Mairin Delgado: De supuesta víctima a miembro de una conspiración en contra del Estado

Leí con detenimiento una nota publicada en Aporrea (ver: http://www.aporrea.org/ddhh/n144016.html) donde aparecen unas declaraciones de la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz donde niega que Mairin Delgado fuera víctima de maltrato policial por parte de funcionarios de la DISIP. La Fiscal Ortega Díaz apoya su conclusión en dos premisas: a) los resultados de los exámenes médico forenses arrojaron que no hubo maltrato y b) la propia Mairin Delgado negó ser maltratada. ¿Son estas premisas suficientes para llegar a esa conclusión y el caso debe quedar cerrado? Creo que no. Primero, eso requiere que aceptemos que toda tortura deja marcas suficientes para ser detectadas en un examen forense. Dicho sea de paso la Fiscal Ortega Díaz no nos explica qué tipo de exámenes le fueron practicados a Mairin Delgado. Hasta un niño o una niña podría averiguar con una simple búsqueda en internet que existen numerosos métodos de tortura que no dejan marcas detectables en exámenes médico forenses. Sabemos que hay técnicas de tortura que no siempre dejan marcas detectables fácilmente, las cuales son denominadas “torturas blancas”. Es triv. Tal es la situación que el científico austriaco Herbert Budka está desarrollando técnicas médicas que permitan detectar marcas de tortura en las neuronas. Estas técnicas permitirían incluso determinar si una persona fue sometida a tortura psicológica (ver http://www.elmundo.es/papel/2003/10/31/ciencia/1508131.html). Segundo, es comprensible, de ser cierto que fue torturada, que Mairin Delgado niegue mientras sigue detenida haber sido maltratada por la policía. Existen casos de olvido inconsciente en personas que han sufrido traumas que luego no recuerdan. Tenemos así que hay técnicas de tortura para las cuales no contamos al mencionar que las secuelas de las torturas psicológicas son muy difíciles de detectar. con técnicas para detectar sus secuelas y que las víctimas por varias razones puede negar haber sido torturados aunque realmente si lo fueron. En conclusión, las premisas exhibidas por nuestra Fiscal General Ortega Díaz no son suficientes para llegar a la conclusión que Mairin Delgado no fue realmente torturada por la policía.

La Fiscalía General de la República es uno de los aparatos del Estado y actúa como tal. La Fiscal Ortega Díaz tiene que comportarse como se comporta, ese es su trabajo. Es precisamente lo que hace al ponerse del lado de la policía. En sus declaraciones no pone en duda en ningún momento la actuación policial. Pero si señala que existe mala intención de parte de los denunciantes. Es la famosa estrategia de torcer la interpretación de los hechos para terminar acusando a la supuesta víctima. La propia Fiscal Ortega Díaz afirma que "(...) esto es parte de esa matriz de opinión dirigida a generar desconfianza en el sistema de justicia y a descalificar las instituciones del Estado. Ratifico, lo voy a ratificar hasta el último día en que esté en el Ministerio Público: estamos frente a un Estado garantista y respetuoso de los derechos humanos" (énfasis mio). Es decir, que los denunciantes del supuesto maltrato sufrido por Mairin Delgado son parte de una conspiración mediática para “generar desconfianza en el sistema de justicia y a descalificar las instituciones del Estado”. No nos extrañe que mañana se inicie una investigación en contra de los denunciantes y paren con su humanidad completa en la cárcel.

Yo no tengo ninguna información o evidencia que me permita afirmar que Mairin Delgado fuera víctima de tipo alguno de tortura. Pero tampoco tengo información o evidencia que me permita negarlo categóricamente. Pero, mi posición política, mis convicciones, me ponen del lado de la supuesta víctima. Las policías son aparatos represivos del Estado. Nuestras policías de la Venezuela de hoy no son diferentes. Las hemos visto actuar con eficiencia en contra de revolucionarios en diversas situaciones, el propio Ministerio del Poder Popular para el Interior y Justicia reconoce que un alto porcentaje de los delitos ocurridos en nuestro país son cometidos por policías, pata nadie es un secreto que la matraca por parte de funcionarios con cachucha no ha desaparecido, etc. Es que acaso se nos olvidó la manera en que actuó la policía el 11 de abril en contra de las manifestaciones de ese día y en la persecución selectiva que se realizó el 12 de abril en contra de los revolucionarios. Por ejemplo, Policía Metropolitana ayer actuaó bajo las órdenes de Peña, después bajo las órdenes de Barreto y hoy bajo las de Alaisami. Como dicen en inglés: So what? La verdad es que la mayoría de esos policías siguen en funciones hoy en día. Los gobiernos cambian pero los policías quedan. Por tanto, me pongo del lado de la supuesta víctima. Creo que eso es lo que haría todo revolucionario.


Referencias


TRISTAN, Rosa (31 de octubre de 2003). Las heridas invisibles de la tortura. El Mundo, Año XV, Número 5.077. Disponible en: http://www.elmundo.es/papel/2003/10/31/ciencia/1508131.html


julio_mosquera@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3758 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a88559.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO