Inseguridad (Parte I)

La canalla mediática contrarrevolucionaria mantiene su
agenda de desestabilización contra el gobierno bolivariano, magnifica,
manipula y escandaliza el problema de la inseguridad en Venezuela.
Compañeros inseparables de la manipulación, la pandilla de clérigos de
la Conferencia Episcopal Venezolana, realiza su tarea de apoyo a la
campaña mediática, alarmando y haciendo creer que la inseguridad es
producto del actual gobierno y responsabilidad de los funcionarios del
mismo.

Muchas raíces tiene el problema de la inseguridad en
Venzuela, todas con un origen común: el modelo egoísta de producción
capitalista, generador directo y único responsable de la siembra de
anti valores y aberraciones en la conciencia humana.

SOCIEDAD DE COMPLICES

Dentro de la trama de la inseguridad y la proliferación de
delitos existe el sub.-sistema de complicidades en el cual cada
miembro e institución de la sociedad tiene directa "culpabilidad".

Los complices:

1. Los gobiernos corruptos de la cuarta republica y su esquema
educativo de preparar a los jóvenes para "ganar real" como la meta
más importante de la vida. Análisis aparte merece la política de la
odiosa recluta militar en los años de gobierno de Betancourt, Leoni,
Caldera y Carlos Andrés Pérez, mediante la cual sistemáticamente se
extrajo a la joven población del campo venezolano, se le "enseño" a
disparar (matar) a manejar (profesión atracador) y luego, a los 18
meses se le abandono a su suerte en las grandes urbes como: Caracas,
Valencia, Maracaibo y Barquisimeto, contribuyendo a la formación de
los "cinturones de miseria"

2. La Dirigencia de la Iglesia Católica al desligarse de las
enseñanza de Jesús y dedicarse a la ventaja política, al
enriquecimiento personal, la practica homosexual y la violación de
niños y adolescentes. Provocando una gran desilusión en la feligresía
que en masa abraza a la Iglesia Evangélica.

3. El sistema de Educación Universitaria trabajando en función
del mercado y el neo-liberalismo. Muchos de los grandes corruptos
políticos o empresarios, delincuentes de cuello blanco han salido de
las aulas de nuestras universidades. Hoy muchos rectores son socios o
capos de las mafias de estudiantes que cobran vacuna y todo lo
negocian, desde las pruebas de aptitud académica, el pasaje
estudiantil, las cuotas (presupuesto) para elecciones internas, hasta
la venta de terrenos propiedad de las universidades y de la nación
para la construcción de viviendas privadas. Universidades donde se
utiliza la autonomía no para la libre discusión de las ideas sino para
delinquir.

4. Los medios de comunicación social, especialmente la
televisión, verdadera cloaca moral, encargada de difundir en Venezuela
toda la porquería que el imperio le ordena. Trasmitiendo todo el año
las 24 horas del día películas y programas "made in" Hollywood que
son verdaderas escuelas para delincuentes. Conocido es que un niño
promedio ha sido testigo de más de quinientas formas de matar a la
edad de 11 años y cinco de observar la televisión durante 3 horas
diarias.

Mención aparte merecen el nocivo efecto de los "videos juegos" con su
increíble modalidad de promover el crimen y la tortura de manera
virtual, es decir, el niño o niña ya no es el simple espectador, es
quien mata y tortura con el comando en sus manos y mientras más lo
haga mejor

5. El Sistema Judicial y carcelario. La última actuación del
gobierno de Caldera fue la reforma al Código Orgánico Procesal Penal.
Desde allí se estableció un sistema penal ajeno a la realidad
venezolana, donde el delincuente tiene todas las ventajas y la victima
cae en más y más indefensión.

Para colmo los jueces aún siguen siendo los mismos, apegados más al
dios dólar y a las chequeras que a los códigos de ley.

El sistema carcelario en lo absoluto regenera o rescata al delincuente
para el trabajo sano y su reinserción en la sociedad. Es una escuela
superior para el perfeccionamiento de la delincuencia, desde donde las
mafias operan con absoluta libertad, ordenando delitos, celulares y
"laptos" a la mano. Por eso el "control" del penal es un gran negocio,
tanto interno como externo, de allí las masacres y los enfrentamientos
entre reclusos (casi siempre con complicidad externa)


"¡Defendamos al proceso revolucionario! ¡Solo el pueblo salva al pueblo!"



rafaelurdanet@Gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1974 veces.



Rafael S. Urdaneta D.


Visite el perfil de Rafael Urdaneta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: