Compañero Presidente, que nada sea capaz de empañar nuestra Revolución

Tú que tienes la virtud de lograr todo lo que te propones...

Tú que posees la magia de ayudar a tu pueblo...

Tú que has devuelto la alegría a los olvidados de siempre...

Hoy te ruego... por lo que ya no soporta la mas mínima postergación.

Démosle un parao a la inseguridad y a la delincuencia.

Sé muy bien que las generaciones revolucionarias, que le inculcamos el amor a la patria y al trabajo, no serán problema para el futuro, porque tendremos un país próspero gracias a tu ayuda y tu enseñanza Comandante.

Porque estamos formando el hombre nuevo de la patria de Bolívar...

Liberados de exclusiones de todo tipo y ayudados para trabajar por todos...

eliminando el individualismo en sus corazones.

Para que el hombre de la patria grande... sea hermano de la solidaridad.

Pero muchas personas que fueron excluidos por la cuarta república, fomentando con ello caldos de cultivo para la delincuencia, nos están matando a los jóvenes de nuestro futuro.

Sé muy bien, que muchos de esos delincuentes son fruto de las injusticias, porque es imposible que el ser humano nazca ladrón o asesino.

Ellos son el fruto de gobiernos corruptos y traidores que les robaron las mas mínimas condiciones humanas para la supervivencia.

Pero a pesar de su sufrimiento, tenemos el deber de proteger a nuestros niños, a nuestras mujeres, a los adolescentes, en fin a toda la familia venezolana, para terminar con este flagelo, que tanto mal nos esta causando.

Me da dolor ver como atracan a las personas más humildes en los autobuses y en los transportes troncales.

No le miento comandante, se me hace un nudo en la garganta cuando leo, muchachos asesinados, estudiantes con miles de sueños...

Sueños truncados por la pistola de un delincuente.

Como lo acontecido a un muchacho estudiante de Guardia Nacional hace unos meses en Carúpano... dejando con su muerte, una madre hundida en los pantanos del sufrimiento.

Otro caso de un humilde compañero revolucionario, que la suerte le es esquiva en la vida, trabaja con las uñas en Caracas, para poderle llevar algo a su familia en Bejuma en el Estado Carabobo. El 24 viajó para estar con su familia y en el trayecto de Valencia a Bejuma los atracaron en el carrito por puesto y hasta los zapatos le llevaron y llegó sin medio para su gente.

Esos delincuentes no tienen perdón de Dios, atracando a los más pobres.

Todos somos conscientes que este es un problema mundial, pero tenemos el deber de encontrar una solución.

Me cuesta creer que existen muchos delincuentes que tienen varias muertes y nadie los va a buscar.

Compañero Presidente todos sabemos de sus logros tanto nacionales como internacionales... ¡Hasta al diablo venció!

Sé muy bien que con su ayuda, todos juntos venceremos la delincuencia.

“LA CAUSA DE LOS PUEBLOS NO ADMITE LA MENOR DEMORA”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2142 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a28787.htmlCd0NV CAC = Y co = US