Corrupción pública en las gasolineras de Maracaibo devora a la revolución bolivariana

La corrupción al parecer no es un fenómeno propio del capitalismo, se traslada a modo de secuelas al socialismo bolivariano, representa una forma de sobrevivencia de los vicios del pasado, del afán de obtener privilegios, posición económica y social, dinero, poder así como enriquecimiento; en nuestro caso de la V República, se trata de algunos individuos arrastrados por el afán de tener y poder como valores fetichista, vestigios del pasado capitalista de la IV República y porque no decirlo, en la etapa de transición del capitalismo, desviaciones de la conducta social humana respecto de la Ley, violación del orden social y público, procurando obtener mayores medios para incidir sobre la sociedad, privilegios, medios económicos para enriquecerse, lucrarse, todos deciden en el particular contexto de crisis económica, de una guerra económica inducida, obtener fácil ventajas, sin importar el derecho a la igualdad, si es posible pasando por encima de los seres humanos, de sus valores, violando la dignidad de muchos.

En la actual V República Bolivariana de Venezuela, el gobierno de Nicolás Maduro viene haciendo frente a las agresiones externas, a los bloqueos comerciales, financieros y económicos, podemos decir que son esferas políticas corrompidas por el poder de los Estados Unidos, quienes evaden, corrompen el derecho internacional, violentan sus normas, los principios de justicia, de equidad, reciprocidad, cooperación, lo que el orden de postguerra configuró, sus instrumentos son claros, el dólar, el intercambio desigual, la hegemonía financiera, económica, política y militar en la que muchos Estados naciones, se subordinan a este hegemón, al imperialismo de los Estados Unidos, corroyendo, los valores de la democracia, la independencia y la autonomía.

Del mismo modo; ese proceso de corrupción a nivel interno a manera de crear una crisis inducida en la esfera interna de la nación venezolana, comenzó primero con agudizar el desabastecimiento, el contrabando de la gasolina hacia Colombia, escasear el combustible en Venezuela, colapsar el transporte público, su objetivo desestabilizar el país, a tono con los objetivos subversivos de la oposición apátrida venezolana y el imperialismo de los Estados Unidos. Este problema de la gasolina se ha abultado, ha crecido en los últimos años, se propagó a nivel local con los bachaqueros de la gasolinas, quienes se colocan en determinadas avenidas y calles, incluso barrios para vender el preciado liquido para los vehículos, otros además la trasladan por los caminos verdes hacia la frontera, en especial hacia Colombia, a Cúcuta y Maicao entre otras ciudades dependientes de la gasolina venezolana, mientras que otros, "las taritas" se colocan a lo largo de las avenidas vendiendo pimpinas de gasolina.

¿Pero que ocurre a nivel local en las estaciones de servicio de gasolinas (E/S) de la ciudad de Maracaibo, ciudad muy cercana a la frontera colombiana, ubicada en el occidente del país?, frente a la escases de la gasolina, a causa de la escasez de un insumo industrial diluyente, un químico que permite disolver el petróleo pesado, el Nafta, sucede que este elemento a puesto en evidencia, la debilidad dela industria petrolera, la misma industria heredada de la trasnacionales del petróleo, poniendo en evidencia que no hay soberanía nacional, sino dependencia estructural, de países que lo suministra, la sustitución de importación ha quedado al descubierto como un fraude más de las concesionarias, aquí en esta esfera fue un fiasco la politica, una debilidad del proceso de nacionalización del petróleo heredado de la IV República, enmarcado dentro de los contratos de servicios, de transferencia de tecnología.

A nivel de la sociedad venezolana, la escasez del gasolina ha llevado a realizar inmensas colas de espera para tanquear gasolina, unido al problema del shock eléctrico, el horario de abastecimiento ha sido interrumpido muchas veces, adoptando algunas estaciones plantas eléctricas, pero el problema no queda aquí, el gobierno ha intervenido las E/S de combustible para el transporte privado y público, a los fines de evitar el caos, el desorden, el contrabando, incluso atacar el bachaqueo, en este esfuerzo ha delegado a las fuerzas públicas integradas por policía nacional, guardia nacional bolivariana incluso policía local, policía de Maracaibo entre otros cuerpos policiales.

Creímos de principios que debía ser asi, que ellos asegurarían el orden, luego se racionó el combustible a 30 y 50 litros, muchos ciudadanos en la cola los hemos visto sacar la gasolina antes de llegar a la máquina para abastecerse, otros los hacen en sus hogares u otras locaciones, en todo caso, el negocio de la gasolina se ha hecho tan lucrativo, el vender la gasolina por fuera, adentro de la E/S toda vez que el punto de veinte litros cuesta 10 dólares, la pimpina de cinco litros, mas o menos doce mil soberanos, tan jugosos negocios el de comprar gasolina legalmente subsidiada que muchos ciudadanos civiles y militares participan en lucrarse ante nuestros ojos, resulta que se hacen múltiples colas, la legal, la de las autoridades (funcionarios), la de los zamuros (motorizados)m desfilan vehículos lujosos incluso de la fuerza pública el cual despierta la duda acerca de la adquisición de patrimonio con el salario que devengan.

El pase a la E/S funcionan de tal modo que primeros los funcionarios, incluso vehículos particulares autorizados por funcionarios a nombre de los funcionarios, los hacen pasar, mientras que quienes madrugan quedan relegado por horas, la prioridad la tienen quienes pagan diez dólares en tanto quienes hacen la cola amaneciendo, son postergados, incluso a riesgo de que no tanqueen ese día quedando en cola para pernotar para el día siguiente ´porque les dicen que se acabó la gasolina, aquí se pone en evidencia el tratamiento anticonstitucional, la violación del derecho de igualdad entre los ciudadanos quien obtuvo un privilegio pagando mas alto la gasolina se burla de los ciudadanos que legalmente hacen la cola, todo esto en complicidad con los funcionarios policiales y militares.

Las aberraciones y la corrupción es muy grande, la fuerza pública pasan a primera hora no a quienes esperan legalmente, sino a quienes llegan y pagan diez dólares aproximado, la corrupción ocurre de manera velada a los ojos de los ciudadanos que esperan resignadamente en la cola, creyendo que los funcionarios llevan debidamente el proceso, por ejemplo, en "La Calzada", estación de servicio de Maracaibo, ubicada en "La Vereda del Lago", hemos sido cliente regular, llegamos a las 8 de la mañana y salimos a las nueve de la noche, se hace dos guardias, en la mañana participan militares y por la noche Policía de la Alcaldía de Maracaibo, teniendo un sede en la adyacencia del Parque, Vereda del Lago.

Aquí en esta estación de servicio ocurre muchos abusos en la cola cuando estos protestan las injusticia, militares y policiales se apuesta a la presión sobre los ciudadanos, a la amenaza, de la autoridad, mientras con otros se muestran permisivos, sobre todo con los que dejan pasar primero, muchas veces hemos visto que pasan vehículos no oficiales, sino de particulares, los resignados de la cola nos preguntamos de cuando a acá, los funcionarios tienen camionetas lujosas, vehículos de todo tipo, además tanquean completo muchas veces, dejando un remanente, en especial para los resignados de la cola, un cupo de veinte litros, se aprovechan todas la noches, actúan en medio d ela oscuridad, nadie ve lo que pasa, quien cobra, quien recibe el dinero, nada de cuenta bancaria, para ello apelan a los servicios de particulares, quien les hace el trabajo sucio, ya al final de la jornada, los maltratados de la cola llegan a tanquear veinte litros por orden comisionado policial de la alcaldía de Maracaibo y el jefe policial, esto es asi para que les quede mas gasolina para vender a la clientela privada, quienes reclamamos los estigmatizan, lo tratan mal, lo atropellan, lo presionan moralmente para que se retire.

En dicha estación de gasolina, La Calzada, ya prácticamente después de la siete de la noche comienza la presión con los usuarios, comienzan a pegar los carros, sin importar la distancia del uno y el otro, la lectura incluso de los chips, arriman vehículos de las cuatros colas, los llaman los VIP, los especiales, los que pagan 10 dólares según el valor del mercado o 60 mil soberanos, a veces se las arreglan con los bomberos muchos clientes para que les llene el tanque, pagando un extra.

No solo "La Calzada", estación de servicio ubicada en la avenida del Milagro de la ciudad de Maracaibotse ve semejante latrocinio público, le roban 10 litros por cada cliente, todas las E/S se ha convertido en un antros de corrupción policial, sino casi todas, todas las estaciones de gasolina, hemos visto que funcionan con el mismo modo operandis, retrasan la atención a los usuarios, brindando un pésimo servicio, diez, doce horas tienen que esperar los clientes, mientras eso ocurre, pasan libremente sin que los usuarios d ela cola se percaten, pero resulta difícil tapar la realidad, de modo que hacen creer a los usuarios que son "funcionarios" quienes pasan al tiempo que "se bajan de la mula". ¿Cómo lo hacen?, sería bueno que el Sebin nos dé respuestas, la inteligencia militar o los órganos contralores sociales, incluso investiguen el patrimonio de "los funcionarios" que llegan con vehículos lujosos o la propiedad de los particulares que ingresan con ventajismo en las colas.

Hacia cualquier estación de servicio de gasolina que vayamos en Maracaibo, pasa lo mismo, ocurren hechos de corrupción, participan los bomberos, los funcionarios militares y policiales, todos comen del mismo plato, se reparten la cochina, pagos subrepticios, camaflujeados, , incluso hasta en especie, por ejemplo hemos sido testigo en "El Turf", estación de servicio ubicada en la avenida principal de la Circunvalación Dos, como un funcionario militar de la Guardia del Pueblo, después de ofender a una dama simplemente porque reclamaba su derecho de que la cola se moviera, intimidan a los usuarios del servicio con el uso de la fuerza, por cierto armada, portaban armas de guerra, este individuo llegó a decir públicamente ante los testigos presentes, "nada es gratis", en eso ordenó el paso de un vehículo, una camioneta cuatro por cuatro, de una empresa distribuidora de bebidas, (chicha), el soldado sacó dos cuarto de litros, sonriendo de modo silencioso y sarcásticamente.

A muchos se les paso, acostumbran a crear tres y cuatro colas, las de "Los Camaliones, funcionarios y particulares", incluso en dichas unidades van funcionarios para aparentar que son dueños de la unidad, otros son los particulares que ya han negociado subrepticiamente, la de "Los Zamuros", motorizados que entran a las estaciones de gasolina una y otra vez, al día, tanquean se van, vacían y vuelven muchas veces a otras estaciones, muchos de ellos no tienen Chips, viven zamureando a los cliente si les queda gasolina, son ellos, los distribuidores a "las taritas", los que las venden e lo largo de varias avenidas, por ejemplo la circunvalación tres, esconden en hogares y viviendas decenas de litros de gasolina, colocando en riego a miles de niños, niñas adolescentes y adultos, incluso ancianos y ancianas, toda una población sin que esta denuncie puesto que viven de la venta de gasolina.

Los bomberos se encochinan con los funcionarios, nada dicen, todos participan en el festín de la venta de gasolina subrepticia, ellos son premiados por los motorizados, no se ha ido el vehículo cargando gasolina cuando perciben que llegó al tope el pico, inmediatamente llenan los tanques de las motos, uno y otro, todo a la vez como sardinas haciendo un festín, a cuenta del vehículo que se retira, aprovechando del chips del vehículo saliente.

De manera pues aquí hay dos partes de la corrupción, uno el corruptor y el otro el corrompido, al primero la sociedad los ve y los cuestionan en las cola, el otro, el que todo los vemos, los condenamos, por cuanto que es un funcionario público, está a nuestro servicio, y nada de eso hace, se lucra, violando el derecho de los ciudadanos en cola, amendrentandolos con el uso de la fuerza, el encarcelamiento, y ay de aquel que los señale de corrupto, se lo llevan preso, asi fuimos testigo en la Calzada, una mujer policía se llevó presa una mujer por levantar la voz señalando los actos de corrupción pública.

Creemos con lo anteriormente dicho que de llegar esta denuncia corremos riesgo de ser vicyima de la fuerza policial o militar, sin embargo lo hacemos porque hemos sido victima de abusos policial y d ela guardia nacional bolivariana, haciendo con esto, un buen servicio a la revolución bolivariana, ella está en peligro, los funcionarios policiales se han expuesto a la condena pública, al desprecio al cometer delitos públicos, violar los derechos de los ciudadanos, la dignidad, la igualdad ante la ley, la justicia, por eso, los denunciamos, al parecer los cuerpos de seguridad hasta ahora no se han puesto a la orden de la justicia, han sembrado odio en la población, factura política que le cobrarán al gobierno de Nicolás Maduro, al chavismo y en definitiva a la revolución bolivariana, se la están devorando los funcionarios corrutos que usando una chapa policial, un uniforme militar, todo no es mas que un disfraz, sucede que ellos aprovechándose de la crisis de la gasolina han desvirtuado su juramento militar y policial de servir al pueblo venezolano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 864 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a279549.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO