17 de abril, Jornada Internacional de la lucha campesina

El futuro de la humanidad depende de la derrota del Agro-Negocio

Entrevista con Marina dos Santos, dirigente nacional del MST de Brasil

La masacre campesina contra un grupo de trabajadores rurales sin tierra del
Brasil fue el detonante. A partir de entonces, el 17 de abril de cada año,
fecha en que se conmemoran los hechos de Eldorado de Carajás (1996), se ha
convertido en una jornada mundial de lucha campesina. "Lo hacemos para
mantener vivo el recuerdo de todos los compañeros que murieron por la
reforma agraria", enfatiza Marina dos Santos en esta entrevista exclusiva.
Dos Santos, 33, es miembro de la Coordinación Nacional del Movimiento de
Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil, organización a la que se
sumó cuando sólo tenía 15 años, al integrarse con su padre a un campamento
del MST.

P: Sería importante recordar una vez más el origen de la jornada del 17 de
abril...

R: Esa fecha fue convertida por Vía Campesina en el Día Internacional de
la Lucha Campesina en memoria de los 19 trabajadores brutalmente
asesinados en la Masacre de Eldorado de Carajás. Ese día, en el año 1996,
tres mil familias Sin Tierra ocupaban la autopista PA-150 para exigir que
les sea entregado un latifundio improductivo. Dos grupos de militares
cercaron a los sin tierra y comenzaron a tirar, cumpliendo las órdenes de
Almir Gabriel, entonces Gobernador del Estado de Pará.
Desde entonces, esta jornada busca mantener vivo el recuerdo de todos los
que murieron en la lucha por la reforma agraria y para denunciar la
impunidad oficial ante esas masacres.

P: Usted habla de impunidad...

R: Doce años después, los responsables de esos hechos están libres y
todavía no ha habido una condena de parte de la justicia.

P: ¿Cómo se organiza este año el 17 de abril en Brasil?

R: Vamos a hacer una gran jornada con protestas, marchas y ocupaciones de
tierra para mostrar al conjunto de la sociedad que la Reforma Agraria está
parada. 150 mil familias están acampadas esperando que se les asigne una
parcela de tierra. La violencia y la impunidad de los crímenes de los
grandes propietarios terratenientes y del agro - negocio continúan en el
país. Queremos que ese día la necesidad de la reforma agraria se instale
en el debate político nacional. Presentaremos un proyecto de desarrollo
para el campo brasilero que tenga como eje la creación de empleo y la
producción de alimentos, para resolver los problemas del conjunto del
pueblo brasilero. El primer paso para avanzar seriamente, es el
asentamiento de las familias que están acampadas -ocupando tierras- en todo
el país.

P: ¿Podría explicar mejor cuando habla de la Reforma Agraria frenada en
Brasil?

R: Tal cual. La Reforma Agraria no avanza...Tampoco se avanza en
desconcentrar la propiedad terrateniente. Se aplican, sólo, algunas
políticas asistencialistas que intentan destrabar los conflictos sociales.
El Gobierno sigue priorizando el modelo agro - exportador, el denominado
*agro - negocio*, que se basa en la producción de monocultivos en los
grandes latifundios para exportar soja, algodón, eucalipto... Esta
tendencia sustenta una visión económica neoliberal pero no es garantía ni
de crecimiento ni de la resolución de los problemas del pueblo.
Lo que avanza en Brasil, es la alianza entre los grandes terratenientes y
las empresas transnacionales de la agricultura. Estas son, entre otras,
Bunge, Cargill, Monsanto, Stora Enzo, Syngenta etc.
La tierra distribuida por el Gobierno no pone en cuestión al latifundio. En
la mayoría de los casos, es pública. El Gobierno no cumplió ni siquiera el
mismo Plan Nacional de la Reforma Agraria y ahora no quiere definir nuevas
metas de distribución de tierra.

P: Usted subraya la responsabilidad de las grandes transnacionales del
agro...

R: En efecto. Y de ahí la importancia de Vía Campesina a nivel
internacional, conformada por más de 120 organizaciones de *sin tierras*,
trabajadores rurales, pequeños agricultores, indígenas etc. de 50 países.
En este momento, el principal enemigo de los campesinos es la articulación
internacional de grandes trasnacionales del agro. Y no es posible
enfrentarlos en un solo país. De ahí la enorme importancia de Vía
Campesina...

P: ¿Una red internacional que implica acuerdos cada vez más concretos entre
los actores sociales en el campo?

R: Necesitamos un nuevo modelo agrícola - a nivel internacional- que
mantenga el control de las semillas y de la producción en mano de los
agricultores. Y garantice la preservación del medio ambiente y alimentos
sin agrotóxicos. La reforma agraria y la soberanía alimentaria son dos
pilares fundamentales de la construcción de ese nuevo modelo. El futuro de
la humanidad depende de la derrota del agro-negocio, de las grandes
empresas transnacionales de la agricultura y del neoliberalismo.

P: Una reflexión final...

R: Insistir en la importancia enorme que tiene el apoyo que nos brindan las
organizaciones amigas. La solidaridad es un valor fundamental para la
construcción de un mundo más justo. Nos refuerza enormemente saber que en
muchos países del mundo hay personas y organizaciones que apoyan la Reforma
Agraria como instrumento para resolver los problemas sociales en nuestro
país.

*Servicio de prensa E-CHANGER, ONG suiza de cooperación solidaria a través
del intercambio de personas. Contraparte del MST/Brasil
sergioferrari@compuserve.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2946 veces.



Sergio Ferrari*


Visite el perfil de Sergio Ferrari para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Lucha Campesina ¡A desalambrar!