para todos los capitalistas al margen de sus diferentes composiciones orgánicas de capital. Recordemos que las diferencia en la composición orgánica arroja tasas diferentes que sólo mediante la conversión del valor trabajo en precios de producción se logra indiferenciarlas y garantizar estabilidad para el sistema, para el mercado de los medios de producción.

Digamos que los capitalistas se interexplotan, y una parte de los proletarios, sus asalariados mejor remunerados, convalidan dicha explotación. A esto llamamos el masoquismo e la clase media.

Los acontecimientos actuales que están calentando el clima social europeo a fin están al despertando a esa clase media que se había considerado inmune a la perversión del capitalismo, que siempre mantuvo una actitud discriminatoria contra los proletarios del llamado “tercer mundo”, y hasta llegaron a creer que el capitalismo era malo sólo para los más ineptos, para los africanos e indios americanos del Sur, y, lo peor, llegaron a considerar el binomio de capitalismo bueno y c. malo, a que el Estado Demócrata Burgués era bueno y susceptible de reformas perfeccionistas, y que sólo se trataría de malos gobernantes , cosas así.


1 Carlos Marx, Primer Manuscrito.


i Hemos venido creando la serie de entregas virtuales sobre Economía Científica Política, y sobre Economía Vulgar, bajo la envolvente denominación de: “Conozcamos” y afines. Su compilación posterior la llamaré. “Conozcamos El Capital”, un proyecto de literatura económica cuya ejecución se mueve al ritmo y velocidad de los nuevos “conozcamos” que vamos aportando y creando con la praxis correspondiente. Agradecemos a “aporrea.org”, a su excelente y calificado personal, “ductor” y gerencial, toda esa generosa puerta abierta que nos vienen brindando, a mí,   y con ello a todos los lectores virtuales del mundo moderno.


marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3297 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: