4 de junio de 2023: 193 años del asesinato de Antonio José de Sucre

¡ Santo Dios ! ¡Se ha derramado la sangre de Abel ! expresó el Libertador al conocer la noticia del asesinato de su querido Antonio José de Sucre.
La fatídica muerte del Gran Mariscal de Ayacucho está todavía llena de conjeturas, múltiples juicios y dudas sin medidas.

El asesinato de Sucre se produce en un momento histórico crucial, trascendente y conflictivo. Estaba en puertas un movimiento separatista en Venezuela Ecuador y Nueva Granada por la disolución de Colombia o "La Gran Colombia". Venezuela ya se había separado por decisión mayoritaria del congreso de Valencia en 1826. El venezolano Juan José Flores, presidente de Ecuador impulsaba la separación de este país del proyecto colombiano, al igual que en Venezuela lo hizo José Antonio Paez, Mariño, Soublette, Martin Tovar, Diego Bautista Urbaneja, entre otros.

En Bogotá, las conspiraciones y odio contra los patriotas venezolanos no se hacían esperar (el 25 de septiembre de 1828 se produce el famoso golpe de Estado fallido contra el Libertador).

Estamos en el correr del año 1830 en el mes de marzo renuncia el Libertador a la presidencia en la sesión del congreso, se alzan los cuerpos militares venezolanos destacados en tierras de Nueva Granada, se rebelan contra la oficialidad bogotana y se retiran a Venezuela, disolviéndose de esta manera el ejército libertador.

En ese contexto se produce el 4 de junio de 1830 en las montañas de Berruecos, el trágico atentado contra Antonio José de Sucre. En torno a este asesinato comienza muy tardíamente, un proceso judicial de investigación diez años después de ese triste acontecimiento, donde resulta fusilado el venezolano Apolinar Morillo como uno de los asesinos. El principal sospechoso de la autoría intelectual es José María Ovando comandante general del Cauca, quien fue acusado por los propios ejecutores del asesinato del cumanés.

Abundan razones políticas y pasiones para involucrar además de a Obando, a Juan José Flores. También se aluden como causa del crimen, conflictos pasionales, queriendo implicar a la esposa de Sucre Mariana de Carcelén y convirtiéndola entre comentarios sin fundamentos y lucubraciones, en sospechosa.

En un periódico de Bogotá llamado el "Demócrata" del 1 de junio de 1830, aparece una nota que decía: " Puede ser que Obando haga con Sucre, lo que no hicimos con Simón Bolívar ".
El Libertador, refiriéndose al asesinato de Sucre, le escribió a Flores: "Yo pienso que la mira de este crimen ha sido privar a la patria de un sucesor mío".

Había en el ambiente indicios de un plan criminal, todo estaba consumado, era la "historia de una muerte anunciada".

A comienzos del siglo XX, gracias a un pariente de la marquesa Mariana de Carcelén, los restos del Mariscal Sucre fueron localizados en la capilla del Carmen, dónde habían reposado por casi 70 años. De allí, por decisión del presidente de Ecuador Eloy Alfaro, fueron trasladadas las cenizas del héroe de Ayacucho a la catedral de Quito. En esa iglesia están actualmente los restos de Sucre, en una urna hecha de roca del volcán Pichincha. En el acto de traslado, el obispo orador de la oración fúnebre, Federico González, dijo:

"Si hubiera podido hablar Sucre en Berruecos, no temo asegurar que sus últimas palabras habrían sido para perdonar a sus asesinos".

El joven Sucre tenía 35 años cuando murió y demostró en tan poco tiempo, además de su inteligencia, sus conocimientos militares y su capacidad para la diplomacia política, ser un hombre cabal, humanista y noble. Antonio José de Sucre será por siempre un gran ejemplo para todas las generaciones de venezolanos, de América y el mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4378 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: