Razones

Las razones por las cuales los revolucionarios y revolucionarias debemos participar masivamente en las elecciones del 26 de septiembre son muchas, empezando por la necesidad de defender al proceso bolivariano de la intención de la oposición de hacer de la Asamblea Nacional un espacio conspirativo y además ponerlo al servicio de la oligarquía (como el extinto Congreso de la “cuarta”), y culminando por la necesidad de llevar al parlamento hombres y mujeres que comprometidos con la revolución puedan emprender una dinámica que apunte, desde el espacio legislativo, a la aprobación de leyes de interés popular, a masificar la participación y protagonismo del pueblo, a convertirse en la práctica más en voceros del poder popular que en representantes, a contribuir con la demolición del viejo estado burgués y a avanzar con pasos certeros hacia el socialismo.

Para lo anterior los comunistas proponemos, en el marco de la importante alianza comunista-socialista, doce aspectos para la acción revolucionaria en el parlamento: Poder Popular como base del nuevo estado socialista, Consejos del Poder Popular, nueva y revolucionaria Ley Orgánica del Trabajo, Sistema Único Nacional de Salud, Sistema de Seguridad Social universal, Ley Antimonopolio, construcción de un nuevo modelo económico, consolidar y fortalecer las empresas de propiedad social, nacionalización del sistema financiero, reforma del sistema tributario, continuar incrementando la inversión social y derechos universales de los trabajadores y trabajadoras.

Mientras la oposición se ahoga no solo en las cifras de las encuestas y en el rechazo del pueblo sino en el impulso al desarrollo de todas los mecanismos de conspiración pasando por su interminable demagogia, los revolucionarios y revolucionarias estamos obligados a poner en el centro del debate político nacional el tema marco de toda la discusión actual que no puede ser otro, aunque “ellos” lo banalicen, que sustituir a un modo de producción tan injusto como el capitalismo por uno de mayor justicia como el socialismo etapa de transición hacia un modelo superior en el desarrollo de la humanidad, es decir, la sociedad sin explotados ni explotadores.

Y en ese camino de construcción revolucionaria que señalamos arriba, continuar profundizando los inmensos logros que ha significado para la población el proceso bolivariano, seguir desarrollando un trabajo de verdadera articulación y encuentro entre todas las organizaciones políticas revolucionarias y además demostrar, en el marco de la batalla ideológica, que el capitalismo le sirve a la oligarquía y no al pueblo. 

P.S Importante y positivo para los intereses populares la nacionalización de FRIOSA, otra empresa que la oligarquía había puesto al servicio de la conspiración y que ahora debe estar al servicio del pueblo. Todos los revolucionarios y revolucionarias debemos sumar y conjugar esfuerzos para su éxito.  

(*) Militante del PCV

Candidato a Diputado a  la AN. Voto Lista Edo. Bolívar

www.twitter.com/edgarmelendez79



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1527 veces.



Edgar R Meléndez (*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: