Santander Ataca De Nuevo

"Nunca me he atrevido a decir a Ud lo que pensaba de sus mensajes, que
yo conozco muy bien que son perfectos, pero no me gustan porque se
parecen mucho a los del presidente de los regatones americanos
(norteamericanos). Aborrezco a esa canalla de tal modo que no
quisiera que se dijera que un colombiano hacia nada como ellos"-
Simón Bolívar- Carta a Santander del 21 de Octubre de 1.825 desde El
Potosí-

El animal imperial esta herido, la hiena de la White House sabe que
perderá las elecciones presidenciales, esto hacia prever un estado de
inminente peligro para la región y especialmente para Venezuela y el
Comandante Chávez.

El lacayo Uribe es el caballo de Troya, es el peón del imperio, no
tiene más remedio. Considerado por la CIA el octavo hombre del
narcotráfico colombiano (según los documentos desclasificados de la
central de inteligencia) durante su senaduría y absolutamente
hermanado a los paramilitares, lo convierten en extraditable y reo del
imperio, lo que lo obliga a cumplir sin chistar las ordenes del amo
yanqui.

El ataque al grupo de las FARC en territorio ecuatoriano, además de
ser una masacre brutal a personas inermes, de constituir un desafuero
intolerable del principio de inviolabilidad de territorio de países
vecinos, es parte de la estrategia belicista que Estados Unidos le
quiere imponer a la América Latina, cuyo objetivo final es acabar con
el proyecto revolucionario en Venezuela.

La orden de Bush a su títere es la de acabar con toda posibilidad de
acuerdo humanitario, que se detenga la posibilidad de que Chávez siga
obteniendo cada vez más respeto de parte de la comunidad internacional
y que el concierto de países obligue al heredero de Santander a
sentarse a negociar decentemente con las FARC y sentar las bases de la
paz en Colombia.

La respuesta venezolana ha sido absolutamente apropiada, Estados
Unidos y su bufón deben entender que no nos vamos a dejar chantajear,
que Venezuela responderá con mucha contundencia ante cualquier
agresión y que todo acto de guerra contra los países amigos tendrá una
respuesta militar inmediata.

Ahora corresponde a Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, Chile,
Nicaragua, Paraguay, Brasil y Uruguay utilizar el episodio, para desde
la OEA como mediadora, obligar al "titi" de Colombia a sentarse a
negociar el intercambio humanitario con las FARC.

Si la O.E.A. no obliga al pérfido presidente de Colombia a sentarse a
negociar con las FARC, todo cuanto se haga no tendría sentido, es el
momento de la verdad, es la hora de la justicia.

Los países revolucionarios deben pedir además que se juzgue al estado
colombiano por genocidio sostenido y exterminio sistemático y brutal
de la oposición revolucionaria colombiana.

rafaelurdanet@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2310 veces.



Rafael Urdaneta D


Visite el perfil de Rafael Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: