Sobre la prostitución, en particular aquí en Venezuela…

ATTENCIÓN (a todos los lectores): El artículo sigue después de esta nota. Me he encontrado en al necesidad de definir algunas cosas, por ejemplo, cuando utilizo la palabra Estado, no me refiero únicamente al gobierno sino al conjunto de todo lo que forma las bases operativas del país, elementos como por ejemplo los poderes gubernamentales del Estado y sus instituciones, la asamblea nacional, la burocracia estatal, la política, la banca pública y privada, los gremios públicos y privados, los sindicatos, la iglesia, los puertos bajo el control público y privado, las mafias, especialmente aquí en Venezuela las mafias del narcotráfico, del contrabando, del tráfico en general, de la explotación minera, y las enormes mafias de las importaciones y exportaciones, y cosas así, lo cual en su conjunto es esencialmente controlado por los mantuanos y sus aliados, o sea, por las mismas clases dominantes que han controlado y que siempre se han peleado entre ellas por las riquezas de Venezuela desde hace 500 años, la mayoría de sangre blanca de descendencia española y mixta ahora debido al pasar del tiempo, quienes hoy, como siempre, siguen peleándose entre ellos mismos por el control del país en todos sus niveles, y normalmente a expensas de los más desposeídos de nuestra sociedad retrograda y colonial. Cuando digo colonial, me refiero a una de sus definiciones, "Que tiene las características propias de lo que se produce en las colonias," y cuando digo retrograda me refiero a esta definición, "De ideas o instituciones políticas o sociales propias de tiempos pasados." No son insultos. También quiero aclarar que cuando hablo sobre alguien en particular quien esté relacionado al Estado, no es que esté hablando sobre esa persona de manera personal, no, sino que estoy hablando sobre esa persona porque ella forma parte directa o indirecta del Estado y de su condición (del momento), su nombre como tal no tiene absolutamente nada que ver, podría ser quien sea, podría tener el nombre que sea, podría llamarse lo que sea, podría ser madurista, opositor, capitalista, comunista, socialista, lo que sea, eso a mí no me importa, lo que me importa es lo que esa persona haga y cómo eso afecta el bienestar de nuestra Nación y en particular como afecta a los más desposeídos de nuestra sociedad.


ARTÍCULO

Recién vi la noticia en Aporrea:

"(AUDIO) Desmantelan red de trata y prostitución que operaba en 3 estados del país con conexión hacia Trinidad y Tobago"

Cada vez que veo una noticia al estilo, donde además el Estado se jacta de ser el héroe cuando la verdad es que el mismo Estado forma parte integral del problema, tengo ganas de gritar para que todo el mundo me escuche.

Pareciera que el Estado, o más bien esos mantuanos --- de las pandillas que sean --- que controlan el Estado no entienden, o no quieren entender, o tal vez que sí entienden perfectamente y siguen cometiendo crímenes que yo considero de lesa humanidad para después jactarse de ser los héroes, que la prostitución va mano en mano con la injusticia social (y otros factores), y convive o se nutre de sus consecuencias, como la pobreza, la miseria, y el desespero.

Lo que quiero decir es que, el porcentaje de hombres y mujeres que deciden lanzarse intencionalmente a la prostitución es generalmente muy bajo en comparación con el porcentaje que llega a la prostitución debido a causas externas que en su mayoría son productos del capitalismo.

La inmensa mayoría de las personas que se encuentran en la prostitución lo hacen porque básicamente no tienen otra opción viable en el momento, y lo que ocurre a menudo es que una vez que toman ese camino, sus opciones para aspirar a un futuro más digno (o sano) se van desvaneciendo poco a poco hasta que esas personas se encuentren en el fondo del barril de la miseria la más profunda de la humanidad, o sea, en el mundo de las drogas, de la delincuencia, y de la apatía total, ignorados, abandonados, y despreciados por la inmensa mayoría del resto de la sociedad, pero particularmente despreciados por las clases medias y media altas y los "wannabes" de las clases pobres.

WANNABE: Es una palabra en inglés, que realmente existe en el diccionario y que es una forma recortada de decir, "Want to be," lo cual significa "Quiere ser." Es una palabra que se usa a menudo para referirse a una persona o a un grupo de personas que aspiran ser como alguien más aunque jamás lo podrán hacer, a menudo porque el wannabe no tiene ni la situación económica, ni el acceso, ni las facultades para poder llegar a cumplir ese deseo. Aquí en Venezuela por ejemplo, buena parte de las clases pobres aspiran a ser ricos tratando de imitar al rico, sin embargo, jamás podrán serlo, eso es un wannabe.

LA PROSTITUCIÓN EN VENEZUELA

Sobre la prostitución, en particular aquí en Venezuela …

Matemáticamente:

más inhumana la sociedad = más pobreza, más delincuencia, y más prostitución

más individualista la sociedad = más pobreza, más delincuencia, y más prostitución

más materialista* la sociedad = más pobreza, más delincuencia, y más prostitución

más indiferente el Estado = más pobreza, más delincuencia, y más prostitución

más promotor de la prosperidad el Estado = más pobreza, más delincuencia, y más prostitución.

En otras palabras:

más empática la sociedad = menos pobreza, menos delincuencia, y menos prostitución

más comunal la sociedad = menos pobreza, menos delincuencia, y menos prostitución

más espiritual** la sociedad = menos pobreza, menos delincuencia, y menos prostitución

más atento el Estado = menos pobreza, menos delincuencia, y menos prostitución

más promotor de la equidad el Estado = menos pobreza, menos delincuencia, y menos prostitución

*Uso la palabra materialista en el sentido del consumismo descerebrado, de querer tener cosas para aparentar, etc.

** Uso la palabra espiritual no en el sentido religioso, no, sino en el sentido contrario al materialismo, donde lo que tiene más valor en la vida son cosas como el amor, el honor, el compartir, el cuidar, el ayudar, el sentido de comunidad, etc., y no lo material.

En estos últimos años, desde que Chávez murió (fue matado, en mi opinión), aquí en Venezuela ha habido un incremento dramático en:

1- la inequidad sistémica social generalizada
2- la injusticia social para los pobres
3- la indiferencia social hacia los pobres por parte del Estado
4- el egoísmo y el individualismo social
5- el oportunismo y la impunidad

y sus consecuencias, como por ejemplo, entre otras cosas, un aumento dramático en:

1- la pobreza extrema para las inmensas mayorías
2- la riqueza extrema para una muy pequeña minoría
3- los casos de arrestos arbitrarios, desapariciones, y torturas
4- los asesinatos extrajudiciales
5- el estancamiento del sistema judicial para los pobres
6- la delincuencia generalizada
7- la decadencia moral (casinos, lujo, vicios, etc.)
8- la corrupción Estatal en todos su niveles
9- la extorsión y los secuestros
10 – el tráfico y el contrabando en general, incluso de personas
11- la prostitución.

Ahora, cuando hablo de la prostitución, yo se muy bien de qué estoy hablando.

Viví en la calle durante dos periodos muy difíciles de mi vida, entre los 15 y 17 años de edad, y los 28 y 30 años de edad, durante varios meses consecutivos e intermitentemente también, lanzado a la calle a causa de mi enfermedad (AIP) que durante los ataques a menudo me vuelve temporalmente loco debido al envenenamiento metabólico de mi sangre y que los médicos nunca pudieron detectar (solo lo descubrí accidentalmente en el 2017) quienes me sacaban de los hospitales y me lanzaban a la calle porque nadie más quería ni podía cuidarme durante los graves ataques (convulsiones, alucinaciones, episodios psicóticos, etc.).

Conozco perfectamente las razones que llevan a una persona a prostituirse involuntariamente, y les puedo decir con certitud que en la inmensa mayoría de los casos esas razones tienen que ver directamente con la inequidad y la injusticia social, o sea, con la exclusión, el egoísmo (e individualismo) social, y la indiferencia generalizada de la población y del Estado.

(También tiene que ver con las enfermedades mentales, neurológicas, metabólicas, y cosas así, debido a la ignorancia por parte de los médicos, las instituciones, y la población en general, donde a menudo esas personas enfermas, como en el caso mío y muchos esquizofrénicos y epilépticos por ejemplo, somos muy maltratados, excluidos, y rechazados, erróneamente catalogados como locos o drogadictos o borrachos, y cosas así.)

Ven, las personas normales que tienen fuertes consistencias físicas, emocionales, y mentales, normalmente pueden escoger un camino de vida que tenga más éxito y satisfacción personal en este tipo de sociedad en la cual vivimos donde se requiere la fuerza para sobrevivir en esta sociedad súper capitalista, retrograda, colonialista, salvaje, egoísta, individualista, inhumana, corrupta, materialista, superficial, codiciosa, arrogante, delincuente, ladrona, estafadora, oportunista, etc., pero no todas las personas son fuertes así como la mayoría.

Un cierto porcentaje de la población --- en mi estimación 1 de cada 10 personas --- no es capaz de enfrentar con éxito o satisfacción personal este tipo de sociedad enferma del alma y decadente, y eso hace que algunas de estas personas se desesperen tanto que se confunden y no saben donde voltearse, o donde ir, o donde esconderse, a menudo escogiendo, o, siendo poco a poco, y a veces (como en mi caso) repentinamente absorbidos por las calles.

Ese desespero --- el cual conozco muy bien debido a haberme encontrado lanzado a las calles solo y muy enfermo --- es como una puerta hacia la única esperanza que uno podría aspirar en su momento, esa esperanza de ser finalmente aceptado, querido, y cuidado por alguien. Por eso hasta hoy comparto regularmente con las personas de las calles y tengo amigas que son prostitutas en Venezuela y en Canadá, porque cuando nadie pudo ni quiso cuidarme, ni el Estado, la única gente que intentó cuidarme aunque estaba muy enfermo, y mucho de ellos también, fue la gente de la calle, incluso las prostitutas, quienes también se encontraban en la calle por razones parecidas relacionadas a la exclusión e indiferencia social del mundo capitalista (y en el caso de Venezuela, el capitalismo salvaje), donde el concepto fundamental se basa en la sobrevivencia del más fuerte, y la indiferencia hacia el más débil.

Ven, ese incremento dramático --- aquí en Venezuela --- en el tráfico de personas y la prostitución es culpa de nosotros mismos, o sea, es culpa de las pandillas de mantuanos que controlan el Estado y de nosotros los pobres wannabes quienes aspiramos (como parte de la clase social) a ser como ellos los mantuanos en su dominio del egoísmo personal y la decadencia moral. Sin embargo, en mi estimación, la culpa principal es del mismo Estado --- el mismo que causa la miseria e injusticia social en primer lugar y que después se jacta indecentemente y descaradamente de ser el héroe --- ya que el Estado es el que debe dar el buen ejemplo, y no lo hace, más bien da un ejemplo perverso de la avaricia humana, de la codicia, la corrupción, la extorsión, la indiferencia, el descuido, la indolencia, la irresponsabilidad social, la arrogancia, la deshonestidad, y las mentiras, entre otras características inhumanas del ser humano.

Por eso, cada vez que leo noticias al estilo, quiero gritar para que todos me escuchen, pero casi nadie escucha.

Bueno …

Así es la prostitución aquí en Venezuela, como en cualquier parte del mundo donde existe este nivel de inequidad social, de injusticia social, y de indiferencia social, todos productos del capitalismo, y, en el caso de Venezuela, del capitalismo salvaje extremo, descontrolado, e impune donde el más fuerte sobrevive en abundancia extrema a expensas del más débil, y el más débil de los débiles, así como muchas prostitutas y prostitutos, son negligentemente lanzados a la calle.

N.B. En este artículo no toqué el tema del machismo --- un factor muy importante --- porque en mi estimación el machismo, así como el egoísmo, el individualismo, la codicia, etc., es igualmente generado por el capitalismo, donde el concepto del más fuerte reina sobre todo, o sea, el machismo no es la principal causa de la prostitución, sino que la causa principal, es el capitalismo (la causa del machismo), en mi opinión.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2104 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social