No, Roberth Sierra, no

No, este no es un no negativo es un… ¡No joda, Roberth Sierra, así se hace muchacho! ¡Qué vaina tan buena tu intervención, en el programa de balbuceos de Carlos Croes! Y Carlos Croes, por fin me dieron ganas de ver tu programa (dale gracias a Aporrea) que sirve para vender tu Quinto Día de mentiras. Por eso, Roberth, le diste en el mero hocico no solo al vago estudiantil de Ricardo Sánchez, sino lo que él representa, a los que él representa y a mí. Si, a mí.

Francamente, estaba escéptico no por el programa que todos sabemos cuál es su género de parcialidad, sino que hasta hoy pensé que tu, Roberth, eras el producto de aquella “oleada” de líderes juveniles bolivarianos, que emergieron con ímpetus y con mucha esperanza, como contraparte de los “manitas blancas fascistas” y después sucumbieron en muchos casos en la ola burocrática del gobierno, los viajecitos, en su notoriedad o en el encumbramiento maquillado mediático de los estudios televisivos; perdiendo la lucha en la calle y en los espacios donde se presenta la batalla, en defensa de la revolución.

Por eso, pienso que este joven valor revolucionario no debe estar ocupando un cargo oficinesco, que conlleve a una carga que comprometa sus condiciones dinámicas revolucionarias. Si este es el caso (si el Gobierno Bolivariano lo amerita) que sea una labor que le permita el contacto del pueblo, de los estudiantes, de todos nosotros los venezolanos que creemos con la misma pasión que el desborda, en esta revolución, mas allá de los errores cometidos.

¡Qué lección le dio a ese parásito ucevista de Ricardito, que con argumentos manidos solo acotó a decir que lo dejaran hablar (no tenía nada que decir) cuando lo que quería en verdad era que se terminara el programa, de la vapuleada (de la coñazera) que le estaban dando. Me imagino la cara de vergüenza de los tutores y financista de esta “joven promesa” de la derecha. Hasta los que están del lado desestabilizador, se sintieron resentidos y ofendidos por este representante de las luchas “estudiantiles fascistas”. No sirve en la calle, no sirve como estudiante, no sirve para la confrontación de ideas (ni idea tiene de que es eso) solo sirve en el comedor y no universitario por cierto, sino de los que están por las Mercedes. Coño, un consejito para los de la oposición: averigüen si este gordito no es doble agente, es decir, les cobra a ustedes y comete estupideces para hacerlos quedar mal. Aunque, yo creo que las estupideces que el comete no son deliberadas, es parte de su personalidad, es decir, es algo innato. Bueno no gasto mas tiempo en describir a este sujeto, el mismo se encargó de hacerlo y creo que me he quedado corto.

Finalmente, creo que la lección que dio Roberth en el programa La Entrevista de TELEVEN, debe ser tomada también para aquellos diputados de la revolución que adormecen y engordan en sus curules y que han pasado un periodo gris en la AN, sin aportes al proceso revolucionario, porque no levantan ni siquiera las manos como señal de costumbre, por las pesadas y doradas esclavas que llevan. Un maniquí con la mano alzada, es mas activo que varios de ellos. Si la AN no es el destino de Roberth, que sea la formación de los cuadros juveniles que irán a constituir la verdadera y comprometida camada socialista, que curada de vicios y errores cometidos, nos llene de esperanza en que este proceso revolucionario quedará en buenas y decididas manos y claripensantes mentes. Esta lección va también para los no tan jóvenes (en eso me incluyo) que creemos que la edad nos da mas saber, por aquello de la experiencia y a veces no aceptamos los cambios y los actores de esos cambios, que la activa patria revolucionaria nos presenta. Hay que multiplicar a Roberth por cien, por miles, con esto estamos acrecentado y cimentando el proceso revolucionario. Gracias Robert, por acicatearnos la perspectiva y espantarnos el desasosiego que a veces nos irrumpe, tu palabra y actuar vaya por delante en la guía de los jóvenes y no tan jóvenes de este proceso, porque hoy sumaste a unos cuantos incrédulos y con eso como dicen por estos lares, “Vergación muchacho, te la comiste”



(*)Ing°


cajucont@gmail.com

cajucont@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5586 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición